Una UE pasiva y despreocupada ante el flagelo de la pedofilia

InfoVaticana

El nuevo informe de la ONU sobre pedofilia revela que la actividad de los pedófilos online creció enormemente durante la pandemia. Hay quien renueva las herramientas informáticas para cazar a los abusadores, como la organización Child Rescue Coalition en EEUU. Y hay quien, por el contrario, como la UE, emite leyes débiles que no refuerzan la defensa contra esta plaga.

El nuevo Informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito confirma las alarmas sobre el aumento de la trata de niños y la propagación de la pedofilia y la pornografía infantil. Los avances en la lucha contra la pedofilia y la pornografía infantil son mérito del sistema de rastreo online desarrollado por la ‘Child Rescue Coalition’ de EEUU, a través de la cual es más fácil atrapar a los delincuentes. No obstante, Europa sigue pasiva y despreocupada en su compromiso con la lucha contra la pedofilia.

Según el Informe de la ONU publicado el 9 de julio, los traficantes de seres humanos se han sabido adaptar rápidamente a la nueva situación de la pandemia y continúan con su actividad delictiva. Entre otras cosas, el estudio denuncia que los delincuentes utilizan las redes sociales y otras plataformas en línea para captar nuevas víctimas, aprovechando que la población mundial pasa mucho más tiempo frente a las pantallas y han crecido la demanda y el consumo de contenidos.

En el documento se dice: «Está claro que el incremento de la demanda de pornografía infantil ha exacerbado la explotación de los niños en todo el mundo». No era necesaria esta nueva alarma global para empujar a la organización ‘Child Rescue Coalition’ a desarrollar una nueva tecnología de rastreo basada en mapas geográficos, que servirá para identificar los ordenadores que comparten y descargan imágenes y videos de pornografía infantil.

«Nuestra nueva tecnología tiene como objetivo ayudar a los investigadores a procesar decenas de miles de datos de múltiples fuentes y en múltiples formatos. Esto les permite «ver» a los sospechosos y realizar su trabajo, investigar y arrestar a los delincuentes y salvar a los niños, sin perder su valioso tiempo. El nuevo software está llevando al arresto de criminales que antes era imposible rastrear y al rescate directo de niños», en muchos países, se lee en la descripción de la nueva e innovadora herramienta.

Según la ‘Child Rescue Coalition’, más de 750.000 pedófilos están casi constantemente en línea en todo el mundo, intercambiando material y transmitiendo abusos en directo para producir pornografía infantil. La policía de 96 Países ya está utilizando esta herramienta, que en los últimos años ha contribuido a la detención de más de 12.000 pedófilos y al rescate de 2.500 niños. El sistema permite a la policía de cada país saber si se está produciendo una situación de abuso y dónde está ocurriendo en el territorio de su Estado. El software de la ‘Child Rescue Coalition’ utiliza las fuentes de la ICSE (International Child Sexual Exploitation), la base de datos de la Interpol.

La pandemia ha ampliado las oportunidades de abusar sexualmente de los niños; de hecho, desde marzo de 2020 millones de niños han pasado mucho más tiempo en línea y esto, para los depredadores, ha constituido una situación ideal porque, con el aumento de la digitalización, también ha aumentado la exposición al riesgo de algunos niños. Incluso antes de que llegara la pandemia, el número de abusos sexuales de niños en internet estaba aumentando; pero con la pandemia, el abuso en línea se ha multiplicado.

El NCMEC de EEUU (Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados) informa que los casos sospechosos de captación en línea de niños para generar pornografía aumentaron en un 63,31% durante la pandemia. La ‘Child Rescue Coalition’ también ha denunciado con valentía la desidia de los gigantes de la web y las redes sociales, que hacen poco o nada para evitar que se sigan publicando, intercambiando y comercializando videos de abusos a niños en sus plataformas.

«La industria ha ignorado todos nuestros estímulos para garantizar que los niños estén seguros en línea y para crear un entorno hostil para los pedófilos, por lo que es necesaria una legislación vinculante… Es hora de que las empresas tecnológicas rindan cuentas por su complicidad en la violencia contra los niños, en la pedofilia y la pornografía infantil y protejan a nuestros niños del mal», escribió el británico Daily Telegraph el pasado febrero.

¿Qué hace Europa en esta lucha por la protección de los niños? Las nuevas «Normas temporales para detectar el abuso sexual de menores en línea», aprobadas el 6 de julio por el Parlamento europeo, permiten a los proveedores de servicios web, chat y mensajería, obstaculizar solo de forma voluntaria la presencia de pornografía infantil en línea y fortalecer la privacidad de los usuarios. Una actitud, la de no tomar una posición clara y neta, intolerable.

Don Fortunato Di Noto, fundador de Meter, que desde hace 30 años está en primera línea en la lucha contra la pedofilia y la pornografía infantil, ha definido esta legislación como «un compromiso inaceptable, débil, opaco… que no respeta la protección de los menores. Lo que se necesita, en cambio, es introducir la obligatoriedad de colaboración para los proveedores de servicios, además de proporcionar todos los elementos para identificar a quienes trafican, atraen y promueven la pornografía infantil y la ideología pedófila».

La debilidad europea es aún más preocupante si tenemos en cuenta, por un lado, las amenazas del Parlamento de la UE y la Comisión a favor de las personas LGBTI y contra la ley húngara contra la pedofilia y, por otro, el silencio sepulcral sobre Holanda y la legalización del Partido Pedófilo Holandés (Partido por el amor al prójimo, la libertad y la diversidad). Un partido que actúa legítimamente en un Estado europeo, como confirmaron los tribunales holandeses en 2006 y en 2020, y que continúa impunemente con sus actividades e iniciativas. Nadie ha denunciado a Holanda ante el Tribunal Europeo.

Quizás la Comisión y el Parlamento Europeo aplican el ‘principio de no discriminación por orientación sexual’ a la pedofilia y la pornografía infantil, una confirmación de que los «valores europeos» no son la norma en Bruselas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *