Un año para olvidar

Carlos Esteban / Infovaticana

 

 

2018, al que le quedan pocos días para agotarse y este me parece un momento tan bueno como cualquier otro para tomarme una pequeña pausa, mirar lo que ha sido y preguntarme lo que viene, sin pretensiones de orden ni exhaustividad.

 

No ha sido un año especialmente feliz para la Iglesia, al menos por lo que he podido ver desde esta atalaya. Dios solo sabe contar hasta uno, decía el poeta francés Charles Peguy y, sí, de acuerdo, no se trata de un juego de números. Pero las cifras, los datos fríos, son reflejo de algo; son, al fin, almas lo que se está contabilizando cuando se hace la contabilidad deprimente de la Iglesia en Occidente, cuando se habla de iglesias que se cierran porque la gente ha dejado de acudir a ellas y monasterios que hay que vender porque las órdenes religiosas languidecen; cuando cae en picado el número de asistentes a misa, de vocaciones para el sacerdocio o la vida religiosa, de matrimonios sacramentales.

 

Y aun sería más llevadera esta melancolía de ver deshacerse la labor secular de una evangelización de siglos sin la disonancia del discurso que nos llega de Roma, de una nueva primavera, de una renovación abanderada por prelados añosos que leen en la juventud de hoy los anhelos de su propia juventud, medio siglo atrás. Es lo que hemos visto en ese tramposo ‘sínodo de la juventud’ en el que se ensayaron todas las artes manipuladoras del manual publicitario, y que acabó siendo, en el último minuto, un sínodo de la sinodalidad.

 

Se nos vendía, así, el paso a una ‘Iglesia sinodal’, participativa y asamblearia, justo en una asamblea que se había trucado y en la que ni siquiera se discutió lo que acabó apareciendo. Pero también se nos vendió una juventud estática, la juventud de Mayo del 68 rediviva, pidiendo más de lo que ya hay en abundancia, casi en exclusividad, hablando de la Iglesia de hoy como si fuera la de mis abuelos, sin advertir que lo que se quiere promocionar lleva ya décadas siendo la línea oficial, lo normal, lo que existe por defecto en la pastoral, lo único que yo mismo, que no soy precisamente joven, he conocido desde hace cincuenta años.

 

Si, desde mi esquina, tuviera que caracterizar las notas más relevantes que me han llegado de la jerarquía eclesiástica este año, me centraría en tres y, quizá curiosamente, pasaría por alto el área informativa más escandalosa y llamativa, la explosión del encubrimiento de casos de abusos sexuales -homosexuales, en la inmensa mayoría de los casos-, desde el ‘affaire McCarrick’ al explosivo Testimonio Viganò, pasando por el demoledor informe del gran jurado de Pensilvania y una retahíla de asuntos de menor eco mediático.

 

Pese al escándalo y al dolor y a las apostasías a que sin duda habrán llevado estos abusos ocultados, los juzgo un síntoma y una consecuencia, más que causa de nada. Que el pez empieza a pudrirse por la cabeza es cosa sabida.

 

No, lo que he visto de forma más constante y repetida ha sido, primero, confusión, ambigüedad y vaguedad doctrinales; en segundo lugar, mundanización de los mensajes, cada vez más políticos, más centrados en asuntos alejados de la fe y apegados a las modas y tendencias del siglo; y, finalmente, como consecuencia de lo anterior, cierta indefinible repugnancia por lo sobrenatural, por todo aquello que en nuestra fe hace referencia a lo va más allá de lo que vemos y del tiempo fugaz que nos ha tocado vivir.

 

En cuanto a lo primero, las Dudas planteadas por cuatro cardenales -dos de ellos ya fallecidos- en torno a puntos absolutamente claves de la exhortación papal Amoris Laetitia siguen, a día de hoy, sin responder, exactamente igual que las acusaciones vertidas por el arzobispo Carlo María Viganò en su famoso/infame testimonio.

 

Pero no hay comparación posible entre ambos silencios. El segundo, siendo grave, queda en una nimiedad, en errores de juicio, quizá, o en mera corrupción personal. En cambio, dejar de responder a lo que plantean los cardenales es dejar en la duda la naturaleza del mal moral objetivo y de tres sacramentos: el matrimonio, la penitencia y la Sagrada Eucaristía.

 

La ‘única interpretación posible’ -palabras del Papa en respuesta a las directrices de los obispos argentinos- ya se aplica en muchas diócesis de todo el mundo, donde los divorciados vueltos a casar -en determinados casos, con acompañamiento y blablablá- pueden acceder a la comunión sin dejar de vivir ‘more uxorio’ con una mujer o un hombre que, según la Iglesia, no es su cónyuge. Pero en otras partes no es así, con lo que la unidad de doctrina moral parece haberse roto y lo que es pecado en una jurisdicción no lo es unos kilómetros más allá.

 

También -con las mismas vagas y subjetivas condiciones- pueden comulgar en Alemania los cónyuges luteranos de fieles católicos. Entre las condiciones está creer en la Presencia Real, lo que haría, en buena lógica, que la persona dejara de ser luterana y le exigiría entrar en la Iglesia Católica, pero nadie aclara este absurdo. En este caso, la confusión rozó cotas récord, porque el Santo Padre, interpelado por un grupo de siete obispos alemanes, dijo que sí, que no y, finalmente, que lo resolvieran los propios prelados alemanes.

 

Hemos asistido a entrevistas y declaraciones en las que el Papa aparecía diciendo una cosa -que las almas condenadas no van al infierno, sino que desaparecen, o que Dios ha hecho a los homosexuales como son- que se han desmentido solo a medias o en absoluto, dejando al fiel en la más completa oscuridad. Los aviones de ida o vuelta de los viajes apostólicos del Papa se convertían en bombas de relojería merced a la descuidada locuacidad del Pontífice y una campechanía que casa mal con un oficio tan necesitado de precisión, discreción y prudencia.

 

En cuanto a lo segundo, hemos visto a la Curia mucho más obsesionada con las mismas cosas que alarman a la élite política que con lo que supuestamente constituye su misión. El medio ambiente, con su dogma concomitante del Cambio Climático antropogénico, y la defensa radical de la migración masiva del Tercer Mundo a Occidente ha ocupado un espacio desproporcionado en los mensajes que nos llegaban desde Roma.

 

Un Papa que responde a la huida de cristianos de las iglesias pidiéndonos que no nos angustiemos y achacándolo serenamente al ‘signo de los tiempos’, nos urge en cambio a que combatamos un cambio climático del que no puede decirse que se sepa demasiado, para salvar a toda costa un planeta llamado en todo caso a su destrucción y que no va a ser nuestra morada definitiva.

 

Decía Chesterton que la Iglesia está para decirle al mundo, no lo que quiere oír, sino lo que necesita. Dudo que pudiera decir lo mismo de la jerarquía eclesiástica en 2018. Se me dirá que la insistencia del Papa en el cuidado de los más pobres, de los más necesitados, de los marginados, sí es un tema totalmente evangélico, del núcleo mismo del mensaje de Cristo, a lo que tengo que responder con tres puntualizaciones esenciales.

 

La primera es que ni ha sido nunca descuidada por la Iglesia la atención a los más necesitados ni, desde luego, es un asunto olvidado por el siglo, al menos en sus mensajes mediáticos continuos en una línea similar a la del Papa. Ya hable de los rohingya de Myanmar o de los hondureños al asalto de la frontera estadounidense, no hay tema que no haya sido explotado por medios que no están precisamente en manos de los sencillos.

 

En segundo lugar, este mensaje a favor de los ‘desheredados de la tierra’ se combina por una marcada preferencia por opciones políticas que, en todo caso, no han hecho más que multiplicar a los pobres, además de oprimir y reprimir a todos los demás. Desde que confesó ser de izquierdas en una entrevista, a principios de su pontificado, concedida a la Civiltà Cattolica, todo su fuego profético y severo dedicado para los líderes occidentales se volvía tierna comprensión y solicitud para los regímenes de Castro, Evo Morales o Lula da Silva.

 

En Italia, la jerarquía está en agria y constante pugna contra el gobierno de Giuseppe Conte y su ministro del Interior, Matteo Salvini, cuyo partido, la Liga, cuenta con el apoyo de más católicos practicantes que ningún otro. Y mientras se ‘misericordean’ agrupaciones y hermandades amantes de la tradición por todo el mundo, representantes de la marxista Teología de la Liberación como Leonardo Boff reciben cariñosos mensajes de cumpleaños.

 

Y, por último, esta preocupación por los pobres, aunque se traduce en algunos golpes de efecto, especialmente mediáticos, no se corresponde con iniciativas reales, como sería subvenir a las necesidades de los inmigrantes con, al menos, algunas de las 5.000 propiedades inmobiliarias que el Vaticano administra a través del APSA en lugar de hacerlo con la venta de espacios sacros. O escuchar las voces directas y reales de las conferencias episcopales de los países más pobres, en lugar de vivir pendientes de los caprichos teológicos y morales de los más ricos, como Alemania.

 

Y, por último, esa aversión a lo sobrenatural de la que hablábamos. Todo lo que parece importar es el aquí y el ahora, como si este fuera nuestro hogar definitivo y esta nuestra vida verdadera. Las últimas declaraciones en prensa del obispo de Oporto, pese a la tardía rectificación, son significativas. Domina la nueva teología alemana, basada en la duda -ningún dogma deja tema alguno asentado, declaró en su día el cardenal alemán Walter Kasper- y en el énfasis en lo comunitario e inmanente sobre lo sobrenatural y transcendente.

 

¿Qué viene ahora, qué esperar para 2019? Es de suponer que más de lo mismo. Nos espera en febrero la reunión extraordinaria de obispos para tratar del tema de los abusos pero, siendo el pupilo de McCarrick, el cardenal arzobispo de Chicago Blase Cupich, el encargado por el Papa de organizar el encuentro, ya podemos suponer que no va a ser nada radical y, desde luego, nada que haga referencia al elefante en la habitación de la homosexualización del clero.

 

Viene luego el Sínodo de la Amazonia que, como empieza a ser costumbre, no tiene que ver tanto con esa región del planeta -por lo demás, no más urgida de evangelización que España o Alemania- como con la abolición del celibato eclesiástico.

 

La abolición rumoreada de la Comisión Ecclesia Dei y la denuncia en la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Italiana del motu proprio Summorum pontificum de Benedicto XVI ya nos anuncia un recrudecimiento en el ataque a las formas de culto tradicionales, precisamente las que más crecen y más vocaciones atraen.

 

El ‘espíritu del Concilio’ trajo la desolación a la Iglesia, siquiera en lo que aprecia el ojo y para quien sabe sumar con los dedos, y el Santo Padre ha confesado que el objeto de su famosa ‘renovación’ es, precisamente, llevarlo a sus últimas consecuencias. Que sea lo que Dios quiera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *