Un amigo de Lolo – “Lolo, libro a libro”- La voluntad y la Voluntad

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

La voluntad y la Voluntad

  

“Las criaturas, al mismo tiempo, testigos de una voluntad grande, común a todos. La del hombre es imprecisa, se rectifica y cambia a cada hora. La otra, la Gigante, se mantiene en su serenidad, como si el tiempo absoluto se redujese a un segundo, en su tono indesmayable, ajeno a la visita de los camaleones. No es difícil de deletrear, porque empieza con V de Verdad, Vida y Victoria, y acaba con D de Dios. Vida el ser. Allí está, en lo que es, y para lo que es, a veces en contradicción con lo que quiere. Por eso es también Verdad, y se llama Victoria, porque ha sido hecha con amor, que es lo que siempre triunfa.” (Mesa redonda con Dios, pp. 217-218)

 

Corresponde este texto del libro de Lolo “Mesa redonda con Dios” al apartado de título “Los ojos más hermosos (‘Tu Voluntad’). Y es que, en efecto, si hablamos de voluntad, en realidad, existen dos: la nuestra y la de Dios. Y bien podemos decir que no son, exactamente, lo mismo. 

En cuanto a la primera o, lo que es lo mismo, a la libertad que Dios dona a cada una de sus criaturas para poder manifestar la voluntad según crea y entienda cada cual, lo bien cierto es que hacemos uso de ella según y cómo. 

Nosotros somo como somos. Es decir, como muy bien dice el Beato de Linares (Jaén, España) la nuestra es “imprecisa” o, lo que es lo mismo, no tiene la precisión que corresponde a quien sabe lo que le conviene y la manifiesta de forma correcta y de acuerdo a lo que la misma debe ser. 

También es cierto que diera la impresión de que no tenemos muy claro qué es lo que queremos. Por eso rectificamos demasiadas veces nuestra voluntad y la hacemos volandera y, según nos convenga, ora hacemos esto ora lo otro sin tener en cuenta que es más que seguro que no acordará con la de Dios. Así de sencillo. 

Eso es lo que en lo tocante a lo que hacemos nosotros con nuestra voluntad. Pero hay otra, como decimos arriba, que es la que debería importar y es la Dios. Y de ella dice Manuel Lozano Garrido que es la “Gigante” pues es, en efecto, las más grande y Todopoderosa. 

Nada en la Voluntad de Dios cambia como sí lo hace en la nuestra, en la de sus criaturas. Y por eso tiene aplicación siempre y siempre la tendrá. Y eso nos viene la mar de bien porque sabemos a qué atenernos y una ayuda así nunca estará bien pagada por nuestra parte.

El caso es que es tan importante la Voluntad de Dios que todo lo que tiene relación con ella es crucial en nuestra vida. Así, por ejemplo, es la Verdad pero también es la Vida y es la Victoria, la del Bien sobre el Mal, la de Quien sabe lo que nos conviene sobre la de quienes, tantas veces, no lo sabemos. 

Dios, con su Voluntad, ansía que la de sus hijos acuerde con aquella y por eso se presente clara y diáfana en el corazón de aquellos que, de cuando en cuando, diera la impresión de que no sabemos qué queremos. 

Y, por tanto, existen dos voluntades: nosotros y la de Dios. Y nosotros sólo deberíamos tener en cuenta la de Aquel que nos creado y mantiene y dejar de ser, como nos dice Lolo, simples camaleones.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Llama Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *