Un amigo de Lolo – “Lolo, libro a libro”- Frente al sufrimiento

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Resultado de imagen de El sillón de ruedas

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Durante unas semanas, si Dios quiere, vamos a dedicar el comentario de los textos de Lolo a un apartado particular del libro citado arriba de título “Recuento de beneficios” donde hace indicación de los beneficios de la relación del Beato con el Todopoderoso.

Frente al sufrimiento

 

Y, sin embargo, peor que todo, es sentir el martilleo de la hora de la autenticidad, la criatura que somos rugiendo como un león enjaulado. Ya no cabe la fuga del trajín diario, las andaderas o la clavícula hermana que se nos acerca para el apoyo. A uno, sólo le queda el mundo de su fiereza, el condimento de la soledad, la dura hombría apaleada que exige la frente en alto y la gloria vindicada.

El sufrimiento, como es fácil imaginar, no siempre es igual. Y queremos decir con esto que hay grados en pasarlo mal. Y eso lo sabe cualquiera que pueda sufrir una enfermedad de las que se llama de larga duración. Y eso es lo que le pasaba al Beato Manuel Lozano Garrido.

No se puede decir, de todas formas, que sea poco importante saber esto sino que tiene, reconocerlo, una importancia vital: la de nuestra propia existencia material y espiritual.

El Beato de Linares (Jaén, España) tuvo muchas oportunidades de darse cuenta de esto. Y nos lo dice para provecho nuestro, para que estemos capacitados cuando llegue el dolor y el sufrimiento. Y es que no todo está perdido.

Cuando sufrimos podemos hacer uso, digamos, de artimañas que, para cada cual, pueden tener un sentido u otro. Y es que, una cosa es tener el sufrimiento como una realidad que pueda ser fructífera, espiritualmente hablando, y otra, muy distinta, es tenerlo por algo “bueno” de por sí, como si se tratase de una expresión algo así como masoquista. Y el católico no entiende así tal tipo de situaciones…

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *