Tres eran tres y ninguna era buena: doctrinal, disciplinar – divertida y chorradesca.

Jorge Guadaliz / De profesión cura

23.11.22
Anoche estaban las tres noticias como las tres primeras en InfoCatólica. Cuando uno se pensaba que difícilmente podría llevarse más sorpresas, ya lo ven. En esta Iglesia nuestra estamos en unos tiempos en los que tenemos claro que absolutamente todo es posible. Vamos con ellas:

DOCTRINAL: “El presidente del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II está a favor de bendecir parejas homosexuales». Nada de cualquier mindundi. Nada más y nada menos que el presidente y nada más y nada menos que del Pontificio Instituto Teológico Juan Pablo II.

Lo de bendecir parejas homosexuales ahora está de moda por más que Doctrina de la fe dijera que nones. Más aun, pareciera que bastó aquella declaración para que salieran sacerdotes y obispos en tromba dispuestos a ello.

Lo de este presidente es peor, porque lo justifica con un argumento que es para echarle del instituto y retirarle las licencias para predicar y confesar: “seamos realistas: no todas las personas que no pueden casarse tienen la capacidad de vivir solas.” Por tanto… apoyemos con la bendición.

Se le olvidan al señor presidente dos cositas sin importancia, ya ven: la ascesis como la parte que pone el hombre, y la gracia, que es la parte de Dios. Otra cosa es que nos dejemos contaminar por el mundo y aceptemos que es necesario justificar todo lo que no acabemos de entender. ¿Qué hay gente con problemas para vivir en castidad? Pues nada, ni ascesis, ni gracia ni confesión. Se le bendice y que sea feliz.

DISCIPLINAR – DIVERTIDA: El papa interviene Cáritas internacional tras conocerse un estudio sobre su gestión. Esto es lo disciplinar. El papa puede intervenir lo que le dé la gana. Estamos acostumbrados. ¿Y qué tiene de divertido esta noticia? Pues las declaraciones de su actual presidente, el cardenal Tagle que recoge Infovaticana: “quiero asegurarles que no se trata, no se trata, no se trata -repitió tres veces el cardenal- de acoso o abuso sexual. No se trata, una vez más, de una mala gestión del dinero».

Ya me dirá entonces el señor cardenal cuál es el problema: no hay abusos, no hay acosos, el dinero se gestiona bien. ¿Entonces? Parece que no hay nada grave. Si es así no se entiende la intervención por parte del santo padre con la destitución de todo el equipo directivo. Una de dos: o Tagle nos toma el pelo o el papa está matando moscas a cañonazos.

Cáritas internacional intervenida. Todo el equipo directivo destituido. Lo interesante de todo esto, además, es que los dos últimos presidentes de Cáritas internacional han sido dos cardenales de la aparente total confianza del papa Francisco: el cardenal Maradiaga, que hasta es miembro del selecto grupo de cardenales asesores, y el cardenal Tagle. Y otra cosa interesante: que un papado que ha enarbolado constantemente la bandera de los pobres haya permitido que Cáritas funcione de forma tan deficiente que al final no ha quedado otra que un decreto de intervención. Más aun, tiene que ser la cosa gorda, por más que el cardenal Tagle diga que no pasa nada, para reconocer que lo de Cáritas debía ser una merienda de negros al punto que no ha quedado otra solución que intervenir.

CHORRADESCA: El obispo de Córdoba crea el Secretariado para el cuidado de la creación en su diócesis. Me parece puro peloteo. Al frente de este secretariado está Antonio Ángel Garrido, que ha explicado que el objetivo principal de este Secretariado, que no es otro que «abrir la posibilidad de que los corazones escuchen el clamor de la tierra».

Me pierdo…

Pues así estamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.