Serie “De Ramos a Resurrección” – La glorificación de Cristo – Séptima Palabra

En las próximas semanas, con la ayuda de Dios y el permiso de la editorial, vamos a traer al blog el libro escrito por el que esto escribe de título “De Ramos a Resurrección”. Semana a semana vamos a ir reproduciendo los apartados a los que hace referencia el Índice que es, a saber:

Introducción                                        

I. Antes de todo                                           

El Mal que acecha

Hay grados entre los perseguidores

Quien lo conoce todo bien sabe

II. El principio del fin                          

Un júbilo muy esperado

Los testigos del Bueno

Inoculando el veneno del Mal

III. El aviso de Cristo                           

Los que buscan al Maestro

El cómo de la vida eterna

Dios se dirige a quien ama

Los que no entienden están en las tinieblas

Lo que ha de pasar

Incredulidad de los hombres

El peligro de caminar en las tinieblas

       Cuando no se reconoce la luz                   

       Los ánimos que da Cristo                  

       Aún hay tiempo de creer en Cristo            

IV. Una cena conformante y conformadora 

El ejemplo más natural y santo a seguir

El aliado del Mal

Las mansiones de Cristo

Sobre viñas y frutos

El principal mandato de Cristo

Sobre el amor como Ley

El mandato principal

Elegidos por Dios

Que demos fruto es un mandato divino            

El odio del mundo

El otro Paráclito

Santa Misa

La presencia real de Cristo en la Eucaristía

El valor sacrificial de la Santa Misa

El Cuerpo y la Sangre de Cristo

La institución del sacerdocio

V. La urdimbre del Mal                         

VI. Cuando se cumple lo escrito                 

En el Huerto de los Olivos

La voluntad de Dios

Dormidos por la tentación

Entregar al Hijo del hombre

Jesús sabía lo que Judas iba a cumplir       

La terrible tristeza del Maestro                  

El prendimiento de Jesús

Yo soy

El arrebato de Pedro y el convencimiento

de Cristo

Idas y venidas de una condena ilegal e injusta

Fin de un calvario

Un final muy esperado por Cristo

En cumplimiento de la Sagrada Escritura

La verdad de Pilatos

Lanza, sangre y agua

Los que permanecen ante la Cruz

Hasta el último momento

Cuando María se convirtió en Madre

de todos

La intención de los buenos

Los que saben la Verdad  y la sirven

VII. Cuando Cristo venció a la muerte        

El primer día de una nueva creación

El ansia de Pedro y Juan

A quien mucho se le perdonó, mucho amó        

 

VIII. Sobre la glorificación

 La glorificación de Dios      

 

Cuando el Hijo glorifica al Padre

Sobre los frutos y la gloria de Dios

La eternidad de la gloria de Dios

 

La glorificación de Cristo    

 

Primera Palabra

Segunda Palabra

Tercera Palabra

Cuarta Palabra

Quinta Palabra

Sexta Palabra

Séptima Palabra

 

Conclusión   

 

El libro ha sido publicado por la Editorial Bendita María. A tener en cuenta es que los gastos de envío son gratuitos.

  

“De Ramos a Resurrección” –   La glorificación de Cristo – Séptima Palabra

“Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46)

 

Como a lo largo de estos últimos momentos, Jesús hace mención de la escritura que, hasta entonces, estaba escrita. A punto de morir trae a colación lo que se escribió, muchos años antes, en el Salmo 30 (5-6):

 

“Sácame de la red que me han tendido, que tú eres mi refugio; en tus manos mi espíritu encomiendo”.

 

En el momento más importante de su vida, que es el de su muerte, Jesús no puede hacer otra cosa que no sea dirigirse a Dios, suPadre. El Señor lo había engendrado y, desde la misma eternidad, había presenciado la creación de todo lo existente. Y es que Jesús había llamado muchas veces Padre a Dios:

 

“Él les dijo: ‘Y ¿por qué me buscabais? ¿no sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?’” (Lc 2, 49).

 

“Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar” (Lc 10, 22).

 

“Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas; yo, por mi parte, dispongo un Reino para vosotros, como mi Padre lo dispuso para mí’” (Lc 22, 28-29).

 

“Jesús decía: ‘Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen’” (Lc 23, 34).

 

“Mirad, y voy a enviar sobre vosotros la Promesa de mi Padre. Por vuestra parte permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos de poder desde lo alto” (Lc 24, 49).

 

“Quitad esto de aquí. No hagáis de la casa de mi Padre una casa de mercado” (Jn 2. 16).

 

“Pero Jesús les replicó: ‘mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo’” (Jn 5, 17).

 

“Respondió Jesús: ‘No me conocéis ni a mí ni a mi Padre; si me conocierais a mí, conoceríais también a mi Padre’” (Jn 8,19). “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas y las mías me conocen a mí, como me conoce el Padre y yo conozco a  mi Padre’” (Jn 10, 14-15).

“Quitaron, pues, la piedra. entonces Jesús levantó los ojos a lo alto y dijo: ‘Padre, te doy gracias por haberme escuchado’” (Jn 11, 41). “ahora  mi  alma  está  turbada.  Y  ¿qué  voy a decir?

 

¡Padre, líbrame de esta hora! Pero ¡si he llegado a esta hora para esto!” (Jn 12, 27).

 

“En la casa de mi Padre hay muchas mansiones” (Jn 14,1). “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador” (Jn 15,1). “Así  habló  Jesús,  y  alzando  los  ojos  al  cielo,    dijo:

 

‘Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti’” (Jn 17,1).

 

“Dícele Jesús: ‘no me toques, que todavía no he subido al Padre. Pero vete donde mis hermanos y diles: subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios’” (Jn 20, 17).

 

“Y decía: ‘¡Abbá, Padre!; todo es posible para ti; aparta de mí esta copa; pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieras tú’” (Mc 14, 36).

“No todo el que me diga: ‘Señor, Señor, entrará en el Reino de los cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial’” (Mt 7, 21). “Por todo aquel que se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos” (Mt 10, 32).

“Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre“ (Mt 11, 26-27).

 

“Él les respondió: ‘Toda planta que no haya plantado mi

Padre celestial será arrancada de raíz’” (Mt 15, 13).

 

“Replicando Jesús le dijo: ‘Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos’” (Mt 16, 17).

 

“Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; por- que yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos” (Mt 18, 10).

“Díceles: ‘mi copa, sí la beberéis; pero sentarse a mi derecha o mi izquierda no es cosa mía el concederlo, sino que es para quienes está preparado por mi Padre’” (Mt 20, 23).

“Y os digo que desde ahora no beberé de este producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba con vosotros, nuevo, en el Reino de mi Padre” (Mt 26,29).

Por eso Jesús, que tantas veces se había dirigido a Dios en su oración llamándolo Padre, se ve urgido a pedir el último amparo a Quien tanto ama. Y no le pide nada para su cuerpo porque sabe que, a poco tiempo que pase, dejará de existir. Tan sólo que sea bien tratado en su Resurrección, que se junte con su alma y que pueda seguir cumpliendo la misión que le había sido encomendada. Y que todo eso se realice en su propia resurrección.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *