Santo Padre a los habitantes de Río de Janeiro con ocasión del 450 aniversario de fundación de la ciudad

Doy las gracias al cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación para la doctrina de la fe, por esta oportuna iniciativa, que se orienta a valorizar los episcopados locales, y en particular las Comisiones doctrinales, en su responsabilidad por la unidad y la integridad de la fe, además de su transmisión a las jóvenes generaciones. Como escribí en la exhortación apostólica Evangelii gaudium, retomando la enseñanza de la constitución dogmática Lumen gentium del Concilio Vaticano II, «las Conferencias episcopales pueden desarrollar una obra múltiple y fecunda, a fin de que el afecto colegial tenga una aplicación concreta» (n. 33). Deseo que vuestro encuentro contribuya a afrontar colegialmente algunas dificultades doctrinales y pastorales que se presentan hoy en el continente europeo, con el fin de suscitar en los fieles un nuevo impulso misionero y una mayor apertura a la dimensión trascendente de la vida, sin la cual Europa corre el riesgo de perder el «espíritu humanista» que incluso ama y defiende (cf.Discurso al Parlamento Europeo, 25 de noviembre de 2014).

Al encomendar vuestros trabajos a la intercesión maternal de la Virgen María, modelo de todo creyente, os bendigo de corazón.

Vaticano, 9 de enero de 2015.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *