Sacerdote es torturado por el gobierno chino

LifeSiteNews / InfoCatólica

Mientras el Gobierno Chino en acuerdo con el Vaticano consagraba a un nuevo obispo, otro sacerdote fiel era detenido y torturado durante 10 horas por negarse a unirse a la iglesia reconocida por las autoridades chinas.

El día en que un obispo chino fue consagrado bajo los términos del acuerdo secreto entre el Vaticano y China, un evento anunciado por el Vaticano, un sacerdote católico fiel fue detenido por la policía y torturado durante 10 horas después de negarse para unirse a la iglesia reconocida por las autoridades chinas.

AsiaNews informó que el padre Joseph Liu, de la diócesis de Mindong, fue arrestado el martes por negarse a unirse a la iglesia independiente administrada por el gobierno, conocida formalmente como Asociación Católica Patriótica China (CPCA). Fuentes confirmaron a AsiaNews que el sacerdote sufrió «una violencia terrible», y luego de «10 horas de tortura, seis policías lo tomaron de la mano y lo obligaron a firmar».

Liu fue obligado a firmar un documento oficial que denota su membresía de la iglesia reconocida por el gobierno, descrita por AsiaNews como «una expresión del Partido Comunista Chino».

«La persecución de los religiosos católicos no se detiene», afirmó la fuente del medio de comunicación, a pesar de que segun un importante funcionario del Vaticano, Monseñor Sánchez Sorondo, Canciller de la Pontificia Academia de las Ciencias y de la Pontificia Academia de Ciencias Sociales, China es el país que mejor lleva a cabo la doctrina social de la Iglesia. No parece ser así para los sacerdotes continuamente apresados y torturados como en este caso.

El mismo día, el obispo Li Hui fue consagrado como nuevo obispo coadjutor de Pingliang. Fue consagrado por el obispo Ma Yinglin de Kunming (Yunnan), quien es presidente de la Conferencia Episcopal China y vicepresidente de la CPCA.

Otros tres obispos diocesanos también estuvieron presentes para la ocasión, junto con más de 30 sacerdotes y 20 religiosas.

Vatican News elogió la consagración del obispo Li, y señaló que era el quinto obispo desde que el Vaticano había firmado su controvertido acuerdo con China, «el Acuerdo Provisional entre la Santa Sede y la República Popular China sobre la nominación de obispos».

Matteo Bruni, director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, confirmó que Li había sido nominado por el Papa Francisco el 11 de enero de este año.

El acuerdo entre el Vaticano y China supuestamente reconoce a la iglesia aprobada por el estado y permite que el Partido Comunista Chino (PCCh) nombre a los obispos. El Papa aparentemente mantiene un poder de veto, aunque en la práctica es el PCCh el que tiene el control. También supuestamente permite que la remoción de obispos legítimos sea reemplazada por obispos aprobados por el PCCh. Sin embargo, los términos reales y precisos del trato siguen siendo un secreto muy bien guardado.

Originalmente redactado en 2018, el acuerdo se renovó en octubre de 2020. En comentarios hechos a miembros de la prensa en ese momento, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, declaró: «En lo que respecta al acuerdo, estamos contentos. Todavía hay muchos otros problemas, pero nunca esperábamos que el acuerdo resolviera todos los problemas».

El ex obispo de Hong Kong, el cardenal Joseph Zen, ha advertido repetidamente sobre los peligros que plantea el acuerdo del Vaticano con la China comunista. El cardenal describió las acciones del Papa como «alentar un cisma. Estás legitimando la iglesia cismática en China».

El cardenal Zen señaló que firmar para mostrar la sumisión de uno a la «iglesia cismática» significa que «(usted) está engañando al mundo entero. Estás engañando a los fieles. Firmar el documento no es firmar una declaración. Cuando firmas, aceptas ser miembro de esa iglesia bajo el liderazgo del partido comunista. Tan terrible, terrible».

En una entrevista con LifeSiteNews a principios del año pasado, el cardenal Zen advirtió además que los comunistas «nunca aceptan compromisos. Quieren una rendición total. Y ahora estamos en la parte inferior. Terminaron la operación vendiendo la Iglesia».

«Con un régimen totalitario, no hay posibilidad de hablar o negociar. No, no», advirtió Zen. «Solo te quieren de rodillas».

Según la Oficina de Prensa del Vaticano, el primer obispo consagrado bajo los términos del acuerdo secreto fue el obispo Antonio Yao Shun en agosto de 2019. Algunos señalaron en ese momento que había sido nombrado obispo hace años, lo que impidió que esta ordenación fuera una prueba para el éxito del acuerdo.

La revista de libertad religiosa Bitter Winter informó que el padre Liu no es el único sacerdote católico que sufre persecución actualmente por no unirse a la CPCA apoyada por el Papa. El 21 de mayo, alrededor de 100 agentes de Seguridad Pública allanaron una fábrica en desuso que había sido utilizada por el obispo Joseph Zhang Weizhu de la diócesis de Xinxiang, en la provincia de Henan, como seminario para aquellos que no querían unirse a la iglesia aprobada por el PCCh. El obispo Zhang fue arrestado, junto con diez sacerdotes y diez seminaristas.

Tres seminaristas escaparon al principio, pero luego fueron capturados. Todos los seminaristas fueron enviados a casa con sus familias, pero amenazados con encarcelarlos si continuaban sus estudios sacerdotales.

Los sacerdotes fueron trasladados a «Centros de Educación Jurídica» antes de ser liberados con la misma advertencia, pero la ubicación y el estado del obispo Zhang aún se desconocen.

Un sacerdote católico chino, que no es parte de la iglesia aprobada por el PCCh, le dijo a Bitter Winter: «No vemos ningún resultado positivo del acuerdo del Vaticano. Oramos por el Papa todos los días, pero creemos que ha recibido información falsa sobre China. No nos uniremos a la Asociación Patriótica».

P. David Palmer, un sacerdote católico del Reino Unido en el Ordinariato, comentó: «Este acuerdo del Vaticano con China es absolutamente despreciable… ¿por qué el Vaticano no dice nada? Algo anda muy mal en Roma. Es hora de que todos los católicos denuncien esto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *