Repudian ataques a templos e instituciones que están a favor de la vida

El obispado de Neuquén y la organización Unidad Provida en Neuquén y Alto Valle del Río Negro, expresaron su repudio por los ataques vandálicos a templos e instituciones, y por las expresiones ofensivas contras personas que se manifestaron a favor de las dos vidas durante el reciente debate por la legalización del aborto.

“Estamos en un momento de delicado equilibrio entre nuestra alegría porque no fue aprobada la ley para despenalizar el aborto y los hechos concretos que nuestra Iglesia está sufriendo en todo el país con ataques vandálicos gratuitos que hieren toda sensibilidad cristiana”, expresó Javier Castro, coordinador del Equipo de Comunicación del Obispado de Neuquén.

El referente diocesano denunció que el jueves pasado atacaron la catedral María Auxiliadora, poniendo en peligro al presbítero Carlos Calzado y a quienes estaban dentro.

Asimismo, advirtió que difamaron al pastor Hugo Márquez y que distintas organizaciones le piden a los comunicadores de la vida que “cambiemos de actitud”.

“Los alentamos a dejar los miedos y los pudores, a seguir firmes los pasos de Jesús, nuestro Señor y a sembrar valores y construir la paz”, pidió.

En tanto, Unidad Provida Neuquén y Alto Valle manifestó su repudio a “todo ataque personal o institucional de parte de quienes no piensan ni sienten” como ellos.

“No queremos que falten a la libertad de expresión que pregonan, ni apunten contra nuestra propia libertad según piden, ni que se nos acuse ni de palabra ni en actos de injurias y maltrato”, sostuvieron en un comunicado.

“Se viene produciendo una secuencia de actos que atentan contra las libertades fundamentales de los sectores que se autoproclaman provida. Desde hechos de violencia, en la que una institución religiosa debió suspender su culto al ser atacada por grupos identificados con pañuelos verdes, con piedras y molotovs”, alertaron.

El ataque mediático que sufre una institución educativa por enseñar los valores que predica su ideario. Esto último avalado por concejales y demás servidores públicos desde las redes sociales y, algunos de ellos, hasta proponiendo una reeducación a cargo de un funcionario sobre el que pesa una gravísima denuncia de violencia de género, hecho que no sólo incluye violencia física sino también amenazadas de provocar un aborto inducido ‘a patadas’”, se quejó.

“Tolerancia, libertad y justicia para todos, porque vivimos en democracia. Tenemos el mismo derecho y el deber de cuidar y acompañar lo que decimos y hacemos”, manifestaron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *