¿Por qué bikini sí y ropa interior no?

Todos los años, cuando llega el verano por esta parte del continente, re-publicamos la entrada titulada “Pudor, bikini y verano” (que puede verse aquí) y, todos los años…, indefectiblemente, alguien se siente aludido/a.

Está a quien ya se le hizo hábito; está quien dice -ilusamente- “mis hijas son pequeñas… cuando sean mayores les explicaré” (como si luego fuese fácil extirpar una costumbre…) y está quien acusa al hombre de malintencionado…

A estas últimas habría que recitarle los versos de mi amigo “Fray Juan Inés de la Cruz…”:

Hembras necias que acusáis

al varón sin razón,

sin ver que sois la ocasión

de lo mismo que culpáis:

Porque es sabido que, después del pecado original, al hombre le gusta ver y a la mujer ser vista.

Y también es sabido que, amén de la virtud del pudor (recomendamos esta conferencia) uno debe intentar no ser ocasión de pecado para su prójimo.

– “¡Vaya el cura puritano este!” – dirá alguno.

Pues es nuestro deber. Pero aún si no se quisiese seguir la ley de Dios, se puede seguir la sana lógica de este texto escrito en un blog para mujeres, por una mujer (que no parece ser necesariamente puritana o católica…). Que estamos en tiempos feministas, así que tenemos que ser inclusivos con todos. Perdón “todes”.

Diferencias entre ropa interior y traje de baño

Fuente*: YES

¿Se han puesto a pensar cual es la diferencia real entre ropa interior y traje de baño? Creo que no hay ninguna, más que el escenario de fondo. Es más muchas veces los modernos bikinis que se usan para ir a las playas y nadar cubren menos que nada; hasta parecen tanguitas y bras súper diminutos.

La ropa interior y traje de baño cubren lo mismo, tienen la misma funcionalidad, están igual de cerca de áreas que nunca han visto el sol como la ropa interior, y, bajo un análisis objetivo y con la lupa en la mano podemos decir que son lo mismo.

Pero cuando se trata de estar en ropa interior se siente uno apenado si alguien por error o “accidente” llegara a verte, ¡uuuuuuuuuhhh, válgame Dios! si alguien te ve en tu ropa interior, tus boxers, bikini-bra o tu ropa interior tipo abuelita, porque armas tremendo alboroto mundial, pero cuando estás en la playa hasta enseñas de más y con muchísimo gusto.

Lo irónico es que aquellas mujeres que andan en la playa con diminutas ropas, no permitan que las vean en ropa interior.

Que no te la cuenten…

P. Javier Olivera Ravasi, SE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *