Obispos critican a Biden: abandono enfermera obligada con engaño a participar en aborto

LifeNews / InfoCatólica

El hospital público financiado por los contribuyentes violó la ley federal, engañó a la enfermera para que participara intencionalmente haciéndole creer que estaría realizando un procedimiento para extraer el cuerpo de un bebé muerto después de un aborto espontáneo.

Dos prominentes obispos católicos en EEUU criticaron recientemente al presidente Joe Biden por negarse a defender los derechos de conciencia de una enfermera pro-vida que se vio obligada a ayudar a abortar a un bebé nonato.

El arzobispo Joseph Naumann, de Kansas City, Kansas, y el cardenal Timothy M. Dolan, de Nueva York, dijeron que la enfermera de Vermont sufrió una «terrible violación de los derechos civiles» y que la administración Biden tiene el deber de defender sus derechos, informa The Leaven.

«Es difícil imaginar una violación de los derechos civiles más espantosa que verse obligado a quitar una vida humana inocente», dijeron en un comunicado. «El Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos descubrió que el Centro Médico de la Universidad de Vermont obligó a una enfermera, en contra de sus creencias religiosas conocidas, a hacer precisamente eso».

La administración Trump defendió a la enfermera después de que ella dijera que los profesionales médicos del Centro Médico de la Universidad de Vermont la engañaron para que ayudara con un aborto electivo a pesar de que sabían que ella se oponía.

Pero el 30 de julio, la administración Biden abandonó el caso sin comentarios. «Esto no solo es profundamente incorrecto, sino que es una violación de la ley federal», respondieron Naumann y Dolan. «Hacemos un llamado al gobierno de los Estados Unidos para que defienda la dignidad básica de los trabajadores de la salud de nuestra nación reabriendo este caso, y al Congreso para que apruebe la Ley de Protección de la Conciencia para que los médicos y enfermeras puedan defender sus propios derechos en los tribunales».

En 2017, la mujer, enfermera de quirófano del Centro Médico de la Universidad de Vermont en Burlington, se vio obligada a participar en un aborto electivo que iba en contra de sus creencias religiosas profundamente arraigadas, según la demanda contra el hospital.

Los abogados involucrados en el caso dijeron que ella fue engañada intencionalmente haciéndole creer que estaría realizando un procedimiento para extraer el cuerpo de un bebé muerto después de un aborto espontáneo, cuando en realidad la estaban obligando a ayudar a matar al bebé nonato en un aborto electivo.

En una denuncia, el grupo legal de ACLJ dijo que su nombre estaba en una lista de enfermeras que, por razones religiosas o morales, se oponían a los abortos, y que había otras enfermeras disponibles que no objetaban y que fácilmente podrían haber tomado su lugar.

«En las más de dos décadas de trabajo que el Centro por el Derecho y la Justicia ha realizado para defender los derechos de conciencia de los trabajadores de la salud pro-vida, este es, con mucho, el caso más escandaloso que jamás hayamos visto. Las creencias más fundamentales de nuestro cliente sobre la santidad de la vida simplemente se dejaron de lado», dijo anteriormente el abogado principal de dicha institución, Jay Sekulow.

«Peor aún, sus superiores la engañaron deliberadamente haciéndole creer que estaba ayudando en un procedimiento después de un aborto espontáneo. Una vez atrapada dentro del quirófano, descubrió que, de hecho, se trataba de un aborto electivo y que esto lo habían sabido desde el principio sus superiores, que luego se negaron cruelmente a relevarlo. Decir que estaba emocionalmente traumatizada por este evento es decirlo suavemente», continuó.

Anteriormente, bajo la presidencia de Donald Trump, la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos remitió el caso del Centro Médico de la Universidad de Vermont al Departamento de Justicia después de una investigación exhaustiva de las acciones del hospital.

La Oficina de Derechos Civiles concluyó que el hospital obligó ilegalmente a la enfermera a ayudar en un aborto electivo a pesar de las objeciones de conciencia de la enfermera y se negó a cambiar sus políticas para evitar futuras coacciones. Como resultado de la remisión, el Departamento de Justicia demandó al hospital.

La demanda sostuvo que el hospital público financiado por los contribuyentes violó la ley federal. La Enmienda de la Iglesia, ley federal promulgada en la década de 1970 después de los fallos de la Corte Suprema de Roe v. Wade y Doe V. Bolton, prohíbe a los hospitales financiados por la Ley del Servicio de Salud Pública discriminar a los médicos y enfermeras que se niegan a participar en el aborto. La Enmienda de la Iglesia protege los derechos de conciencia relacionados con el aborto tanto de las personas como de las instituciones.

La administración de Biden es radicalmente pro-aborto, y sus aliados en la industria del aborto probablemente estén presionando al presidente para que abandone las protecciones de conciencia para los trabajadores médicos pro-vida. Los activistas del aborto han comenzado recientemente a abogar abiertamente para poner fin a los derechos de conciencia y obligar a los médicos, enfermeras y otros trabajadores médicos pro-vida a ayudar a abortar a los bebés por nacer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *