«No hay verdadera evangelización si cristo no llega hasta el corazón y lo transforma»

EWTN España / InfoCatólica

EWTN España celebró una vigilia de oración por la reevangelización de España el pasado domingo 17 de octubre. El evento se celebró en la Basílica del Cerro de los Ángeles, en Madrid, con una Adoración y la Santa Misa presidida por el obispo de Getafe Mons. Ginés García Beltrán.

El Cerro de los Ángeles se convirtió en un lugar de encuentro y de oración para centenares de familias y católicos no solo de Madrid, sino también de otras ciudades de España. Su retransmisión en directo a consiguió unir en Facebook a casi 30.000 personas de diversos países y hubo decenas de miles más a través de la TV e Instagram. Desde EWTN explican que tenían un objetivo y se ha alcanzado con creces:

«Se ha pedido a Nuestro Señor por la nueva evangelización de nuestra patria y hemos retransmitido a través de distintas plataformas para que más gente se uniera a esta oración».

Además, el evento contó con el apoyo de decenas de jóvenes voluntarios a los que se les encomendó diversas tareas de organización para ayudar a transmitir el mensaje de Reevangelización y para que los peregrinos se encontraran en un lugar acogedor.

Con el Santísimo expuesto se produjo un silencio similar al que se experimentamos en Cuatro Vientos durante la JMJ de 2011 en Madrid. Un silencio que permitió hablar a Dios a través de la oración personal de cada fiel. Al final de la Adoración la Basílica del Santuario del Cerro de los Ángeles estaba completamente llena.

Durante la homilía pronunciada por Don Ginés García, obispo de Getafe se recordó que «la evangelización es el anuncio de un nombre, del único nombre que puede salvarnos, Jesucristo» y que «no hay verdadera evangelización si el hombre no se encuentra con Cristo, si Cristo no llega hasta el corazón y lo transforma, lo cambia, lo envuelve con su amor». Por eso insistió en que la evangelización no es «barnizar el exterior de la persona, sino que debe impregnar lo más profundo» y recordó que «no es una iniciativa humana que la Iglesia ha secundado a lo largo de los siglos, sino que obedece al mandato misionero de Jesús».

Y el Prelado quiso alertar de las dificultades que se plantean al dar a conocer el Evangelio en la sociedad actual. Pero recordó algunos rasgos que «a lo largo de la historia han dado fundamento a nuestra fe», por eso definió a la Iglesia en España como «tierra de confesores y mártires», «que se ha visto siempre adornada por la santidad de sus hijos», que han confesado la fe «no sin dificultades, incluso con el derramamiento de sangre de muchos de nuestros hermanos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *