Nigeria podría perder a sus cristianos en esta generación a manos del exterminio étnico

En Nigeria se está produciendo un exterminio de cristianos a espaldas de la opinión pública internacional y los observadores alertan de que, de seguir a este ritmo, podríamos estar ante la última generación cristiana en el país africano. Los obispos dan la voz de alarma.

Es una guerra de religión: las masacres de cristianos en Nigeria se están convirtiendo en algo habitual a manos de musulmanes, por lo general de la etnia fulani.

La última masacre se ha producido en Berom: 200 muertos. Y los cristianos se lamentan de que el presidente Buhari, musulmán él mismo, no mueve un dedo por protegerles.

En su último y angustioso comunicado, el episcopado nigeriano afirma que “no puede considerarse mera coincidencia el hecho de que los perpetradores de estos crímenes odiosos pertenezcan a la mismo religión de quienes controlan los aparatos de seguridad, incluido el mismo presidente. Las palabras no bastan para que el presidente y los jefes de los servicios de seguridad persuadan a la ciudadanía de las masacres no forman parte de un proyecto más amplio”.

El ‘proyecto’ sería el mismo que hemos visto ya en tantos países en lo que los musulmanes tienen mayoría o, siquiera, una posición de fuerzas: la islamización completa de la nación. En realidad se trata de una tendencia observable en todos los países del sur del Sahel, donde el islam está creciendo de un modo imparable, por demografía o violencia.

Esta violencia, reconocen los propios obispos, no siempre es unidireccional. Los agricultores cristianos han organizado ocasionales ataques de represalia contra los ganaderos fulani, como el del 23 de este mes de campesinos de Berom que asesinaron a cinco pastores acusados de robar reses.

El problema, siguen los obispos, es que cuando los autores son cristianos, las fuerzas del orden actúan con rapidez y eficacia contra los perpetradores, al contrario de lo que sucede cuando los cristianos son las víctimas. De hecho, los autores de esos cinco asesinatos citados ya han sido arrestados, mientras que no se ha detenido a uno solo de los asesinos de más de doscientos cristianos en los últimos meses.

Según el National Christian Elders Forum, el cristianismo podría desaparecer del todo en cuestión de unas  pocas décadas; esta podría ser, afirman, la última generación de cristianos en Nigeria si no cambian las cosas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *