Monseñor rey suspende el monasterio que ordenó sacerdotes a espaldas del obispo

InfoVaticana

21 junio, 2022
Situación complicada la que se vive en la diócesis francesa de Frejús-Toulon. El Obispo de la diócesis Monseñor Dominique Rey ha decidido abolir la asociación pública de fieles «Monastère Saint-Benoît».

El pasado 17 de mayo, el monasterio que dirige Alcuin Reid hizo público un comunicado donde desveló que un obispo, cuyo nombre no trascendió, había ordenado sacerdotes a varios monjes del monasterio sin la autorización pertinente del obispo del lugar, Monseñor Rey.

La Cancillería de la diócesis ha comunicado que «por la revelación espontánea de Alcuin Reid e Ildephonse Swithinbank de sus ordenaciones recibidas ilícitamente (ya que sin cartas dimisorias de su Ordinario), de la declaración de suspenso que siguió, y por su obstinación en la desobediencia (negativa a reunirse con Monseñor Rey o revelar el nombre del obispo que los ordenó a pesar de varias medidas cautelares), considerando que la pena de suspensión afecta ahora a todos los miembros definitivamente incorporados a la asociación pública de fieles «Monastère Saint-Benoît», incluida la sede que se encuentra bajo la jurisdicción del diócesis de Fréjus-Toulon, Monseñor Rey decidió suprimir esta asociación pública por decreto del 10 de junio de 2022 y retirar el permiso para establecer un oratorio que le había sido concedido».

Según ha podido saber InfoVaticana de fuentes cercanas al obispo, Monseñor Rey se habría negado a ordenar a Alcuin Reid por un informe del Cardenal Pell donde alerta de una supuesta conducta homosexual por parte de Reid.

Comunicado del Monasterio

Desde el propio Monasterio de Brignoles, han emitido un comunicado ante la suspensión de la asociación y que reproducimos a continuación:

En respuesta a las noticias sobre un reciente decreto de supresión de nuestra Asociación Pública de Fieles, deseamos afirmar lo siguiente:

En nuestra Declaración del 13 de mayo de 2022 , dijimos que si Monseñor Rey “juzga que debemos ser sancionados públicamente, debemos permanecerá aquí y vivirá fielmente nuestros votos y esperará tiempos mejores”. Esa sigue siendo nuestra determinación. Nuestra vida monástica en Brignoles continúa sin cesar en la fidelidad a nuestra vocación según los votos que hemos hecho ante Dios Todopoderoso. – Cabe señalar que la diócesis no tiene control sobre los bienes del Monasterio, que son propiedad de la Asociación civil del Monasterio. Se seguirán utilizando de acuerdo con sus objetivos establecidos de acuerdo con la ley y las intenciones de nuestros benefactores.

Es falsa la afirmación que hace la Cancillería diocesana de que nos hemos negado a reunirnos con Monseñor Rey. Nuestro Prior ha solicitado continuamente una reunión con él. Que no pudimos estar presentes en una reunión a la que fuimos convocados porque la citación llegó al día siguiente de la fecha prevista para la reunión, y en otra porque el Prior se encontraba fuera de Francia el día en cuestión (y se disculpó de antemano por ello y volvió a solicitar reunirse) no constituye desobediencia obstinada.

El decreto (inédito) de supresión afirma que el Obispo desea conocer la identidad del prelado que nos confirió las ordenaciones para poder verificar su validez. Como nuestro Prior ha escrito al Obispo, se puede encontrar una solución a este respecto. Pero no se puede encontrar una solución si no es posible reunirse personalmente con el Obispo y proponerla. Esperar a que se dé tal oportunidad y solicitarla repetidamente no constituye una desobediencia obstinada.

La lista de la Cancillería de otras motivaciones para este decreto, incluida la interferencia extraordinaria e injustificada en este asunto por parte de un abad inglés, cuyas afirmaciones son un tejido de mentiras y diatribas narcisistas que ahora deben ser abordadas por las autoridades correspondientes, son canónicamente muy cuestionables y indica prisa indebida en la preparación y ejecución del decreto. Estos serán tratados en el foro correspondiente. Nuestra declaración del 13 de mayo de 2022 indicó que tomamos los pasos que dimos en abril en conciencia, después de mucha oración, ayuno y consulta, para la salvación de las almas y por un “temor sustancial y grave” de que la Santa Sede actuaría contra nuestro Obispo y por lo tanto poner en peligro nuestra capacidad de continuar viviendo nuestras vocaciones.

No nos complace en absoluto constatar que la Santa Sede ha comenzado efectivamente a actuar contra nuestro Obispo, poniendo en peligro sus muchas iniciativas dignas y las muchas buenas vocaciones que ha acogido.

Humildemente agradecemos a Dios Todopoderoso por Su Providencia al asegurar que el Monasterio ahora tenga los medios para capear esta tormenta. Nos ponemos al servicio de quienes puedan necesitar refugiarse durante el mismo.

Como instó nuestro Prior el domingo de Pentecostés, únase a nosotros en oración urgente por el obispo Rey, por nuestra diócesis y, en particular, por todos aquellos cuyas vocaciones están ahora en riesgo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *