Misionero cristiano expulsado de Turquía, su delito era evangelizar

Kath / InfoCatólica

La conmovedora historia de David Byle no es un caso aislado, advierte la organización cristiana de derechos humanos ADF International, que apoya a David en la aplicación de la libertad religiosa.

«Si bien la gente a menudo nos pedía que contáramos más, algunos en el gobierno querían silenciarnos». Esta frase proviene de David Byle, un misionero cristiano estadounidense-canadiense en Turquía. David vivió allí durante casi dos décadas con su esposa alemana y sus cinco hijos. Comenzó su obra misional en la ciudad turca de Estambul como predicador callejero. Con espectáculos de marionetas, pantomimas e ilustraciones sencillas en una pizarra, acercó a la gente a Jesús y su evangelio. Las reacciones de los transeúntes fueron en su mayoría positivas: «Se empaparon literalmente de las historias sobre Jesús. Porque no los escuchas a menudo en las calles de Estambul», explica el misionero.

Sin embargo, con el tiempo, David también se enfrentó a represalias por parte de las autoridades turcas: se intentó intimidarlo con una serie de detenciones breves, incluidos interrogatorios e incluso intentos de deportación. Pero incluso la detención pendiente de deportación no pudo quebrar la voluntad de predicar del misionero, que la considera su vocación. Se necesitan dos cosas sobre todo para predicar el evangelio, a saber, coraje y creatividad, dice David. También lo demostró en la celda de detención: «No hay otro lugar donde se pueda llegar tan fácilmente a personas que tienen tiempo ilimitado para escuchar».

Cuando recibió la decisión en 2016 de que tenía que salir de Turquía de inmediato, David apeló y esperó durante años acudir al Tribunal Constitucional turco. Sin embargo, fue engañado por la policía: fue arrestado nuevamente en 2018 y le dijeron que tenía 15 días para salir del país. «La situación se presentó como si pudiera volver en cualquier momento», recuerda David. Pero cuando regresó a Turquía para ver a su esposa e hijos, se enfrentó a una «prohibición de entrada permanente» en el aeropuerto de Estambul y no se le permitió pasar, una gran conmoción. Las autoridades vieron en él una «amenaza al orden público y la seguridad» y el Tribunal Constitucional ya no se ocupó de su caso porque David había abandonado voluntariamente el país.

La doctora Lidia Rieder, abogada de ADF International, ve esto como una discriminación injusta bajo el disfraz de vagas leyes de inmigración. La organización cristiana de derechos humanos está ayudando a David a llevar un caso contra Turquía ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos para hacer cumplir la libertad religiosa. David no es un incidente aislado: desde 2019, más de 60 ciudadanos extranjeros se han visto obligados a abandonar Turquía en circunstancias similares. Por tanto, hay mucho en juego para Turquía y toda Europa.

David ahora vive con su familia en Alemania y continúa su obra misional allí. Se da cuenta de que la gente aquí se para con mucha menos frecuencia en la calle para escucharlo. «Los creyentes tienen miedo de decir algo incorrecto u ofender a alguien. La religión es un asunto privado, lo escucho a menudo aquí. En mi opinión, sin embargo, el mayor peligro es que ya no mostramos pasión cuando hablamos de Jesús», dijo el misionero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *