Miles de personas que abandonan el país en nicaragua: obispos expresan preocupación.

CNA / InfoCatólica

20/11/22
Desde el 2018, la crisis política y económica que vive Nicaragua ha obligado a más de 200.000 ciudadanos a abandonar el país. Ante esto, los obispos nicaragüenses expresan su preocupación.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) expresó su preocupación por los miles de personas que están migrando por la crisis en el país y dijo que «es el reflejo de un drama humano que nos desafía».

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) indicó que «la inestabilidad política que prevalece en Nicaragua desde abril de 2018 ha obligado a unas 200.000 personas a huir de la persecución y de las violaciones de los derechos humanos».

«La mayoría de estas personas (150.000) se han ido a Costa Rica, un país vecino. El número de nicaragüenses que han solicitado protección en Costa Rica desde 2018 supera el número de personas que huyeron de las guerras civiles centroamericanas en la década de 1980», señaló el organismo de la ONU en su página web.

En su mensaje de Adviento emitido el 16 de noviembre, la conferencia dijo que la alegría que trae el tiempo de preparación para la Navidad no impide a los obispos «reconocer las preocupaciones que tenemos por los acontecimientos sociales, políticos y económicos de nuestra patria».

«Especialmente, entre otros, la crisis migratoria, que es el reflejo de un drama humano que nos interpela», dijeron los obispos.

Los prelados aseguraron que «aún en medio de la incertidumbre y el sufrimiento, el reino de Dios está presente en nuestra historia y se manifiestan entre nosotros múltiples signos de un mundo nuevo».

Señalaron que en Nicaragua «debemos caminar todos juntos, nadie debe quedar atrás».

«Todos debemos tener la posibilidad de desarrollarnos y hacer de Nicaragua un país de hermanos. Busquemos siempre hacer el bien, para que hablemos cada vez más como hermanos y dejemos de lado el individualismo», añadieron.

Por ello, los obispos animaron a la población a participar en la búsqueda de la conversión personal. En el caso de los católicos, «como Iglesia estar a la altura de la misión que el Señor nos ha encomendado».

La situación migratoria de los nicaragüenses se agrava con el reciente anuncio del presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, quien dijo que tomará medidas para frenar la llegada de más personas de ese país.

El mandatario dijo que estas personas ingresan alegando ser «refugiados políticos» cuando en realidad son «refugiados económicos» que huyen de la crisis en el país vecino, encabezada por la dictadura de Daniel Ortega.

La abogada e investigadora Martha Patricia Molina reveló en un nuevo informe que en los últimos años la Iglesia Católica en Nicaragua ha sufrido casi 400 atentados.

«Nicaragua: ¿Una Iglesia perseguida?» es un informe de 228 páginas que registra un total de 396 ataques contra los católicos.

El documento presenta las hostilidades sufridas por la Iglesia en Nicaragua bajo la dictadura de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, desde 2018 hasta 2022.

También muestra un registro detallado de las profanaciones, sacrilegios, atentados, robos, amenazas, discursos de odio y sacerdotes en el exilio, «resultado de la persecución gubernamental».

En una primera edición del informe, de 106 páginas, publicada en mayo, Molina había registrado 190 incidentes de este tipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.