Medellín anuncia 2º Congreso Internacional sobre Santa Laura Montoya

“Saberes, prácticas e interculturalidad”, éste será el tema que abordará el 2º Congreso Internacional Laura Montoya Upegui, que tendrá lugar en Medellín los días 1 y 2 de noviembre.

El evento, cuya primera edición se realizó en octubre del 2016, es organizado por la Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena -comunidad fundada por la santa colombiana- con la colaboración de un grupo de docentes e investigadores de la Universidad Católica de Oriente, Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, la Uniclaretiana y la Universidad de Antioquia, en cuya sede se desarrollará el Congreso.

De acuerdo con los organizadores, la finalidad de la iniciativa es la de continuar profundizando en las múltiples facetas del pensamiento de la Madre Laura, y sobre sus implicaciones hoy.

Está dirigido a investigadores, profesores, estudiantes de pregrado y posgrado en Teología, Literatura, Pedagogía, Periodismo, Ciencias Sociales y Humanas, así como personas interesadas en ahondar en la vida y legado de la santa.

Las jornadas de trabajo se desarrollarán en torno a paneles, mesas de trabajo y ponencias en temas como: Eco poética, Misión e interculturalidad, Prácticas editoriales, Biblia y teología, Saber pedagógico y etno educación, e Impacto en la Historia de la Iglesia.

También se abordará el tema “Padre Carlos Mesa: aportes históricos, editoriales y literarios”, y se profundizará en otros saberes legados por la Madre Laura Montoya.

Entre los ponentes invitados, se contará con la presencia de Alfredo Molano Bravo, escritor, sociólogo y periodista colombiano, quien presentará la conferencia “Lauritas: misioneras sociales”.

Santa Laura Montoya Upegui nació el 26 de mayo de 1874 en Jericó, Departamento de Antioquia, Colombia, al interior de un hogar con profundos valores cristianos. Allí es bautizada con el nombre de María Laura de Jesús.

Queda huérfana de padre, quien fue cruelmente asesinado por defender la religión y su país. Una situación que la llevó, junto a sus hermanos y madre, a enfrentar múltiples adversidades, que aprendió a soportar aceptando con amor el sacrificio y fortaleciendo su carácter con cristianos sentimientos.

Con grandes esfuerzos, se hace maestra y formadora de generaciones cristianas. En este contexto siente un fuerte llamado de Dios para acoger y educar a los indígenas del país. Para ello funda en el año 1914 la Congregación de Misioneras de María Inmaculada y Santa Catalina de Sena, desde donde lleva la luz del Evangelio a los habitantes de la Selva.

Una labor que no hubiese sido posible sin el “sí” de otras mujeres que junto a ella se aventuraron a llevar la Buena Nueva a los indígenas. “Necesitaba mujeres intrépidas, valientes, inflamadas en el amor de Dios, que pudieran asimilar su vida la de los pobres habitantes de la selva, para levantarlos hacia Dios”, señaló la Madre Laura en su autobiografía.

Tras llevar el Evangelio a los rincones más inhóspitos de su natal Colombia, la religiosa fallece con fama de santidad el 21 de octubre de 1949 iniciando el camino hacia su canonización el 4 de julio de 1963.

Es beatificada en Roma por San Juan Pablo II el 25 de abril de 2004, y canonizada por el Papa Francisco, también en Roma, el 12 de mayo de 2013. Su festividad litúrgica es el 21 de octubre. Es recordada como una gran maestra, formadora de culturas, escritora innata y gran mística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *