Malta: el Papa pide «seguir defendiendo la vida desde el principio hasta su fin natural»

InfoVaticana

El Papa Francisco ha puesto pie en Malta esta mañana. A su llegada a la isla, fue recibido por el Presidente de la República, George William Vella, y por su consorte. Dos niños con traje tradicional presentaron un homenaje floral al Papa.
Desde el aeropuerto el Santo Padre se trasladó en automóvil al Palacio del Gran Maestre en La Valeta, para la visita de cortesía al Presidente y el encuentro con las Autoridades y el Cuerpo Diplomático.

A las 11.50 horas de esta mañana, el Santo Padre Francisco se reunió con las Autoridades y los Miembros del Cuerpo Diplomático en la Sala del Gran Consejo del Palacio del Gran Maestre.

El Papa Francisco pronunció allí su primer discurso, ante el Presidente de Malta y el personal diplomático allí congregado. Acompañando al Papa también se encuentra el Cardenal Secretario de Estado Pietro Parolin, el Secretario General del Sínodo de los Obispos, el cardenal Mario Grech, el El Arzobispo Metropolitano de Malta, Charles J. Scicluna, y el Obispo de Gozo, Anthony Teuma.

Discurso a las autoridades de Malta

Francisco comenzó señalando que por la posición que ocupa el país, se le puede considerar «el corazón del Mediterráneo». «Quisiera tomar prestada la imagen de la rosa de los vientos, que posiciona las corrientes de aire según los cuatro puntos cardinales, para perfilar cuatro influencias esenciales para la vida social y política de este país», dijo Francisco.

El Pontífice comentó a las autoridades maltesas que «para asegurar una buena convivencia social, no basta con consolidar el sentido de pertenencia; es necesario fortalecer los cimientos de la convivencia, que descansa en el derecho y la legalidad. La honestidad, la justicia, el sentido del deber y la transparencia son pilares esenciales de una sociedad civilmente avanzada».

Unido a lo anterior, hizo hincapié en la necesidad por «acabar con la ilegalidad y la corrupción» y «cultivar la legalidad y la transparencia, que permiten erradicar el delito y la delincuencia, unidos por el hecho de que no actúan a la luz del sol».

En referencia a Malta, el Papa afirmó que «es cierto que en Malta, donde la luminosidad del paisaje alivia las dificultades, la creación aparece como el don que, en medio de las pruebas de la historia y de la vida, recuerda la belleza de habitar la tierra. Por lo tanto, debe protegerse contra la codicia voraz, la codicia por el dinero y la especulación inmobiliaria, que no solo compromete el paisaje, sino el futuro. En cambio, la protección ambiental y la justicia social preparan el futuro y son excelentes maneras de hacer que los jóvenes se apasionen por la buena política».

La actitud de los malteses en defensa de la vida

«Este país europeo, especialmente en su juventud, de hecho comparte estilos de vida y pensamiento occidentales. De ahí derivan grandes bienes -pienso por ejemplo en los valores de la libertad y la democracia- pero también riesgos que es necesario vigilar, para que el afán de progreso no lleve a desprenderse de las raíces», aseguró Francisco en alusión a Malta.

De igual modo, destacó sobre este país que «es un maravilloso «laboratorio de desarrollo orgánico», donde progresar no significa echar raíces en el pasado en nombre de una falsa prosperidad dictada por el lucro, por las necesidades inducidas por el consumismo, así como por el derecho a tener cualquier derecho».

Para un desarrollo saludable, el sucesor de Pedro dijo evitar «dejarse absorber por homologaciones artificiales y colonizaciones ideológicas, que a menudo se dan, por ejemplo, en el campo de la vida, del principio de la vida. Son colonizaciones ideológicas que van en contra del derecho a la vida desde el momento de la concepción».

«En la base de un crecimiento sólido está la persona humana, el respeto a la vida ya la dignidad de cada hombre y mujer. Conozco el compromiso de los malteses de abrazar y proteger la vida. Ya en los Hechos de los Apóstoles os distinguisteis para salvar a tanta gente. Os animo a seguir defendiendo la vida desde el principio hasta su final natural, pero también a custodiarla en todo momento del descarte y el abandono», le pidió Francisco a los gobernantes del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *