Los obispos nicaragüenses esperanzados con la reanudación del Diálogo

Aica.org

 

Aumentan las expectativas y esperanzas en la espera de la apertura del nuevo ciclo de reuniones del Diálogo Nacional, programada para mañana, 27 de febrero, entre el gobierno nicaragüense y los miembros de la oposición. “Espera que todo sea en beneficio de bien común de nuestro pueblo”, expresó ayer el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, en su último día en Roma, luego de mantener una reunión privada con el Santo Padre.

El cardenal Brenes manifestó que el Papa les expresó su total apoyo y cariños al tiempo que le manifestó que “está muy consciente de lo que está pasando en el país y les impartió su bendición”.

Mañana, 27 de febrero, los representantes de los obispos se reunirán en la mesa de negociaciones, como testigos y mediadores, representantes del gobierno y la delegación de la alianza cívica.

Tal como expresó el arzobispo de Managua “el camino que está recorriendo su Iglesia en estos momentos es estar muy cercanos al pueblo sufriente y animando a la reconciliación, una reconciliación que logre curar heridas, porque una reconciliación que no cure las heridas del corazón va a ser muy difícil”.

La Iglesia está tocando las heridas de su pueblo, dijo el cardenal, acompañando a las personas, ya sea las cercanas al gobierno como también las contrarias, porque el pastor no sólo conduce a algunas ovejas, sino que conduce a todas. Las que están sanas y las que están heridas.

Hace solo unos días el nuncio apostólico en Nicaragua, monseñor Stanislaw Sommertag, junto con el cardenal Brenes, asistieron a una reunión de representantes del gobierno con empresarios en los que se expuso la grave situación de crisis. La declaración publicada al final indica que “en el intercambio abierto de opiniones, se confirmó la necesidad de un entendimiento para iniciar las negociaciones, mediante una reunión inclusiva, seria y franca”.

Monseñor Sommertag expresó un deseo sincero: “ante esta oportunidad, debemos promover un clima favorable, para que los resultados de este proceso sean positivos”.

Sin embargo, la tensión en el país sigue siendo alta. Todavía hay muchos presos políticos detenidos y violentos actos de represión contra el pueblo nicaragüense, que nunca dejó de manifestar contra el gobierno del presidente Ortega, mientras que la situación económica en el país comienza a sufrir la crisis social que dura desde hace 10 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *