Los obispos de EE.UU. piden al Vaticano una visita apostólica ante el escándalo McCarrick

«Nos enfrentamos a una crisis espiritual que requiere no solo la conversión espiritual, sino también cambios prácticos para evitar repetir los pecados y fracasos del pasado, que son tan evidentes en el informe reciente», ha dicho el cardenal Daniel DiNardo de Galveston-Houston, presidente de la Conferencia Episcopal de EE.UU. en una declaración hoy, 16 de agosto.

«Se necesitan medidas protectoras más contundentes contra los depredadores en la Iglesia y cualquiera que los oculte», dijo DiNardo, «medidas que mantendrán a los obispos bajo los más altos estándares de transparencia y responsabilidad».

Los obispos invitarán al Vaticano a realizar una visita apostólica oficial a los Estados Unidos para abordar las cuestiones que rodean al arzobispo McCarrick, en consulta con los miembros laicos de la Junta Nacional de Revisión, dijo DiNardo.

En todo caso, los obispos de Estados Unidos no «dejaron en claro qué vía deberían seguir las víctimas para denunciar abusos u otras conductas sexuales inapropiadas por parte de los obispos», reconoció DiNardo, quien pidió el desarrollo de «mecanismos confiables de información de terceros».

Entre los objetivos de los obispos está hacer que los procedimientos canónicos para las quejas contra los obispos sean «más rápidos, justos y transparentes» y «especificar qué restricciones se pueden imponer a los obispos en cada etapa de ese proceso».

DiNardo delineó tres criterios sobre cómo abordarán los obispos los abusos pasados ​​y futuros: la independencia ante la influencia indebida de un obispo, la participación sustancial de los laicos y el respeto por la correcta autoridad en la Iglesia.

«Debido a que solo el Papa tiene autoridad para disciplinar o deponer obispos, aseguraremos que nuestras medidas respetarán esa autoridad y protegerán a los vulnerables del abuso del poder eclesial», agregó la declaración.

La participación de laicos incluirá personas con experiencia en el cumplimiento de la ley, en psicología, en investigación y en otras disciplinas relevantes, según la declaración.

En una reunión a principios de esta semana, el comité ejecutivo de los obispos de EE. UU. subrayó la necesidad de «estos cambios» y se dispuso que presentarán sus objetivos al Vaticano y a todos los obispos de Estados Unidos durante la reunión de otoño de la USCCB en noviembre.

DiNardo terminó la declaración de los obispos con una disculpa:

«Me disculpo y pido humildemente su perdón por lo que mis hermanos obispos y yo hemos hecho y no hemos podido hacer. Cualesquiera que sean los detalles sobre el Arzobispo McCarrick o los muchos abusos en Pensilvania (o en cualquier otro lugar), ya sabemos que una de las causas principales es el fracaso del liderazgo episcopal. El resultado fue que decenas de queridos hijos de Dios fueron abandonados y tuvieron que enfrentar solos el abuso de poder . Esta es una catástrofe moral. También es parte de esta catástrofe el que tantos sacerdotes fieles que persiguen la santidad y sirven con integridad están contaminados por este fracaso.

Resolvemos firmemente, con la ayuda de la gracia de Dios, nunca repetirlo. No me hago ilusiones sobre el grado en que la confianza en los obispos ha sido dañada por estos pecados y fracasos pasados. Tomará trabajo reconstruir esa confianza. Lo que he esbozado aquí es solo el comienzo; otros pasos seguirán.

Permítame pedirles que nos sostengan en estas decisiones. Permítanme también pedirles que oren por nosotros, que nos tomaremos este tiempo para reflexionar, arrepentirnos y comprometernos nuevamente con la santidad de la vida y conformar nuestras vidas aún más a Cristo, el Buen Pastor».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *