Los hijos no obedecen, imitan (los curas, también)

Jorge González Guadalix

Durante unos años llevé grupos de escuela de padres. El cartel con el que comenzamos tenía una frase que jamás he podido olvidar: “Los hijos no obedecen, imitan”. Tanto me impactó, que la he repetido muchas veces en reflexiones y homilías.

 

La gente escucha de muchas maneras. Lo que se habla llega más o menos, pero lo que confirma o no las palabras del hablante es la coherencia entre lo que dice y lo que vive.De nada vale que un padre insista a sus hijos en la necesidad de leer si jamás tomó un libro entre sus manos. De nada que hable de alimentación sana si no sale de la hamburguesa y la lata de cerveza.

 

De nada sirve que los sacerdotes hablemos de oración si jamás rezamos, de austeridad si somos comodones o de frugalidad cuando nos pasamos el día en el bar de copa en copa. Los fieles no obedecen, imitan y se creen o no las cosas dependiendo, en una buena parte, de la coherencia de sus pastores. Ya sabemos, por supuesto, que la fidelidad a Cristo no depende del sacerdote, pero… un comportamiento incorrecto escandaliza y puede mover a la infidelidad o al menos a que nos digan que andamos justitos de vergüenza.

 

Lo digo del sacerdote y desde ahí hacia arriba con más motivo. Los fieles, también los curas, miramos a nuestros obispos con afecto pero también con atención para descubrir, no en sus palabras, sino en sus actos, lo que de verdad para ellos es importante. Por ejemplo, los obispos nos recuerdan a los sacerdotes la necesidad de ejercicios espirituales, pero malamente haremos caso si ellos, por ejemplo, y lo digo ahora que comienzan una tanda, no los hicieran. Es que si los obispos dijeran una cosa y luego hicieran otra, sería, cuando menos, triste y descorazonador.

 

Suelo hablar claro, para bien o para mal. Y saben que hay portales de información religiosa que me gustan más que otros. Y que Religión Digital no me gusta. Hasta ahí, sin problemas. Cada uno tiene el derecho a sus gustos y disgustos. La razón para un servidor es que no me gusta la teología que se defiende desde ese portal, y no me gusta porque algunos de sus teólogos de cabecera y de portada han sido desautorizados por la propia Iglesia. ¿Por ejemplo? Masía, Castillo, Pikaza… Y despotricando cada día contra la doctrina de la Iglesia. No entro en otras cuestiones.

 

Pero claro… A uno le quedan dudas. Porque de las páginas de información religiosa digital más leídas, independientemente de sus formas, las hay ortodoxas del todo y la hay heterodoxa del todo o al menos bastante heterodoxa. Sorprende que los obispos apoyen con dinero, foto, amores y abrazos solo a una o muy especialmente a una. Claramente la página más favorecida en fotos episcopales, publicidad y todo tipo de gestos, es Religión Digital. ¿Nos están diciendo los obispos, al menos algunos, que la pastoral y la teología que hemos de favoreces y recomendar es la de Religión Digital? ¿Qué la comunión eclesial pasa por Vidal y Bastante?

 

A uno con sus años de cura ya no le escandaliza nada. Simplemente que veo cosas que me sorprenden. Nada más. Posiblemente el problema es mío. No hay que dar más importancia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *