Los dueños del futuro de la vida religiosa y de los grupos de la misa antigua

Marco Tosatti / Stillum Curiae / Emanuele Brunatto

13 de septiembre de 2021
Queridos amigos y enemigos de Stilum Curiae, con la transferencia de las realidades que antes estaban bajo la protección de Eccelsia Dei, dentro de la Congregación para la Doctrina de la Fe, a la Congregación que se ocupa de la vida religiosa, este departamento se ha convertido en uno de los más importantes del Vaticano, pudiendo decidir sobre la vida de cientos de miles de consagrados en todo el mundo. Pero, ¿quiénes son los administradores de este centro de poder tan querido por el pontífice reinante? Este retrato despiadado nos llega desde el interior de los muros del Vaticano. Disfruten la lectura.

La “santa” guillotina

Después de la devastadora “Traditionis Custodes”, el mundo tradicionalista mira con miedo y malos presentimientos el futuro de las fraternidades sacerdotales y sociedades de vida apostólica ligadas a la Misa en el rito extraordinario ahora abolido de manera sumaria.

En este sentido quisiera proponer a nuestros queridos hermanos las dos figuras en cuyas manos han sido “confiadas” por el piadoso Pontífice porteño, ahora en lenta pero inexorable decadencia. Me refiero al cardenal Braz de Aviz y al arzobispo Carballo, ambos personajes inquietantes y peligrosos.

El cardenal de Aviz se jacta de que es descendiente de los reyes de Portugal, aunque – palabras que él mismo pronunció -bastardo. El hecho, ya sea real o imaginario, no carece del todo de simbolismo, como bien puede deducirse.

Afiliado a la Teología de la Liberación desde sus primeros pasos en el sacerdocio, bajo el pontificado de Juan Pablo II trató de rociarse con agua bendita, ¿quizás con miras a una carrera futura? – al unirse al movimiento de los Focolares, entonces y hoy respetado y nunca investigado por el Vaticano, a pesar del espíritu transecumenico y su secreto al menos un tanto extraño. Conocemos el resultado: gracias a la influencia de Chiara Lubich en el pontífice polaco, aquí está nuestro Aviz elevado a la condición de obispo en Brasil. Sin embargo, las raíces procomunistas del prelado se mantuvieron intactas, como lo demuestra el hecho de que fue uno de los pocos obispos brasileños que se interesó por el ex presidente Lula cuando estaba en prisión, incluso haciéndolo una visita fraterna durante su estancia en Brasil. En definitiva, entre compañeros nos entendemos …

Posteriormente, gracias a la labor del entonces secretario de Estado de Benedicto XVI, Aviz fue ascendido en Roma en 2013, para sorpresa de la Nunciatura en Brasil, a jefe de la Congregación de Religiosos. Se dice que la secretaria de Bertone era una focolarina, y aquí volveríamos a encontrarnos con el motivo de tal carrera para un personaje tan desconocido y de escaso calibre intelectual.

De hecho, su paso por las diócesis brasileñas había dejado amargos recuerdos. Los sacerdotes se quejaron de la obsesión económica del obispo y de ciertas actitudes contradictorias e incluso escandalosas. ¡Fue él mismo quien reconoció en una conferencia pública su constante tendencia a encubrir a los sacerdotes que tenían hijos! Y de hecho lo hizo incluso con su hermano, ya fallecido, a quien encomendó una parroquia en Brasilia después de haberle garantizado al clero local que lo recibiría pero de manera discreta precisamente porque tenía descendencia. Esta es una información confiable, reportada por sacerdotes que presenciaron los hechos.

Ya instalado en el Vaticano, todavía en el pontificado del Papa Ratzinger, Braz de Aviz se convirtió en protagonista de un acontecimiento poco edificante. Unos años antes de su llegada a Roma, por iniciativa del cardenal esloveno Franc Rodé, la Conferencia de Liderazgo de Religiosas de los Estados Unidos había sido objeto de una Visita Apostólica por graves desviaciones doctrinales y problemas comunitarios (muchas de estas hermanas viven como mujeres de negocios en apartamentos, divididos en grupos de dos o tres). La CDF había estado involucrada, de hecho, para estudiar las desviaciones doctrinales claramente feministas, pro-aborto, pro-LGBT, etc.

Cuando llegó Aviz, las monjas americanas soltaron un suspiro de alivio, mientras el prelado brasileño les sonreía amistosamente. Y no solo eso, se convirtió en su defensor. Extraño, ¿no? A los conservadores los persiguen y castigan sin pruebas, a los progresistas los acogen y perdonan, incluso sin arrepentimiento.

En mayo de 2013, Aviz quiso cerrar el asunto de las monjas de EEUU, dados los nuevos vientos que estaban soplando recientemente en la Iglesia. Pero la CDF se mantuvo firme hasta el punto de resaltar problemas doctrinales de gravedad inusual. Luego, durante un encuentro con 800 monjas americanas celebrado en Roma, el cardenal no tuvo mejor idea que protestar públicamente por la actitud del Prefecto de la CDF, diciendo estas palabras:

“Los cardenales no pueden sospechar unos de otros”. Y en cuanto al rigor doctrinal de la CDF, afirmó: “Estamos en un momento en el que necesitamos revisar algunas cosas. La obediencia y la autoridad deben renovarse, revisarse. La autoridad que manda, mata. La obediencia, que se convierte en copia de lo que dice el otro, infantiliza ”(ver National Catholic Reporter).

Aparte de la espantosa pobreza intelectual, nota característica de todas las intervenciones de Aviz, impresiona escuchar estas palabras de boca de quien ahora usa la autoridad con verdadero autoritarismo, abusando de su poder de manera aterradora. Estos son los contrastes de los revolucionarios, todos involucrados en la demagogia. El caso es que las monjas americanas fueron incluso perdonadas por Bergoglio y la Congregación de Religiosos redujo la pena por errores doctrinales a una simple autocrítica que las mismas monjas debieron haber hecho, con el fin de encontrar “una mayor armonía con la doctrina católica sobre Dios y la creación”. ¡Eso es todo! Besos, abrazos y la historia se acabó.

La actitud de diálogo, acogida y benevolencia hacia las religiosas revolucionarias, pro-aborto y pro-sodomía, fue escandalosa, pero, lamentablemente, no se repitió posteriormente en relación a las congregaciones consideradas “rígidas”, de orientación tradicional. Tanto es así que para Aviz uno de los pocos motivos de preocupación por la vida religiosa es la tendencia conservadora que se observa en los institutos más florecientes, es decir, los que tienen vocaciones. Estos últimos no los acoge, sino que los persigue y los condena. Dos pesos y dos medidas …

Hemos sabido lo que sucedió con algunas congregaciones tradicionales, al menos en lo que respecta a algunos institutos más conocidos como los Franciscanos de la Inmaculada Concepción, masacrados sin piedad. A ellos podemos agregar muchos otros. Parece que hoy en día más de setenta institutos han sido comisariados. Y, aunque Aviz en una conferencia pública reconoció que le gustan las mujeres a pesar de sus setenta y tantos años, ha destruido sin piedad ni justicia muchos institutos femeninos, de probada fidelidad a la doctrina y ricos en frutos apostólicos.

Pas de liberté pour les ennemis de la liberté (No hay libertad para los enemigos de la libertad), dijo Danton. Y como consecuencia directa, los que no razonaban según sus sofismas pasaron a la guillotina, para pagar con la vida el atentado contra la Revolución. Braz de Aviz, de manera similar, niega el diálogo a quienes no piensan como él y usa la guillotina del comisario o del cierre de manera cruel y arbitraria contra quienes se oponen a las pautas de su pensamiento comunista-ecuménico. Los revolucionarios siempre y en todas partes actúan de manera similar.

Habría otras cosas que decir sobre Aviz, pero dejémoslas para otro momento. En cambio, démosle espacio a Mons. Carballo.

Mons. José Carballo fue protagonista, misteriosamente no investigado, de la peor crisis económica de los últimos tiempos en el ámbito religioso. Gracias a él, los franciscanos han redescubierto su pobreza tradicional de forma fulminante, pero ciertamente no por el puro amor de Dios, han caído en la trampa que la codicia tiende a sus seguidores: el fraude.

Según Il Fatto Quotidiano: “En la raíz de la quiebra habría malas inversiones en empresas vinculadas al tráfico ilícito, como drogas y armas”. Se habla en los periódicos de pérdidas de aproximadamente 50 millones de euros. El lío administrativo, que tuvo como protagonista a la Casa Generalicia, terminó también con la muerte por “suicidio” de la corredora milanesa Leonida Rossi.

Fray Carballo era entonces el Padre General y, por tanto, el responsable de la mega operación económica que, según algunas fuentes, no habría sido del todo limpia. Se habla -obviamente rumores pendientes de confirmación- de camiones de efectivo que atravesaban los Alpes para llegar a las arcas de los bancos “neutrales”, e incluso se dice que había la firma de Carballo en los papeles que autorizaban la apertura de cuentas en Suiza. Esta información tendrá que ser investigada y eventualmente confirmada, con toda imparcialidad y seriedad, en tiempos futuros, cuando, como esperamos, habrá un Papa realmente interesado en hacer justicia.

Por ahora, Carballo, aunque tiene la casa general de su orden a tiro de piedra del Vaticano, vive con su secretaria en un bonito apartamento franciscano cerca de la casa de Santa Marta y recorre Roma en un elegante automóvil blanco, que apenas soporta. el peso de su grandeza regordeta. Cabe señalar que otros obispos, como el cardenal Ladaria, permanecieron en sus casas religiosas de origen, trasladándose posteriormente todos los días al Vaticano. ¿Por qué Carballo, en cambio, habría preferido refugiarse dentro de las murallas leoninas, contraviniendo así su carisma de pobreza?

El caso es que fray Carballo, siendo el general de la orden, no podía dejar de ser el responsable de estas operaciones. Esto está confirmado por el Derecho Canónico (c. 636 §1 y 2; c. 638 §3) y las mismas Constituciones de los franciscanos (art. 246, 248 §3). Véanse también los Estatutos Generales (artículos 250, 251, 253), disponibles en Internet. Y si es cierto que dijo: “Yo no tuve nada que ver con eso [las inversiones en Suiza]”, debemos reconocer que estamos ante una gran mentira.

Ya sea por complicidad o por negligencia manifiestamente culpable, Carballo es responsable de la caída de los franciscanos, en una operación con contornos poco claros. Sin embargo, no fue investigado ni por el poder judicial ni por el Vaticano. ¿Por qué razón? Quizás el nuevo Ministro general de la OFM, fr. Massimo Fusarelli, estrecho colaborador de Carballo durante diez años, e incluso uno de los entrevistados en el interesante Informe de la RAI “I poverelli” de Alberto Nerazzini, que recomendamos ver, pueda aportar alguna información.

Irónicamente un personaje como el fray Carballo de esta historia, ha mostrado ante todos su absoluta falta de pudor al asumir el cargo de secretario de Religiosos y, posteriormente, al poner su firma en un documento sobre las pautas de la buena administración en los consagrados. ¡¡¡No hay palabras!!! Cuando el Papa Bergoglio recitó uno de sus mantras -ya no lo hace- sobre la necesidad de al menos avergonzarse, quién sabe qué pensaba de su ayudante de campo en la Congregación para Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica.

A partir de entonces, Mons. Carballo se convirtió en moralizador, y no solo eso. Hoy es sin duda el Santo Justo de la revolución bergogliana, el que pone a los llamados institutos conservadores, que llamaremos simplemente católicos, bajo la inclemencia de la disolución o el comisariamiento.

Bergoglio debe estar satisfecho con la eficacia de su colaborador … La cola de paja, de hecho, es un chantaje bastante eficaz. Pero, ¿cuánto tiempo permanecerá sin quemarse? Sólo el tiempo lo dirá. La venganza de tantas injusticias será del Señor, como nos enseña San Pablo. Mientras tanto, rezamos por los que persiguen a los inocentes.

Finalmente, estos dos personajes son los fieles colaboradores de Bergoglio encargados de cuidar los institutos vinculados a la Misa en el rito extraordinario con “cariño maternal”. No sabemos si desear a nuestros queridos amigos tradicionalistas un santo martirio o, más bien, una valiente resistencia. ¡Estaremos unidos en oración, rogando a Dios que se apresure!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *