Los Ángeles: retiran estatua de Colón en como acto de «justicia restauradora»

«La estatua de Cristóbal Colón reescribe un capítulo manchado de la historia que carga de falso romanticismo la expansión de los imperios europeos y las explotaciones de los recursos naturales y de los seres humanos», según la ex secretaria de Comercio de EE.UU. y actual miembro de la junta de Gobierno de la ciudad, Hilda Solís, autora de la moción.

«Así, la eliminación de la estatua de Colón en Grand Park es un acto de justicia restauradora que honra y abraza el espíritu de resistencia de los habitantes originales de nuestro condado. Con su remoción, comenzamos un nuevo capítulo de nuestra historia en el que aprendemos de errores pasados para que ya no estemos condenados a repetirlos», aseguró en declaraciones recogidas por la cadena NBC.

Para el concejal de la ciudad Mitch O’Farrell, la eliminación de la estatua es un «paso natural en los avances para eliminar la falsa narrativa de que Colón descubrió América». «Además, el mismo Colón fue responsable de genocidios y sus actos contribuyeron al mayor genocidio jamás registrado. Su imagen no se tiene que celebrar en ninguna parte», ha añadido O’Farrell, miembro de la Nación Wyandot de indios americanos.

El concejal Joe Buscaino, de ascendencia italiana, expresó sus reservas sobre la cancelación del Día de Colón e intentó hacer un esfuerzo infructuoso para conseguir la retirada de la moción. «Con o sin Colón, los italianos continuarán celebrando sus sacrificios y contribuciones a este gran país y nuestra gran ciudad», declaró Buscaino.

Reacciones de expertos

María Elvira Roca, autora de Imperiofobia y leyenda negra, ya advirtió hace unos meses de este «nuevo crecimiento de la leyenda negra». En declaraciones a Libertad Digital manifestó que el acto «no es inocente, no son cuatro desadaptados. Es un intento de borrar aquella parte de la realidad que no conviene a aquellos que defienden, a como de lugar, su supremacía moral»

«La desaparición de la población nativa en EEUU se va a justificar echándole la culpa al descubrimiento de América, a Cristóbal Colón y a los españoles. Es una construcción teórica demencial, pero así funciona la leyenda negra. No necesita razonar. Buscas el culpable de algo y ese carga con todo y la opinión pública se cierra sobre eso», asegura la escritora.

Roca desmonta los argumentos usados por los promotores de esta iniciativa: «Si uno se pone a mirar las razones por las que realmente desaparecieron las poblaciones indígenas en California se da cuenta de que estuvieron razonablemente bien y sanas hasta que ese territorio fue incorporado a Estados Unidos. Todo el mundo que lo quiere saber, lo sabe. La mayoría de esas poblaciones desaparecieron en la Fiebre del oro. Es un trampantojo mediático que refuerza la idea de que ellos son almas limpias y puras mientras que los blancos cristianos que les precedieron son los malos. Es una operación de acoso y derribo».

La iniciativa ha sido promovida, entre otros, por el concejal Mitch O’Farrell, quién dijo que «eliminar la falsa narrativa de que Cristóbal Colón descubrió a América. Aquí ya vivían nativos americanos». «Se ha convertido en el héroe de una causa perdida», dice Roca. «Acusa de algo muy feo, de genocidio, y nadie se queja ni se mueve porque te coloca en una situación de inferioridad moral».

La escritora advierte de que es solo el principio de lo que vendrá: «Vamos a cargar con la esclavitud. Todavía no se está viendo demasiado porque no ha habido mucha producción bibliográfica por parte de las universidades anglosajonas, pero se verá. El imperio español terminará por tener la culpa de la esclavitud».

El etnicismo y el indigenismo

Quitar la estatua de Colón no es un movimiento únicamente contra España, sino también contra Italia, como recuerda el escritor y columnista Iván Vélez, autor de Sobre la leyenda negra (2014). «Colón era italiano y esas estatuas fueron promovidas por el lobby italiano que ha perdido fuerza. Ahora toma fuerza el indigenismo y otra serie de movimientos muy potentes», aseguró también a Libertad Digital.

«Está en la línea de lo que estamos sufriendo los españoles desde 1609, fecha en la que Quevedo lo puso de manifiesto en España defendida. Hay muchos grupos interesados. El indigenismo es un movimiento muy pujante desde los años 60 cuando se creó el término etnicismo. Convierte la acción de los españoles en rapaz, sin contrastar nada absolutamente. La cosa no fue así en absoluto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *