La jubilación de Piero Marini

InfoVaticana

El famoso maestro de ceremonias de Juan Pablo II, que desde 2007 presidió el Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales, pasa el relevo al sacerdote Corrado Maggioni, que hasta ahora se desempeñaba como subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Marini, que el 13 de enero cumplirá 80 años, llega así al fin de su carrera eclesiástica, que ha exprimido hasta el último momento. El 13 de septiembre, a cuatro meses de la fecha en la que obligatoriamente llega la jubilación, el Papa nombra un sucesor de Marini, casi cinco años de prórroga.

Nacido en Valverde, provincia de Pavía, fue ordenado sacerdote en Roma en 1965, donde empezó a colaborar con la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos como secretario de Annibale Bugnini.

Bugnini fue el encargado por Pablo VI de acometer la reforma litúrgica promovida por el Concilio Vaticano II, por lo que no goza de muchas simpatías por parte de los defensores de la Misa Tradicional.

El 24 de febrero de 1987, el Papa Juan Pablo II le nombró Maestro de las Celebraciones Litúrgicas Pontificias. El 19 de marzo de 1998, Marini fue consagrado obispo de Martirano. El 20 de septiembre de 2003, con ocasión del XXV aniversario del pontificado de Juan Pablo II, éste le elevó a la dignidad de arzobispo.

Con Benedicto XVI continuó en su puesto durante un par de años y, en octubre de 2007, Ratzinger nombraba a otro Marini, Guido, maestro de ceremonias, colocando a Piero al frente del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales.

Los cargos de la Curia romana, consuetudinariamente, suelen ser por cinco años, que se renuevan o no, dependiendo de la voluntad del Pontífice. Si observamos el tiempo en el que estuvo Marini como ceremoniero Pontificio, vemos como Benedicto XVI sólo pudo renovarle una vez, en 2007, y no lo hizo. En cuanto pudo, nombró Guido, que ha continuado en el puesto hasta 2021, cuando Francisco le ha nombrado obispo de Tortona sin desvelar quien le sustituirá.

El Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales, creado en 1879 por León XIII, es el organismo de la Curia encargado de la preparación y celebración periódica de los congresos eucarísticos internacionales; el último, celebrado la pasada semana en Budapest. El próximo, que tendrá lugar en 2024, se celebrará en Quito, Ecuador, y ya estará dirigido por el nuevo presidente, Corrado Maggioni.

Maggioni, de 65 años, al que se le considera de corriente ‘bugninista’, pertenece a la denominada escuela de San Anselmo, de la que ya hemos hablado en estas páginas y que puede estar detrás de la redacción del motu proprio Traditionis Custodes, que restringió la llamada Misa Tradicional.

Maggioni se desempeñaba hasta ahora como subsecretario de la Congregación para el Culto Divino, organismo que, con esta salida, ya queda completamente renovada. El cardenal Sarah, fuera; Arthur Roche, nuevo prefecto; Francesco Viola, obispo emérito de Tortona ―curiosamente la diócesis para la que ha sido designado Guido Marini―, nuevo secretario; y, finalmente, el español Aurelio García Macías, quedaría como único subsecretario.

Con todos estos movimientos y la publicación de Traditionis Custodes, sólo faltaría ver a quien nombra el Papa Francisco como sucesor de Guido Marini, para encarrilar la orientación litúrgica que quedará de su pontificado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *