La Iglesia en Francia es víctima de una serie de ataques de vandalismo y profanación

Infocatólica

 

Se han reportado al menos 10 incidentes de vandalismo y profanación de iglesias católicas en Francia desde principios de febrero, según las fuentes de noticias francesas.

En iglesias católicas de todo el país los delincuentes han destrozado estatuas, derribado tabernáculos, dispersado o pisoteado la Eucaristía, quemado telas de altares y derribado cruces, entre otros actos de profanación.

Según La Croix International, uno de los primeros incidentes ocurrió el 4 de febrero en la iglesia católica de San Nicolás en Houilles, Yvelines, donde se encontró una estatua de la Santísima Virgen María destrozada en el suelo. La iglesia había experimentado incidentes anteriores de vandalismo apenas unas semanas antes, cuando se encontró la cruz del altar tirada al suelo y la silla del celebrante dañada.

El Observatorio de Intolerancia y Discriminación contra los Cristianos en Europa, un grupo de vigilancia cristiana, documentó otro ataque en la iglesia de San Nicolás el 10 de febrero, cuando se encontró el tabernáculo en el suelo. Un hombre de 35 años confesó a la policía haber cometido el acto.

El 5 de febrero, se encontró un mantel del altar quemado, cruces y estatuas derribadas o desfiguradas en la catedral de Saint-Alain en Lavaur, en el centro-sur de Francia. El secretario de la parroquia descubrió el incendio a tiempo y logro que no se propagara, aunque el humo dañó el altar y las paredes adyacentes. El edificio de 800 años de antigüedad también se había renovado recientemente, informaron fuentes locales.

«Condeno enérgicamente el vandalismo de la Catedral de Lavaur y comparto la indignación provocada por este acto intolerable», dijo Jean Terlier, diputado local del distrito, en un comunicado luego del incidente, según La Croix.

«Dios perdonará. Yo no», dijo el alcalde de la ciudad, Bernard Carayon, sobre el vandalismo, informó La Croix.

El 6 de febrero, justo un día después del incidente de la catedral de Saint-Alain, vándalos en una iglesia católica en Nimes irrumpieron cerca del tabernáculo, obligaron a los feligreses a acostarse en el suelo, dibujaron una cruz en la pared con excrementos y dañaron otros artículos religiosos en la iglesia, según informes locales.

En una declaración publicada en el sitio web de la Diócesis, el obispo Robert Wattebled de Nimes denunció la profanación, que «afecta en gran medida a nuestra comunidad diocesana. El signo de la cruz y el Santísimo Sacramento han sido objeto de graves acciones deshonrosas. Este acto de profanación nos duele a todos porque toca nuestras convicciones más profundas», dijo.

El obispo también anunció que debe celebrarse una misa de desagravio en la iglesia antes de que continúen las misas regulares y señaló que las órdenes religiosas locales de la diócesis ya se habían ofrecido a colaborar con días de ayuno y oración como acto de restauración. Alentó a los católicos laicos a unirse en actos de oración y desagravio.

El Observatorio de Intolerancia y Discriminación contra los Cristianos en Europa documentó otro incidente el 9 de febrero en la Iglesia de Notre-Dame de Dijon en Côte-d’Or, aproximadamente 175 millas al sur y al este de París.

Nuevamente en este incidente, se abrió el tabernáculo y se esparció la Eucaristía. También se tiñó una tela del altar y se rasgó un libro bíblico.

El padre Emmanuel Pic, de la parroquia de Notre-Dame, dijo a La Bien Public News que como no se dañó nada de gran valor monetario, parece que los vándalos solo querían atacar el «corazón de la fe católica».

«No se ha roto nada de valor monetario, pero la intención es lo más impactante. Esto es lo que caracteriza a la profanación», dijo Pic.

Los vándalos parecían saber que atacar el altar y la Eucaristía serían «algo muy fuerte, ya que los feligreses sabeny creen que las especies consagradas durante la misa ya no son solo un pedazo de pan, sino el cuerpo de Cristo», agregó. El sacerdote también publicó fotos de la profanación en su cuenta de Twitter. La misa se reanudó en la parroquia después de que el arzobispo local pronunciara una misa de restauración.

En una declaración publicada en el boletín del grupo, Ellen Fantini, la directora ejecutiva del Observatorio de Intolerancia y Discriminación contra los Cristianos en Europa, se unió a sacerdotes locales, obispos y autoridades civiles para condenar los «impactantes» actos de vandalismo.

«Esperamos sinceramente que los perpetradores sean llevados ante la justicia y que la conciencia de la creciente hostilidad anticristiana en Francia llegue a la plaza pública», dijo.

En una declaración publicada en Twitter el 13 de febrero, el Primer Ministro de Francia, Edouard Philippe, también condenó los actos antes de una reunión con los obispos del país.

«En una semana, en Francia, 5 iglesias destrozadas. En nuestra república se respetan los lugares de culto. Tales actos me impactan y deben ser condenados por unanimidad. Les diré a los obispos de Francia en la reunión del foro de diálogo con la Iglesia Católica», dijo.

Además se están llevando a cabo investigaciones sobre los perpetradores de estos actos de vandalismo.

Si bien aún no está claro si los incidentes están relacionados, recuerdan la serie de ataques y vandalismo que la Iglesia Católica en Francia y Bélgica experimentó en 2016 por pate del Estado Islámico. El peor de esos ataques incluyó el asesinato del padre. Jacques Hamel, quien fue asesinado por jihadistas mientras celebraba la misa en una iglesia en Saint-Etienne-du-Rouvray en Normandía.

Los asaltantes entraron a la iglesia y tomaron como rehenes al sacerdote y a otros 4 rehenes. La policía local informó que la garganta del sacerdote fue cortada en el ataque y que la policía mató a tiros a los secuestradores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *