La conmoción de los obispos por el testimonio de las víctimas de abusos

Vatican insider

 

Una experiencia «conmovedora», «poderosa», cruda, que llega «a lo profundo del corazón», capaz de hacer reflexionar y «llorar». Estas fueron las reacciones que suscitaron los cinco videos con los testimonios de cinco víctimas de abusos sexuales con los que se inauguró la cumbre a la que convocó el Papa con los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo, que se seguirá llevando a cabo en el Vaticano hasta el próximo domingo.

«Ya me he encontrado con supervivientes y sé que, aunque haya puntos en común, cada una de estas historias es única, pero debo decir que hoy me conmoví mucho más de lo normal, me sorprendí hasta las lágrimas», refirió el arzobispo de Brisbane (Australia), Marc Coleridge, durante la rueda de prensa cotidiana. «He escuchado a víctimas, pero hoy fue diferente, debido al contexto extraordinario, una reunión de obispos, con la presencia del Papa. Creo que tocamos inmediatamente una de las cuerdas profundas del encuentro».

Los textos de los cinco testimonios fueron distribuidos por la Sala de Prensa vaticana, pero sus identidades y sus voces fueron celadas a las 190 personas que participan en el encuentro. Fue «una experiencia muy poderosa, emocional», dijo monseñor Charles Scicluna: «Siempre he dicho que para entender la gravedad de la situación debes escuchar a las víctimas, encontrarte con ellas, porque ese es terreno sacro en el que tocamos las heridas de Cristo».

También el padre Federico Lombardi, moderador de la asamblea, se dijo «muy conmovido por los testimonios de las víctimas». Y el padre Hans Zollner, jesuita, psicólogo y referente del comité que organiza la cumbre, quiso subrayar que los testimonios de cinco víctimas de cinco continentes diferentes dejaron claro que el problema de los abusos «no es un problema norteamericano o centro-europeo», y que después de sus palabras, «muy honestas», que «no se ahorraron nada», hubo dos minutos de silencio, durante los cuales «podías sentir que las personas estaban en sintonía con lo que acababan de escuchar».

Precisamente este, aclaró Zollner, es uno de los objetivos del encuentro vaticano: «Las normas legales son importantes, es importante colmar las lagunas, es importante reforzar las responsabilidades, pero es también importante el empeño con el corazón, porque solamente con una motivación fuerte se pueden alcanzar los objetivos» de una efectiva tutela de los menores.

Para el presidente del Centro para la Protección de los Menores de la Pontificia Universidad Gregoriana, «una vez que escuchas con oído abierto, mente abierta y corazón abierto, no puedes permanecer indiferente: el primer punto es que las personas abran los oídos, la mente y el corazón».

También monseñor Jean-Claude Hollerich, jesuita, arzobispo de Luxemburgo y presidente de la Comisión de las Conferencias Episcopales de la Comunidad Europea (COMECE), dijo a los periodistas al final de la sesión matutina que los obispos quedaron «muy conmovidos» por los testimonios de las víctimas, un mensaje que «llegó al fondo del corazón». Tan es así que varios de los participantes lloraron.

Hoy por la tarde, como mañana y pasado mañana, intervendrán personalmente en la asamblea, a puerta cerrada para tutelar su privacidad, otras víctimas. Una delegación de víctimas se reunió ayer con el comité que organiza la cumbre. La Santa Sede había pedido que los obispos se reunieran con víctimas de sus países antes de llegar a Roma para el encuentro de estos días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *