La apostasía silenciosa de muchos católicos laicos e incluso de muchos sacerdotes

InfoVaticana / Charles J. Chaput

El arzobispo Charles J. Chaput, O.F.M. Cap., ha sido una voz prominente en la Iglesia durante décadas. Sacerdote capuchino, fue obispo de la diócesis de Rapid City (Dakota del Sur) de 1988 a 1997, cuando fue nombrado arzobispo de Denver, cargo que ocupó hasta 2011. Fue arzobispo de Filadelfia desde 2011 hasta su jubilación en 2020.

El portal Catholic Word Report ha compartido un discurso que pronunció Chaput en el Seminario St. Francis De Sales, Milwaukee, el 4 de abril de 2022 y que repoducimos parcialmente a continuación:

El mundo siempre ha sido un lugar peligroso. Pero es especialmente así ahora. Estamos viviendo una especie de reforma cultural global que no se ha visto, al menos aquí en la civilización que llamamos «Occidente», desde Lutero y las Guerras de Religión y la Ilustración, desde los Pioneros en EEUU.

Nosotros, en EEUU, nos enorgullecemos del marco de nuestra fundación. Y con razón. Los Fundadores crearon una cultura de la ley, la libertad y la esperanza de un futuro mejor, única en la historia, basada en la responsabilidad personal y moldeada por la unión de la moralidad bíblica y el pensamiento de la Ilustración. La Fundación estuvo lejos de ser perfecta. La tolerancia a la esclavitud fue su peor mancha. Y el trato de los pueblos nativos, gente como mis antepasados Potawatomi, originarios de aquí en Wisconsin, fue todo menos amable. Pero en general, el éxito del experimento habla de la bondad básica de sus orígenes.

Ese es nuestro mito de la creación nacional. Pero es un mito verdadero; un mito hecho realidad por el trabajo y los sacrificios de generaciones. La pregunta es si podemos sostenerlo; si el mito puede seguir siendo cierto. Y eso lleva a otras dos preguntas: si las vidas humanas son preciosas, y por supuesto que lo son, ¿vale la pena arriesgarlas por una nación cada vez más definida por la disfunción sexual, el consumismo compulsivo, la indiferencia u hostilidad hacia la fe religiosa y las corporaciones que interfieren con el discurso público legítimo de un pueblo? ¿Cuándo, si valiera alguna vez, vale la pena morir por una cultura de cancelación? ¿En qué momento esa cultura merece un funeral rápido y mal atendido?

Una de las cosas que están mal en nuestro país en este momento es el vaciamiento y la remodelación de todas las palabras clave en el léxico público de nuestro país; palabras como democracia, gobierno representativo, libertad, justicia, debido proceso, libertad religiosa y protecciones constitucionales. El lenguaje de nuestra política suena familiar. Pero el contenido de las palabras es diferente. Votar sigue siendo importante. Las protestas públicas y las cartas a los miembros del Congreso todavía pueden tener efecto. Pero cada vez más la vida de nuestra nación se rige por órdenes ejecutivas, extralimitaciones judiciales, interferencia corporativa y de los medios de comunicación, y agencias administrativas con poca responsabilidad ante el Congreso.

La gente está enojada. Están enojados porque se sienten impotentes. Y se sienten impotentes porque en muchos sentidos lo son. Las élites culturales y políticas de Estados Unidos hablan mucho sobre igualdad, oportunidades y justicia. Pero se comportan como una clase privilegiada con una autoridad basada en sus conexiones y habilidades. Y luego se sorprenden cuando los ciudadanos frustrados apoyan la grandilocuencia de un hombre como Donald Trump.

Los católicos ayudamos a crear este momento. Los católicos vinieron a este país para construir una nueva vida. Lo hicimos excepcionalmente bien aquí. Lo hemos hecho tan bien que, a estas alturas, los católicos están en gran parte tragados y digeridos por una cultura que blanquea las fuertes convicciones religiosas en nombre de la tolerancia y adormece nuestros anhelos por lo sobrenatural con un río de bienes de consumo.

Para decirlo de otra manera, estábamos destinados a ser levadura. Ese es nuestro propósito en el mundo. En cambio, bastantes de nosotros, los católicos, nos abrimos camino hacia esa misma clase de liderazgo que el resto del país envidia y resiente. Y el precio de nuestra entrada ha sido el traslado de nuestras verdaderas lealtades y convicciones de la Iglesia de nuestro bautismo a la nueva “Iglesia” de nuestras ambiciones y apetitos. Personas como Nancy Pelosi y Joe Biden no son anomalías. Son parte de una multitud muy grande que atraviesa todas las profesiones y los dos principales partidos políticos.

Durante sus años como obispo de Roma, Benedicto XVI tuvo el talento de ser muy franco al nombrar el pecado y llamar a la gente a la fidelidad. Pero, al mismo tiempo, modeló esa fidelidad con una calidez personal que revelaba su belleza y desarmaba a las personas que lo escuchaban. Habló varias veces sobre la “apostasía silenciosa” de tantos laicos católicos hoy e incluso de muchos sacerdotes. Y sus palabras se han quedado conmigo a lo largo de los años porque las dijo con un espíritu de compasión y amor, no de reprensión.

Apostasía es una palabra interesante. Proviene del verbo griego apostanai, que significa rebelarse o desertar; literalmente “alejarse de”. Para Benedicto, los laicos y los sacerdotes no necesitan renunciar públicamente a su bautismo para ser apóstatas. Simplemente necesitan guardar silencio cuando su fe católica exige que hablen; ser cobardes cuando Jesús les pide que tengan valor; “alejarse” de la verdad cuando realmente necesitan vivir por ella, trabajar por ella y, si es necesario, morir por ella.

Siempre he sido adsmirador del difunto erudito jesuita, John Courtney Murray. Murray a veces es visto hoy como demasiado elevado en Estados Unidos; demasiado ingenuo acerca de sus defectos; demasiado ambicioso sobre sus posibilidades. Y verdaderamente amaba los mejores ideales de nuestro país, porque esos ideales son dignos de honor y merecen nuestra lealtad.

Pero también dijo esto: La cultura en los EEUU, tal como existe, es en realidad la quintaesencia de todo lo que es decadente en la cultura del mundo cristiano occidental. Parecería erigida sobre la triple negación que ha corrompido la cultura cristiana en sus raíces: la negación de la realidad metafísica; la de la primacía de lo espiritual sobre lo material; y de lo social sobre lo individual. Su característica más llamativa es su profundo materialismo. Ha dado a los ciudadanos todo por lo que vivir y nada por lo que morir. Y su logro puede resumirse así: ha ganado un continente y ha perdido su propia alma.

Para Murray, no hay verdadero “humanismo” sin la cruz de Jesucristo. Y el trabajo de reconstruir y construir una mejor cultura en los EEUU no comienza con la violencia sino con la conversión de nuestros propios corazones. Este es el único tipo de revolución que dura; el único tipo de revolución con el poder de cambiarlo todo.

Entonces, ¿adónde voy con todo esto?

Los datos del Instituto de Liderazgo Católico sugieren que más del 70 por ciento de los obispos católicos de EEUU caen en la categoría de “aversión al conflicto”. Eso puede parecer alto, pero no debería sorprender. A los obispos no les gustan los conflictos. Y por experiencia, entiendo por qué. Los obispos tienen el deber de pastorear a su pueblo con espíritu de caridad; y eso significa toda su gente, incluyendo a los más descarriados, molestos y difíciles. Requiere paciencia. Exige prudencia. Y en la plaza pública, los obispos también tienen el deber bíblico de honrar al emperador, incluso a un mal emperador; en otras palabras, respetar y obedecer la autoridad secular sin violar las creencias fundamentales de la fe cristiana.

Pero no todo conflicto es malo. A veces es el único camino abierto a un corazón honesto. Y a veces un llamado a la paciencia o a la prudencia son realmente una excusa para la falta de coraje. En la medida en que tratamos de encajar en una cultura que es cada vez más hostil a lo que los católicos siempre hemos creído, que es lo que hemos estado haciendo durante décadas, repudiamos con nuestras acciones lo que afirmamos tener como sagrado con nuestras palabras.

Ninguna persona, ni ninguna Iglesia, puede sobrevivir por mucho tiempo con lealtades divididas. Pero ahí es exactamente donde nos encontramos. Si los católicos ya no atesoran su fe, o su privilegio de discipulado, o su llamado a la misión, entonces nosotros, sacerdotes y obispos, padres y maestros, no tenemos a nadie a quien culpar sino a nosotros mismos. No podemos controlar los cambios en la tecnología o la demografía o las mareas de nuestra economía, o los nuevos desafíos que crean. Pero nosotrospodemos controlar dónde ponemos la pasión y la energía de nuestro corazón.

Servimos a la verdad diciendo la verdad con tanta alegría y persuasión como podamos. Tenemos la prueba de un precedente. La fe cristiana en Jesús Resucitado convirtió al imperio romano. Y lo que alguna vez fue nuestra nación, hoy corre el riesgo de convertirse cada vez más en una Nueva Roma con todos los defectos inhumanos que eso implica. El Evangelio cambió el curso de la historia y dio sentido a toda una civilización. Dios ahora nos está llamando , ahora mismo, comenzando con todos nosotros aquí esta noche, para hacer lo mismo.

Lo que me lleva de vuelta, finalmente, a donde comenzamos con estos comentarios. Y quiero cerrar con algunos pensamientos especialmente para los seminaristas presentes.

Un hombre de mi edad, a menos que haya estado dormido la mayor parte de su vida, es muy bueno para nombrar y explicar los problemas y por qué ciertas cosas no funcionan para solucionarlos. Pero las mismas experiencias que lo hacen bueno en el análisis, pueden cegarlo a nuevas ideas y soluciones. La Iglesia siempre necesita reforma y renovación, buscada con fidelidad y confianza en lugar de miedo.

Por eso las nuevas vocaciones son tan importantes. Debemos tener mucho cuidado de no hipnotizarnos con nuestras preocupaciones y ansiedades. La “nueva evangelización” no es fundamentalmente tan diferente de la “vieja evangelización”. Comienza con la alegría de la conversión personal, luego con el testimonio y la acción, y se nutre de amistades sinceras entre católicos comprometidos, no con programas burocráticos o planes que suenan elegantes. Estas últimas cosas pueden ser importantes. Pero nunca son el meollo del asunto.

Cuando fui ordenado obispo, un viejo y sabio amigo me dijo que cada obispo debe ser en parte radical y en parte conservador de museo: un radical en la predicación y vivencia del Evangelio, pero un protector de la memoria cristiana, la fe, la herencia y la historia que nos entreteje. en un solo pueblo creyente a lo largo de los siglos. Intento recordar eso todos los días.

A nosotros en EEUU nunca les ha gustado la historia. La razón es simple. El pasado viene con obligaciones en el presente, y la ilusión más preciada de la vida de este pais es que podemos hacernos y rehacernos a voluntad. Pero nosotros los cristianos somos diferentes. Somos, ante todo, una comunión de personas en misión a través del tiempo, y nuestro significado como individuos proviene del papel que desempeñamos en esa comunión e historia más amplias.

Si queremos recuperar lo que somos como Iglesia, si queremos renovar la imaginación católica y ser levadura en el mundo, debemos comenzar por desenchufar nuestros corazones de los supuestos de una cultura que todavía parece familiar pero que ya no lo es realmente lo «nuestro».

Es un momento de coraje y franqueza, pero no es el primero de su tipo. Este no es un momento oscuro a menos que lo hagamos así. Simplemente estamos una vez más en la noche anterior a la Resurrección. La noche pasa. Y ya sabemos cómo termina la historia; solo necesitamos grabarlo en nuestros corazones. La gratitud es el comienzo de la alegría. Este es un momento de privilegio y oportunidad, no de derrota.

La reverencia por el pasado es algo bueno, pero aferrarse a estructuras y suposiciones que ya no tienen vida no lo es. Se nos ha dado el don de ser parte de la obra de Dios para reconstruir, y construir mejor, el testimonio de su Iglesia en el mundo. Así que oremos unos por otros, y demos gracias a Dios unos por otros; y levantemos nuestros corazones para perseguir la misión, y crear el futuro, que Dios se propone.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *