Jornada Mundial del Migrante y Refugiado: «Que ellos no caminen más de la cuenta…»

En el marco de la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado, que la Iglesia Católica anima este 25 de septiembre, monseñor Juan Carlos Barreto, presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social, hace un llamado a todo el pueblo colombiano, de manera especial a los cristianos católicos, para que este día, sea una ocasión para generar en la sociedad espacios de inclusión.

“Es necesario como lo dice el Papa que miremos el futuro acogiendo a los refugiados y a los migrantes, no excluyéndolos de la sociedad, sino acogiéndolos, acompañándolos, integrándolos y brindándoles las oportunidades necesarias”.

El también obispo de Soacha, invita para que esta fecha no pase desapercibida en el corazón de los colombianos, antes bien, sea aprovechada para la oración y la participación en las diferentes jornadas que se programen desde la Iglesia. “Que vivamos esta jornada unidos al sufrimiento de muchos, pero también a la esperanza que tienen los migrantes y los refugiados, de ser acogidos en diferentes contextos sociales”, señala el prelado.

Testimonio de gratitud a las Cáritas
Por su parte el padre Rafael Castillo Torres, director del Secretariado Nacional de Pastoral Social (SNPS), agradece e invita a interiorizar el mensaje enviado por el Papa Francisco titulado: “Construir el futuro con los migrantes y refugiados”, que exhorta a reconocer que el futuro de la humanidad pasa también por el reconocimiento y la acogida que se le debe dar a los migrantes y refugiados.

En este contexto agradece el testimonio y permanente trabajo que desde las Cáritas latinoamericanas y bolivianas se viene desarrollando en favor de esta población vulnerable. “Allí estamos acompañando y resignificando la vida y la esperanza de nuestros pueblos como Cáritas hermanas, no solamente el grupo de trabajo por Colombia, sino también las Cáritas latinoamericanas y este grupo fuerte de las caritas bolivarianas”.

Dos grandes desafíos para con los migrantes
El directivo al recordar que somos un pueblo en marcha, un pueblo de esperanza, invita a agradecer a Dios y pedir de él la gracia para fortalecer la fe, la vida y el caminar juntos en la solidaridad como lo invita el Papa Francisco, siempre en favor de esta población que muchas veces es discriminada y aislada.

Por lo anterior, propone avanzar en dos grandes desafíos que permitan el acercamiento y el apoyo a los migrantes y refugiados. Ellos son: “primero, reconocer que ellos no son unos extraños, son personas que no conocemos; y segundo, que ellos no caminen más de la cuenta y que al llegar hasta nosotros sientan que verdaderamente valió la pena”.

Un llamado desde la Iglesia para “acoger, proteger, promover e integrar”

Recordemos que el Papa Francisco en su mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y Refugiado del año 2018, señalaba que “no podemos desconocer el drama de millones de personas que huyen de la violencia y las guerras, y también como una expresión de solidaridad y responsabilidad con todas las personas refugiadas”, por lo que propuso como respuesta común la de articular los esfuerzos entorno a cuatro verbos: “acoger, proteger, promover e integrar”.

Atendiendo a este llamado, el directivo observa que desde la Conferencia Episcopal de Colombia, a través del Secretariado Nacional de Pastoral Social – Cáritas colombiana, se hace la invitación a seguir atendiendo y acogiendo a esta población, resaltando de ellos, las potencialidades y las fortalezas que tienen, siendo esto un hecho positivo como aporte para el enriquecimiento de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.