Instan a Biden a unirse a la coalición no hay «derecho internacional» al aborto.

CNA / InfoCatólica

20/11/22
Hace dos años, en 2020, Estados Unidos acogió la ceremonia de firma de la DGC. En aquel momento, firmaron 35 naciones que representaban a más de 1.600 millones de personas. Posteriormente, Estados Unidos retiró su firma bajo el gobierno de Biden.

Los senadores estadounidenses piden al presidente Joe Biden que se vuelva a unir a la creciente coalición de 37 países que consideran que no existe un «derecho internacional» al aborto, después de que él mismo retirara previamente el apoyo de Estados Unidos.

Los senadores republicanos Steve Daines, de Montana, y James Lankford, de Oklahoma, presentaron el jueves una resolución en la que solicitan a Biden que vuelva a comprometer a Estados Unidos con la Declaración del Consenso de Ginebra (DGC), una declaración que promete apoyar la salud y el bienestar de las mujeres, la familia como fundamento de la sociedad y el derecho a la vida de todo ser humano.

Hace dos años, en 2020, Estados Unidos acogió la ceremonia de firma de la DGC. En aquel momento, firmaron 35 naciones que representaban a más de 1.600 millones de personas. Posteriormente, Estados Unidos retiró su firma bajo el gobierno de Biden.

«El presidente Biden debería revertir esta decisión y hacer que Estados Unidos se reincorpore a la Declaración», dijo Daines en un comunicado de prensa. «Proteger a los más vulnerables de entre nosotros es una batalla en la que todos deben trabajar y juntos podemos trabajar por un futuro que reconozca la dignidad de cada vida, en todas partes».

Lankford añadió: «Es vergonzoso que Estados Unidos renuncie a su liderazgo moral en la escena internacional, pero esta resolución afirma el compromiso de Estados Unidos de proteger la vida y defender a las familias».

Daines y Lankford, junto con la representante republicana de Georgia Jody Hice, actuaron como copresidentes honoríficos del Congreso en un almuerzo de conmemoración del Día Mundial del SIDA celebrado en el Russell Senate Office Building de Washington, D.C., el jueves.

Una serie de dignatarios extranjeros, legisladores estadounidenses y representantes de organizaciones sin ánimo de lucro asistieron al acto patrocinado por el Instituto para la Salud de la Mujer (IWH), una organización dedicada a la política sanitaria de la mujer. Valerie Huber, presidenta y consejera delegada del IWH, fue la artífice del CGD mientras trabajaba en el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

«Vi que las necesidades de la salud de las niñas y las mujeres en todo el mundo quedaban sin respuesta debido a las agendas ideológicas, y el GCD se creó en respuesta a eso: para dar a los países una forma de unirse en torno a valores comunes y promover la salud y la prosperidad», dijo a CNA.

En el acto, anunció que Kazajstán se unía a la coalición. Calificó la incorporación del país como un «indicio esperanzador de que habrá más en 2023».

Junto a líderes de todo el mundo, Daines y Lankford también pronunciaron sendos discursos en el almuerzo.

«A pesar de que el presidente Biden ha retirado triste y trágicamente a Estados Unidos de la declaración, les diré que esto no representa la opinión del pueblo estadounidense», dijo Daines.

Citando la reciente decisión del Tribunal Supremo de anular el caso Roe contra Wade y dejar la cuestión del aborto en manos del pueblo y de sus representantes elegidos, añadió: «Lo que Estados Unidos ha conseguido en la cuestión de la vida en el último año es motivo de agradecimiento».

«El hecho de que Estados Unidos reconozca ahora que no hay ningún derecho al aborto escrito con tinta invisible en la Constitución de nuestra nación», subrayó ante los líderes mundiales, «debería animarnos a todos en nuestros esfuerzos compartidos para que el derecho internacional y los acuerdos internacionales no estén realmente escritos para inventar un derecho internacional al aborto que anule las leyes debidamente activas de vuestros países que protegen a los bebés antes de nacer».

Lankford deseó que, algún día, Estados Unidos considere incuestionable la protección de los no nacidos.

«Creo que, edwe1n las próximas décadas en todo el mundo, las naciones mirarán hacia atrás en su historia, cuando solían destruir a los niños porque eran inconvenientes, y dirán: “¿Por qué hicimos eso?”». Al igual que hacemos en nuestra nación, cuando miramos hacia atrás y decimos: «¿Por qué tuvimos alguna vez esclavitud en nuestra nación? ¿Por qué tuvimos una época en la que las mujeres no podían votar en nuestra nación?».

En 2021, Daines y Lankford también introdujeron una resolución concurrente para celebrar el primer aniversario de la puesta en marcha del GCD.

En el momento de su firma, en 2020, el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, dijo que fue escrito en parte en respuesta a una «tendencia preocupante» en las Naciones Unidas, con más naciones y organismos de apoyo de la ONU que consideran el aborto como un «derecho humano universal».

En cuanto al aborto, la DGC condena el uso del aborto como «método de planificación familiar» y mantiene que «no hay derecho internacional al aborto».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.