Hoy como antano al pie del sinai

Por definición, el agente provocador, es aquél que se introduce con determinadas intenciones para generar reacciones específicas.

Es realista, por cristiano, considerar al actual Vicario de Cristo de esta forma y a la vez no entrar en juicios sobre sus intenciones.

La polarización se caracteriza porque, un polo alega estar del lado de Cristo y otro, del lado del papa y, por ende, del lado de Cristo.

El primero, ha optado por conservar la sana doctrina y, el segundo, por darle un fuerte empujón al mejor estilo de nuestro amado papa.

En medio de ello, existe una muchedumbre que se mantiene al margen, ya sea porque no la alcanza la información, porque no la entiende o porque posee una concepción errónea de varias cuestiones vitales, tal como de la figura del pontífice.

Al respecto solo mencionaré que, por ejemplo, consideran que el papa es elegido por el Espíritu Santo tal como si éste anulara la libertad de los cardenales con el propósito de que eligieran únicamente al santo varón que Dios tuviera planeado.

Cosa que es absolutamente falsa ya que, de anular el Espíritu Santo la libertad para imponer la suya, no habrían sido elegidos pésimos papas a lo largo de la historia de la Iglesia.

En este sentido, es vital que se comprenda que la gracia nos es dada para elegir el bien, nunca el mal.

El caso es que, algunos dentro de la muchedumbre mencionada, tarde o temprano, se dará cuenta que no solo están en medio de dos polos que tiran en direcciones opuestas sino bajo la figura de un papa cuya autoridad ha sido puesta en duda.

En ese momento no solo advertirán que, en su mayoría, los obispos y párrocos, optan por guardar silencio sino que, una vez que se toca el tema, se polarizan las opiniones.

Será un momento delicado en el que, los advertidos, notarán que están solos y que, queriéndolo o no, la situación les exige tomar posición respecto a ponerse

a. del lado de Cristo o,

b. del lado del papa quien, como es lógico, afirma estar del lado de Cristo

Una vez dentro de esta encrucijada a quién podrán recurrir?

Deberán recurrir a Cristo.

Adónde lo hallarán?

En la gracia que Dios derrama en sus corazones.

Deberán entregarse a ella con absoluta confianza.

Mi recomendación es que, una vez advertida la tensa situación, se hagan a la idea de que son como los hebreos que, tras salir de Egipto, permanecerán solos al pie del Sinaí hasta que se defina el asunto del Decálogo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *