Hong Kong quiere prohibir que el Partido Independentista complazca a Beijing

El gobierno de Hong Kong está discutiendo la prohibición del partido independentista en los últimos días. El portavoz y fundador Andy Chan afirma haber recibido una notificación de la policía. Si se implementa la orden, será ilegal ser miembro del partido, actuar en su nombre o recaudar fondos. La pena podría ser de hasta tres años en prisión y 12 mil dólares en multas.

El oficial de seguridad de Hong Kong, John Lee, declara que los independentistas tienen 21 días para apelar contra la orden y demostrar por qué “no se deben prohibir”. “En Hong Kong tenemos libertad de asociación, pero este derecho no está exento de restricciones”, dice Lee. “El partido podría ser prohibido en interés de la seguridad nacional”.

Las restricciones a las políticas pueden implementarse por los motivos enumerados en la Carta de Derechos, como “seguridad nacional o seguridad pública, orden público, protección de la salud pública, moral o protección de los derechos y libertades de los demás”, explica Lee.

De conformidad con el Artículo 8 (1) (a) de la Ordenanza se puede recomendar al Secretario de Seguridad que prohíba a una organización si hay problemas de seguridad nacional o si se infringen los derechos de otros. Sería la primera vez desde 1997, el paso de Hong Kong a China, que se utilizaría esa sección de la ley.

El activista pro-democracia Joshua Wong afirma que la amenaza muestra el verdadero rostro de la interferencia china en el antiguo territorio británico: “Hemos entrado en una nueva era de ‘terror blanco’, en la que los pensamientos y las palabras pueden considerarse una acusación de subversión del orden estatal”.

Y continúa: “En los últimos años, el gobierno de Hong Kong ha utilizado la excusa para proteger la seguridad nacional para manipular los procedimientos administrativos y silenciar a los disidentes, como la suspensión de los procedimientos de registro de la organización para ciertos partidos políticos y la exclusión de candidatos”.

El partido independentista fue fundado en 2016 para defender la independencia de Hong Kong. Ese año fue excluido de las elecciones legislativas. Si bien en los últimos dos años no ha recibido permiso para celebrar manifestaciones públicas o protestas.

Chris Patten, el último gobernador británico de Hong Kong explica: “Intentamos reformar la ley sobre en los años 90. Estaba claro que las definiciones vagas en la legislación dejaban espacio para el abuso. Es decepcionante ver que esa legislación ahora se usa políticamente para pronunciar sentencias extremas contra los pro-demócratas y otros activistas.”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *