Fraternidad de San Pedro celebra sus 30 años de existencia celebraciones en Roma y México

La Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, dedicada especialmente a la celebración de la liturgia católica en la forma extraordinaria del Rito Romano celebró el pasado 18 de octubre varias Eucaristías de acción de gracias por sus 30 años de existencia. El aniversario fue destacado con una peregrinación a Roma y diversas celebraciones, entre las cuales se cuenta una Eucaristía en el Santuario de Nuestra Señora de Zapopan en la ciudad de Guadalajara, México.

La celebración en Roma tuvo como uno de sus momentos más significativos la celebración matutina de una Eucaristía ante la tumba del Apóstol San Pedro en el Vaticano, presidida por el P. Zachary Akers, quien dirigió la peregrinación. Una Misa Solemne fue presidida más tarde por el Superior General de la Fraternidad, P. Andrzej Komorowski, el Superior para Norteamérica, P. Michael Stinson y el P. La Croix, proveniente de Francia, en la iglesia de la Santissima Trinità dei Pellegrini, parroquia administrada por la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro en la ciudad de Roma.

Además de las celebraciones en la Ciudad Eterna y otros países, la Fraternidad llevó a cabo una celebración en la ciudad de Guadalajara, donde sirve desde hace años en una de sus parroquias y donde se conmemora además 10 años de presencia en el país. La Eucaristía, celebrada en la Basílica de Zapopan, fue presidida por el P. Daniel Heenan.

“Hace 30 años, nuestros fundadores presentaron una petición al Papa, en Roma, diciéndole que tenían la esperanza de que las autoridades eclesiásticas nos establezcan canónicamente como una sociedad para que podamos trabajar en la realización de nuestra vocación particular: dedicarnos al pueblo de Dios, sobre todo en la formación de futuros sacerdotes en un auténtico espíritu católico”, relató el sacerdote en su predicación.

“Como ustedes saben bien, también estamos celebrando 10 años de nuestra fundación aquí en México, y en esta empresa la Virgen ha tomado un papel grandísimo”, afirmó el P. Heenan. “Nuestro Seminario en Estados Unidos se llama Nuestra Señora de Guadalupe y fue fundado en 1994, y varios años después, por esa advocación que dieron al Seminario, surgió la inquietud de unos seminaristas de venir y conocer la tierra donde vive su Santa Patrona.

Ella nos trajo aquí y Ella mandó que nos quedáramos. Entonces pedimos a la Virgen Santísima que siga derramando sus bendiciones sobre nuestra obra y sobre los fieles que nos han sido encomendados”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *