Fiesta del Bautismo del Señor

Al comienzo de la ceremonia, se hizo la pregunta: “¿Qué pides por tus hijos?” Y todos dijeron: “Fe”. Pides a la Iglesia la fe para tus hijos, y hoy recibirán el Espíritu Santo y el don de la fe, cada uno en su propio corazón, en su propia alma. Pero esta fe debe desarrollarse, debe crecer. Sí, alguien me puede decir: “Sí, sí, deben estudiarlo …”. Sí, cuando van al catecismo estudiarán bien la fe, aprenderán la catequesis. Pero antes de ser estudiado, la fe debe ser transmitida , y este es un trabajo que depende de usted. Es una tarea que reciben hoy: transmitir la fe , la transmisión de la fe. Y esto se hace en casa.. Porque la fe siempre debe ser transmitida “en dialecto”: el dialecto de la familia, el dialecto de la casa, en la atmósfera del hogar.

 

Esta es tu tarea: transmitir la fe con el ejemplo, con palabras, enseñando a hacer la señal de la Cruz . Esto es importante Mira, hay niños que no pueden hacer la señal de la cruz. “Haz el signo de la cruz”: y haz algo así, para que no entiendas lo que es. En primer lugar, enséñales esto.

 

Pero lo importante es transmitir la fe con tu vida de fe : ellos ven el amor de los esposos, quienes ven la paz de la casa, quienes ven que Jesús está allí. Y me gustaría un consejo, lo siento, pero lo recomiendo: nunca pelee frente a los niños, nunca. Es normal que los cónyuges se peleen, es normal. Lo contrario sería extraño. Hazlo, pero que no escuchen, que no vean. No sabes la angustia que recibe un niño cuando ve a sus padres pelearse. Esto, me atrevo, es un consejo que te ayudará a transmitir la fe. ¿Es malo discutir? No siempre, pero es normal, es normal. Pero que los niños no ven, no sienten, por angustia.

 

Y ahora continuaremos con la ceremonia del bautismo, pero ten esto en mente: tu tarea es transmitir su fe. Pásalo en casa porque la fe se aprende allí; luego uno estudia catequesis, pero en casa [uno recibe] fe.

 

Y antes de continuar, me gustaría decirle algo más: usted sabe que los niños se sienten hoy en un ambiente extraño: un poco demasiado calientes, están cubiertos … Y sienten el aire sensual … Entonces lloran porque tienen hambre, tienen hambre . Y una tercera razón para llorar es el “llanto preventivo”. Una cosa extraña: no saben qué va a pasar y piensan: “Primero lloro, luego veremos …”. Es una defensa. Te digo: que sean cómodos. Ten cuidado de no cubrirlos demasiado. Y si lloran de hambre, amamántalos. A las madres, les digo: Amamante a los niños, tranquilos, el Señor quiere esto. ¿Por qué, dónde está el peligro?, Que también tengan una vocación polifónica: uno comienza a llorar uno, y el otro hace el contrapunto, y luego el otro, y al final es un coro de lágrimas.

 

Y así avanzamos en esta ceremonia, en paz, con la conciencia de que es su turno de transmitir la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *