Fallece el padre Carlos, director espiritual chileno del Papa Francisco

“Carlos era bedel y era… el rey del sentido común”. Con esas palabras, el Papa se refirió a Carlos Aldunate. Su antiguo director espiritual, sacerdote, exorcista y pastor incansable. Fue el 16 de enero pasado, durante la visita apostólica de Francisco a Santiago de Chile. Sin importar su avanzada edad y su frágil estado de salud, él quiso estar presente en el diálogo privado entre el pontífice y los jesuitas de su país. Seis meses después, la madrugada de este miércoles 18 de julio, partió a la casa del padre.

La noticia corrió veloz entre quienes lo conocieron y se cuentan entre su grey. Aldunate falleció aproximadamente a las 3 de la madrugada, en la casa donde pasaba sus días tras una vida dedicada al cuidado de almas. Durante todo este miércoles tendrá lugar un velorio en la capilla interior de la Casa de los Jesuitas ubicada en la calle Alonso Ovalle de la capital chilena.

Sus más cercanos se refieren a este momento como “una fiesta en el cielo por un alma bondadosa y santa que les une”. Dan gracias a Dios por “todo el bien que hizo a través de él”. Y se alistan a ofrecer misas por su alma.

Un personaje destacado en Chile, exponente preclaro de una Iglesia que fue y hoy afronta la peor crisis de credibilidad en su historia moderna a causa de los abusos sexuales contra menores. No lo podía creer, el padre Carlos, cuando supo que un jesuita sería Papa, al saber de la elección de Jorge Mario Bergoglio en 2013. La alegría lo desbordaba, y el entusiasmo, no obstante sus avanzados años. Por esos días lo calificó como “un buen alumno y una persona cariñosa… muy entusiasta y colaborador”.

Debió pasar un lustro antes de que pudiese reencontrarse con su dirigido, pero él esperó estoico. Y quiso estar presente en el encuentro privado entre el Papa y los jesuitas chilenos, que tuvo lugar el 16 de enero en el Santuario de San Alberto Hurtado de Santiago. “¡Me alegra ver al P. Carlos! Fue mi director espiritual en el año 1960 durante mi juniorado”. Esas fueron las primeras palabras del Papa, a quien le volvieron a la mente los recuerdos. Y mencionó al otro de los hermanos Aldunate, José, quien le sobrevive, con 101 años.

“José era el maestro de novicios en aquella época, después lo hicieron provincial… Carlos era bedel y era… el rey del sentido común. Aconsejaba espiritualmente con mucho sentido común. Una vez, me acuerdo que fui a verlo porque estaba con mucha rabia contra una persona. Quería decirle cuatro frescas, decirle esto no va, vos sos esto y esto… Él me dijo: ‘Tranquilo… No conviene romper armas de entrada. Busque otros caminos…’. Ese consejo no lo olvidé nunca y le agradezco ahora por esto”, dijo entonces Bergoglio, antes de pasar a una conversación con preguntas y respuestas.

Casi un mes después de ese encuentro, el 15 de febrero de 2018, la revista jesuita italiana “La Civiltá Cattolica” dio a conocer la transcripción fiel de ese diálogo y las palabras dedicadas por el obispo de Roma a Carlos Aldunate, nacido en 16 de mayo de 1916 y quien ingresó a la Compañía de Jesús en la ciudad de Chillán.

Ordenado sacerdote en Argentina en 1944, a la edad de 28 años, en 1948 obtuvo un doctorado en Filosofía en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Fue rector de seminario jesuita de Chile y de varios colegios en el país. Fundó el Centro de Espiritualidad Sagrada Familia y la Asociación Privada de Fieles EFEC.

Se desempeñó como profesor en la Pontificia Universidad Católica de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y en la Universidad del Norte, de la que también fue rector. Dirigió varios establecimientos educativos como el Colegio Loyola (Padre Hurtado); el Colegio San Ignacio (Alonso Ovalle); la Universidad del Norte (Antofagasta) y el Colegio San Mateo (Osorno). Desde 1975 se ha dedicado a dar retiros y cursos de espiritualidad en Chile y el extranjero. Fue además iniciador de la Renovación Carismática en Chile durante la década de 1970.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *