Es inconstitucional obligar a los abortistas a mostrar ultrasonidos previos al aborto

La Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito confirmó una medida cautelar contra una ley de 2016 que requiere que los abortistas de Indiana muestre a las mujeres ultrasonidos de sus bebés por nacer por lo menos 18 horas antes de tener un aborto.

Originalmente firmado como ley por el ex gobernador y actual vicepresidente Mike Pence, HEA 1337 requiere que los abortistas ofrezcan a las mujeres la oportunidad de ver imágenes de sus bebés antes de nacer, pero no obliga a las mujeres a verlas.

La jueza federal de distrito Tanya Walton Pratt originalmente bloqueó la aplicación de la ley el año pasado, y el 7mo Circuito confirmó esta decisión esta semana. En abril, el 7mo Circuito también confirmó el rechazo de Pratt de las disposiciones de la ley que requieren el entierro o la cremación de bebés abortados y la prohibición de abortos que se dirigen específicamente a las anomalías genéticas.

«Las mujeres, como todos los humanos, son criaturas intelectuales con la capacidad de razonar, considerar, meditar y desafiar sus propias ideas y las de los demás», dice la opinión, apoyada por la mayoría, de la jueza Ilana Rovner. El tribunal afirmó que el requisito del ultrasonido y el retraso de 18 horas, en lugar de «servir al objetivo previsto de persuadir a las mujeres a llevar un embarazo a término», no eran más que una «gran barrera».

Lo que aquí está en juego es la posibilidad de que las mujeres, que desean abortar, puedan tener un consentimiento adecuadamente informado algo que se regula ampliamente, sin objeciones en la mayoría de áreas de la medicina. La Asociación Médica de Estados Unidos sostiene que el consentimiento informado es «fundamental» tanto en los aspectos éticos como en los legales. Por otra parte, el Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1992 en el caso de Planificación de la Familia v. Casey, dictaminó lo contrario en cuanto al aborto legal, reconociendo que los estados pueden exigir que los solicitantes de aborto esperen 24 horas.

Rovner también rechazó (sin decidir sobre su legalidad) el folleto informativo ordenado como parte del requisito del consentimiento informado. El folleto entre otras cosas debía declarar como hecho cierto que “la vida física humana comienza cuando un óvulo humano es fecundado por un espermatosoide humano.” Según Rovner se trataría «de una proposición debatida entre científicos, líderes religiosos y especialistas en ética médica».

De hecho, por el contrario, la concepción como punto de partida de la vida humana se ha establecido durante años en los libros de texto de medicina y biología convencionales, según lo definen los criterios científicos establecidos sobre lo que constituye la vida. Muchos abortistas e incluso algunos activistas a favor del aborto admiten abiertamente que el procedimiento que defienden mata a seres humanos únicos y vivos.

Planned Parenthood de Indiana y Kentucky (PPINK) y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Indiana celebraron el fallo en un comunicado de prensa el jueves.

«Estamos contentos de que la corte haya visto que no existe una justificación médica o legal para estas reglas, lo que sería especialmente gravoso para los residentes rurales y las personas con bajos ingresos», dijo la presidenta de PPINK, Christie Gillespie.

El director legal de la ACLU en Indiana, Ken Falk, calificó el fallo como «otro rechazo a los intentos innecesarios e inconstitucionales de los políticos de Indiana de interferir con los derechos reproductivos de las mujeres».

«Tristemente, muchas mujeres procederán a abortar sin conocer la humanidad de sus bebés aún no nacidos a través de imágenes de ultrasonido», respondió Mike Fichter, presidente de Indiana Right to Life. «Los proveedores de aborto continúan haciendo todo lo posible para impedir que las mujeres estén adecuadamente informadas antes de tomar la decisión de abortar».

Fichter expresó la esperanza de que la fiscalía general apelará la decisión del 7 ° Circuito ante la Corte Suprema de los EE.UU. El fiscal general de Indiana, Curtis Hill, dice que actualmente está revisando el fallo.

Los activistas del aborto se oponen a los requisitos del ultrasonido por su capacidad de demostrar la humanidad de los bebés prematuros y de disuadir a las mujeres de abortar. La evidencia sugiere que tales esperanzas y temores están bien fundados.

Save the Storks, que proporciona servicios gratuitos de ultrasonido a los centros de embarazo a través de sus Unidades Médicas Stork Moblie, dice que cuatro de cada cinco mujeres que ingresan a uno de sus vehículos finalmente eligen la vida.

La ICU Mobile similar dice que sus ultrasonidos han convencido al 56% de las mujeres que ya habían decidido abortar pero finalmente cambiaron de opinión, y al 87% de las que estaban indecisas de elegir la vida.

Además, un estudio de 2011 de Mark Gius de la Universidad de Quinnipiac concluyó que «las leyes de ultrasonido tuvieron un efecto muy significativo y negativo sobre la decisión de abortar».

La Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito confirmó una medida cautelar contra una ley de 2016 que requiere que los abortistas de Indiana muestre a las mujeres ultrasonidos de sus bebés por nacer por lo menos 18 horas antes de tener un aborto.

Originalmente firmado como ley por el ex gobernador y actual vicepresidente Mike Pence, HEA 1337 requiere que los abortistas ofrezcan a las mujeres la oportunidad de ver imágenes de sus bebés antes de nacer, pero no obliga a las mujeres a verlas.

La jueza federal de distrito Tanya Walton Pratt originalmente bloqueó la aplicación de la ley el año pasado, y el 7mo Circuito confirmó esta decisión esta semana. En abril, el 7mo Circuito también confirmó el rechazo de Pratt de las disposiciones de la ley que requieren el entierro o la cremación de bebés abortados y la prohibición de abortos que se dirigen específicamente a las anomalías genéticas.

«Las mujeres, como todos los humanos, son criaturas intelectuales con la capacidad de razonar, considerar, meditar y desafiar sus propias ideas y las de los demás», dice la opinión, apoyada por la mayoría, de la jueza Ilana Rovner. El tribunal afirmó que el requisito del ultrasonido y el retraso de 18 horas, en lugar de «servir al objetivo previsto de persuadir a las mujeres a llevar un embarazo a término», no eran más que una «gran barrera».

Lo que aquí está en juego es la posibilidad de que las mujeres, que desean abortar, puedan tener un consentimiento adecuadamente informado algo que se regula ampliamente, sin objeciones en la mayoría de áreas de la medicina. La Asociación Médica de Estados Unidos sostiene que el consentimiento informado es «fundamental» tanto en los aspectos éticos como en los legales. Por otra parte, el Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1992 en el caso de Planificación de la Familia v. Casey, dictaminó lo contrario en cuanto al aborto legal, reconociendo que los estados pueden exigir que los solicitantes de aborto esperen 24 horas.

Rovner también rechazó (sin decidir sobre su legalidad) el folleto informativo ordenado como parte del requisito del consentimiento informado. El folleto entre otras cosas debía declarar como hecho cierto que “la vida física humana comienza cuando un óvulo humano es fecundado por un espermatosoide humano.” Según Rovner se trataría «de una proposición debatida entre científicos, líderes religiosos y especialistas en ética médica».

De hecho, por el contrario, la concepción como punto de partida de la vida humana se ha establecido durante años en los libros de texto de medicina y biología convencionales, según lo definen los criterios científicos establecidos sobre lo que constituye la vida. Muchos abortistas e incluso algunos activistas a favor del aborto admiten abiertamente que el procedimiento que defienden mata a seres humanos únicos y vivos.

Planned Parenthood de Indiana y Kentucky (PPINK) y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) de Indiana celebraron el fallo en un comunicado de prensa el jueves.

«Estamos contentos de que la corte haya visto que no existe una justificación médica o legal para estas reglas, lo que sería especialmente gravoso para los residentes rurales y las personas con bajos ingresos», dijo la presidenta de PPINK, Christie Gillespie.

El director legal de la ACLU en Indiana, Ken Falk, calificó el fallo como «otro rechazo a los intentos innecesarios e inconstitucionales de los políticos de Indiana de interferir con los derechos reproductivos de las mujeres».

«Tristemente, muchas mujeres procederán a abortar sin conocer la humanidad de sus bebés aún no nacidos a través de imágenes de ultrasonido», respondió Mike Fichter, presidente de Indiana Right to Life. «Los proveedores de aborto continúan haciendo todo lo posible para impedir que las mujeres estén adecuadamente informadas antes de tomar la decisión de abortar».

Fichter expresó la esperanza de que la fiscalía general apelará la decisión del 7 ° Circuito ante la Corte Suprema de los EE.UU. El fiscal general de Indiana, Curtis Hill, dice que actualmente está revisando el fallo.

Los activistas del aborto se oponen a los requisitos del ultrasonido por su capacidad de demostrar la humanidad de los bebés prematuros y de disuadir a las mujeres de abortar. La evidencia sugiere que tales esperanzas y temores están bien fundados.

Save the Storks, que proporciona servicios gratuitos de ultrasonido a los centros de embarazo a través de sus Unidades Médicas Stork Moblie, dice que cuatro de cada cinco mujeres que ingresan a uno de sus vehículos finalmente eligen la vida.

La ICU Mobile similar dice que sus ultrasonidos han convencido al 56% de las mujeres que ya habían decidido abortar pero finalmente cambiaron de opinión, y al 87% de las que estaban indecisas de elegir la vida.

Además, un estudio de 2011 de Mark Gius de la Universidad de Quinnipiac concluyó que «las leyes de ultrasonido tuvieron un efecto muy significativo y negativo sobre la decisión de abortar».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *