Entrevista a Mons. Schneider: la misa en latín “es más fuerte” y “ganará”

Maike Hickson / Lifesitenews / Traducción Acaprensa

Las restricciones del Papa son realmente de corta duración: colapsarán. Porque la verdad y la belleza de la oración de la Iglesia de todos los tiempos es muy poderosa y muy hermosa. Ésta será la demostración de que la Iglesia está en manos de Dios”.

El obispo Athanasius Schneider, en una entrevista reciente con Steve Bannon en War Room Pandemic el 8 de octubre, discutió la importancia de la misa en latín tradicional y su naturaleza perdurable.

Al discutir el nuevo motu proprio Traditionis Custodes del Papa Francisco, que tiene como objetivo derogar esta Misa, el obispo kazajo declaró: “La Misa tradicional es más fuerte que el Papa Francisco … ganará”.

En una entrevista con la EWTN emitida el 7 de octubre, el prelado insistió en que la Misa del Novus Ordo debe volver “sustancialmente” a “la esencia del rito tradicional de todos los tiempos”, es decir, la Misa tradicional en latín.

Consideremos primero las palabras del obispo Schneider a Steve Bannon. interrogado sobre su próximo libro La misa católica (que será publicado por Sophia Press), el obispo de origen alemán explica la esencia del Santo Sacrificio de la Misa, que “es el acto de vida más importante de toda la Iglesia”. ¿Porque? Porque la Santa Misa es la Presencia mística, sacramental y real del acto de salvación de toda la humanidad: el Sacrificio de la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo”. “La Santa Misa”, prosiguió, “es el acto redentor del hombre-Dios, de Jesucristo, Redentor de la humanidad … y, por tanto, es la fuente -la fuente eterna- de las gracias de la vida de la Iglesia”.

Posteriormente, el prelado también aludió a los cambios introducidos en el rito romano de la Santa Misa después del Concilio Vaticano II, subrayando que la primera Misa reformada de 1965 -inmediatamente después del Concilio- no supuso una ruptura con la Tradición, ni tan “drástica ni revolucionaria”. Como los desarrollos y cambios posteriores. “Habian introducido sólo cambios pequeños y no sustanciales”, agregó.

Pero luego, después del Concilio, “un Comité en el Vaticano bajo el liderazgo de Mons. Bugnini, hizo una verdadera revolución, una muy drástica, que lamentablemente sigue vigente y es una tragedia”, explicó Schneider. “Y por lo tanto, debemos regresar y restaurar y difundir la forma de la Santa Misa de todos los siglos”. El obispo también señaló que la Misa del Concilio de Trento del siglo XVI es en realidad la igual a la anterior “porque tenemos documentos y manuscritos que muestran que la Misa tradicional no fue la Misa Tridentina – No. Fue la misma Misa usada desde antes de la reunión de Trento. No se modificó después del Concilio de Trento. Tenemos documentos desde el comienzo del siglo segundo hasta el siglo XI, el ordo missae es el mismo después del Concilio de Trento, el mismo de la misa en latín tradicional”. En el Concilio de Trento, continuó sin mayores modificaciones, “solo hicieron pequeños cambios en las rúbricas”.

“Por lo tanto, la Iglesia en 2000 años nunca había realizado cambios drásticos o revolucionarios en la liturgia. Fue por primera vez en 1969 cuando Pablo VI publicó su nuevo ordo misae verdaderamente revolucionario. Y esto va en contra de la naturaleza de la Iglesia”, concluyó Mons. Schneider.

Los cambios que se produjeron en la Misa después del Concilio “se produjeron por una imposición ideologica”, según el prelado que actualmente se encuentra en visita pastoral a Estados Unidos. Expuso las deficiencias de la Misa del Novus Ordo de la siguiente manera:

Aquellos que reformaron la liturgia bajo el liderazgo de Mons. Bugnini y otros aunque querían acercarse al significado católico, en la enseñanza y las oraciones prefirieron enfatizar el significado protestante del banquete, la comida, pero este es un aspecto secundario. La centralidad está en el sacrificio, en la Cruz. Cristo no nos redimió con una comida, con la Última Cena. Nos redimió con su sacrificio en la Cruz.

De ahí esta tendencia en la Nueva Misa a hacerla más como una comida como creen y hacen los protestantes. Y también para hacer la Misa más informal, todo el estilo de la Nueva Misa tiene tantos momentos de informalidad, tantos espacios vacíos donde el celebrante puede incluso presentarse a si mismo. De modo que es muy peligroso que la Nueva Misa contenga en sí misma una tendencia a la actuación y la posibilidad de un lucimiento personal y sea antropocéntrica. Esto es muy perjudicial para la fe, para la devoción y la oración.

Con su nuevo libro sobre La misa católica, el obispo Schneider espera poder ayudar a restaurar la “centralidad de Dios en la liturgia”, como dice el subtítulo de su libro. “Este es nuestro problema hoy y esta es la causa más profunda de la crisis de la Iglesia en nuestro tiempo: que hemos desterrado a Dios del centro en la vida de la Iglesia, de la vida de oración, de la liturgia. El hombre se ha convertido en el centro”.

Basado en el crecimiento de la liturgia y la fe tradicionales en todo el mundo, el obispo Schneider está convencido de que esta Misa “ganará” y que el “rito tradicional es más fuerte que el Papa Francisco”. Aquí, se refería al nuevo motu proprio Traditionis Custodes del Papa del 16 de julio, que limita el uso del rito de la Misa tradicional en latín.

“Estas limitaciones”, le dijo el obispo a Bannon, “son realmente de corta duración – colapsarán. Porque la verdad y la belleza de la oración de la Iglesia de todos los tiempos es más poderosa y más hermosa. Esta es la demostración de que la Iglesia está en manos de Dios”. Agregó que desde la publicación de este nuevo motu proprio, varios sacerdotes que él conoce han visto un aumento de fieles que asisten a la misa tradicional en latín.

Monseñor Schneider, que se preguntó por las razones por las que el Papa Francisco ha querido intentar limitar esta hermosa Misa, y piensa que tal vez esta Misa Antigua sea vista como un “obstáculo” para la agenda del Papa y sus colaboradores, que está más orientada hacia las “realidades”. Terrenales”, y menos a las realidades sobrenaturales. Pero esta Misa tradicional es exactamente lo contrario: se centra en Dios, en la vida eterna y en lo sobrenatural.

Es por eso que el obispo Schneider cree que la Misa del Novus Ordo debería “volver a la esencia del rito tradicional”, como le dijo a Raymond Arroyo de EWTN en su entrevista del 7 de octubre.

“El hombre se pone a sí mismo en el centro, y Cristo ha sido puesto a un lado”, declaró, añadiendo: “Se manifiesta a diario en la forma de celebrar la Santa Misa, especialmente la Misa del Novus Ordo, es verdaderamente un estilo de vida y de oración centrada en lo humano. Es esta nueva Misa es parte de la “crisis actual”. “Hay que volver a dar primacía a Cristo en la Misa”, añadió el prelado. De ahí se deriva la forma de comportarse”. “Los actos surgen del ser”.

Por tanto, este obispo no cree que el Novus Ordo y la Misa tradicional sean dos formas de un mismo rito y deban convivir. “[El Novus Ordo y la misa tradicional] son bastante diferentes, tenemos que ser honestos”, le dijo a Arroyo. El Novus Ordo “se ha cambiado tan drásticamente que es bastante diferente, hay dos ritos”. Incluso el Papa Francisco, agregó, habló recientemente de una “especie de birritualismo” con respecto a aquellos sacerdotes que quieren celebrar el Novus Ordo y la Misa tradicional.

“En el futuro, ambos [ritos] deben juntarse y ser un solo rito”, enfatizó Mons. Schneider, “quizás con algunas pequeñas diferencias, pero básicamente la Misa del Novus Ordo debe volver a la esencia del rito tradicional de todos los tiempos.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *