El testimonio de Sue Thayer, ex gerente de Planned Parenthood

LifeSiteNews

 

 

Sue Thayer actualmente trabaja para 40 Days for Life como Directora, enseñándole a las mujeres la verdad y luchando por cerrar las clínicas abortivas, todo por medio de la oración.

 

 

Ninguna niña pequeña sueña con crecer y hacerse un aborto. Ningún niño se imagina trabajar en la industria del aborto: simplemente sucede. El salario es generoso y una vez empleado, puede ser difícil alejarse del dinero. Algunos se sienten atraídos por la emoción, la controversia, tal vez sólo por simple curiosidad. Sí, algunos trabajadores comienzan simplemente porque quieren ver y saber: ¿qué es exactamente un aborto?

 

Una vez dentro, son rápidamente adoctrinados. Los miembros del personal creen que al proporcionar abortos, realmente están ayudando a las mujeres. Y así es como comencé a trabajar para Planned Parenthood.

 

A principios de la década de 1990, nos sentimos muy cómodos al referirnos a un bebé por nacer como un grupo de células, contenidos del útero o productos de la concepción. Tal vez así es como los corazones se endurecen a la realidad del aborto. Así es como explicamos el proceso de aborto a una mujer.

 

Con el advenimiento de la imagen de ultrasonido 4D, ya no podíamos negar la humanidad de los nacidos prematuros. Un latido está presente para el día veinte. Durante la semana ocho, se puede ver una pequeña cara, con todos los detalles, hasta una pequeña nariz.

 

Como madre de niños pequeños, mi primer día en la unidad de aborto fue el más difícil. Se realizaron abortos hasta bien entrado el segundo trimestre. Me quedé horrorizada por las diminutas partes del cuerpo humano mientras luchábamos por recomponerlas en un pequeño tazón de vidrio.

 

Pero en lugar de huir de la unidad de aborto, me comprometí con la planificación de la familia y la educación en sexualidad de Planned Parenthood. Lo había visto con mis propios ojos y sabía que los abortos eran un asesinato. ¿Qué mejor manera de detener el aborto que dispensar libremente el control de la natalidad? Y eso es exactamente lo que hice durante los próximos 17 años.

 

Para mí, el proceso de llegar a ver la verdad fue largo y lento. Como madre, me dolía cada vez que estaba en o cerca de la unidad de aborto. Cuando mi corazón se suavizó, supe que mis días en la industria del aborto estaban contados.

 

Planned Parenthood había anunciado que en todos los centros harían un nuevo procedimiento llamado aborto con cámara web. Aún hoy en día en los Estados Unidos, los abortos con cámara web son abortos con sustancias químicas que se realizan sin un médico en el lugar. El personal no médico está capacitado para realizar ecografías vaginales. Esta práctica invasiva debe ser realizada por profesionales capacitados, no por personal recién ingresado.

 

Al finalizar la ecografía, la imagen del bebé por nacer se escanea y se envía a un médico. Si el médico determina que la edad gestacional es de setenta días o menos, presiona un botón y abre de forma remota un pequeño cajón que contiene el primer medicamento, Mifeprex.

 

Es tomado por la paciente, mientras el médico observa a través de una conexión similar a Skype, Mifeprex bloquea las hormonas y hace que el bebé muera de desnutrición. El segundo conjunto de píldoras, Misoprostol, se tomará dos días después. Las contracciones comienzan, y la madre expulsa a su bebé sin vida en casa.

 

Solo por expresar mis preocupaciones sobre estos abortos de webcam, me despidieron. Aliviada, juré no volver a caminar por las instalaciones de aborto.

 

Pero dentro de dos años, ya no podía ignorar el remordimiento en mi corazón. Sabía de un ministerio llamado 40 Días por la Vida, que llevó a voluntarios a orar frente a negocios de abortos. Los trabajadores del aborto lo aborrecen. Los clientes a menudo no aparecían cuando alguien estaba orando. Con objetivos estrictos de aborto, una alta tasa de ausentismos significó grandes problemas para el personal. Literalmente, los gerentes que no alcanzan las cuotas encuentran su empleo en peligro.

 

Me inscribí para liderar una campaña de 40 días para la vida en las instalaciones que había administrado. Esto significó 40 días completos, orando por 12 horas diarias fuera de Planned Parenthood. Como gerente de larga data, era muy conocida en mi pequeño pueblo rural. Ahora, iba a reclutar a otros para que se unieran a mí allí para orar. Lo peor de todo, tendría que enfrentarme a mis antiguos compañeros de trabajo. Estaba aterrada.

 

Pero Dios proveyó – fe, audacia, coraje. Y mucha gente dispuesta a orar. Muchas iglesias y grupos diferentes se reunieron para orar durante esos 40 días. Lo que sucedió fue un verdadero milagro. Se hicieron amistades. Las mujeres aprendieron la verdad. Los corazones se volvieron hacia la vida. Y luego – ¡las instalaciones de aborto cerraron!

 

Aprendimos que la oración funciona porque Dios nos escucha. 40 Days for Life es tan exitoso y está creciendo tan rápido, simplemente porque a Dios le importa, y Él responde.

 

Sue Thayer fue gerente del centro durante mucho tiempo para Planned Parenthood of the Heartland, ubicada en Iowa. El centro de Storm Lake fue la clínica de aborto número 21 que logro cerrar durante o después de la campaña 40 Días por la Vida. También fue la primera de las 21 clínicas de abortos en cerrar en el estado de Iowa. Thayer ahora trabaja para 40 Days for Life como Directora de Alcance.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *