El sínodo de los obispos siro-malabares impone la uniformidad litúrgica

Asia News / InfoCatólica

A pesar de la fuerte oposición de una parte del clero y de los fieles, el Sínodo de los obispos siro-malabares ha decidido avanzar en el camino de una modalidad uniforme de celebrar la Santa Qurbana, la liturgia eucarística de este rito oriental.

El arzobispo mayor siro malabar, cardenal George Alencherry, «según la decisión unánime del Sínodo» emitió un decreto por el cual se establece que a partir del 28 de noviembre, primer domingo de Adviento, se adoptará el rito «uniforme» en todas las eparquías.

En esta modalidad el sacerdote se coloca mirando a los fieles en la primera parte de la celebración y en la liturgia de la Palabra, y luego se vuelve hacia el altar («en la misma dirección en la que miran los fieles») en la parte central, que corresponde a la consagración y los ritos eucarísticos. Por último, en la parte final después de la comunión, el celebrante mira de nuevo hacia la asamblea.

La solución adoptada sigue la indicación que ya se había planteado en 1999 y fue aprobada por la Congregación para las Iglesias Orientales, pero había encontrado una fuerte resistencia, especialmente en aquellas comunidades donde actualmente la liturgia se realiza con el celebrante de cara a los fieles durante todo el rito. En una carta que envió el 3 de julio a la Iglesia siro malabar, el Papa Francisco dice que «la Santa Sede mira con especial aprobación y aliento el acuerdo que alcanzó por unanimidad el Sínodo de los Obispos de la Iglesia siro malabar en 1999 – y confirmó repetidamente en años siguientes – para adoptar una modalidad uniforme de celebrar la Santa Qurbana, y lo considera un paso importante para el crecimiento de la estabilidad y la comunión eclesial dentro de todo el cuerpo de vuestra amada Iglesia».

El decreto que se difundió al concluir el Sínodo admite la posibilidad de algunas excepciones por un período limitado que debe terminar en la próxima Pascua, el 17 de abril de 2022. Los obispos de algunas eparquías que manifestaron las dificultades que deberían afrontar para implementar la decisión en toda su eparquía – dice el decreto – podrán introducir la modalidad uniforme de celebración el 28 de noviembre de 2021, comenzando por las catedrales, lugares de peregrinación, comunidades religiosas y parroquias, cuando sea posible, seminarios menores y otros centros de formación. A través de una catequesis eficaz, la modalidad uniforme se puede introducir gradualmente en toda la eparquía lo antes posible y, en cualquier caso, a más tardar hasta la Pascua de 2022». El decreto especifica que en ningún caso se permitirán excepciones para las celebraciones eucarísticas presididas por los obispos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *