El presidente del episcopado alemán visita y anima a la red del diaconado femenino

Carlos Esteban / InfoVaticana

La alemana Red del Diaconado Femenino, una asociación destinada a promover la ordenación de las mujeres en el diaconado, ha recibido la visita y el aliento del presidente de la Conferencia Episcopal, Georg Bätzing, en el penúltimo indicio de que el Camino Sinodal emprendido por la iglesia germana se separa más y más de Roma.

El diaconado, en su sentido estricto, requiere una ordenación sacramental que la Iglesia ha vetado reiteradamente a la mujer, algo que reafirmó el actual Papa Francisco en su, para muchos decepcionante, carta postsinodal Querida Amazonia.

No es, naturalmente, que eso desanime a los obispos de Alemania, que avanzan a su ritmo hacia el cisma en el llamado ‘camino sinodal’, donde se replantean cuestiones de disciplina eclesiástica y moral sexual que solo corresponde a la Iglesia Universal que, a su vez, no puede alterar a su capricho.

Lo último ha sido la visita de Bätzing a la Red del Diaconado Femenino, a la que el proceso en marcha en Alemania ha dado nuevos ánimos. El obispo, que visitó el grupo en un seminario de fin de semana en el convento de las Hermanas Franciscanas de Waldbreitbach, habló de “un nuevo viento que sopla en las velas” y de un “verdadero signo de esperanza» tras hablar con las participantes, y rezar Vísperas con ellas.

«Fue un encuentro muy bueno», resume Irmentraud Kobusch, presidente de la red, para Katholisch.de, calificando a Bätzing como un obispo abierto a las esperanzas de las mujeres, pero también al dolor y las heridas que habían experimentado en el sistema eclesial. Bätzing dio «una verdadera señal de esperanza», dijo Kobusch, para aportar al Camino sinodal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *