El Papa a los jóvenes de Scholas: “¡Sueñen a lo grande!”

“Sueñen a lo grande, vayan para adelante arriesgando en la vida. Pero ¡siempre con prudencia!”. La aclaración desató la risa generalizada. Francisco también sonrió, y aclaró: “La prudencia no es un límite, sino un canal que centraliza nuestra energía”. Sus palabras estaban dirigidas a los jóvenes de su fundación, Scholas Occurrentes. El Papa visitó una vez más la sede romana de ese organismo. Desde allí se enlazó en videoconferencia con cinco países. Y, entre sus palabras, incluyó una peculiar bendición: por todos aquellos que “se oponen al proyecto”.

Un proyecto que es suyo, lo dejó claro una vez más. Lo hizo la tarde de este viernes 10 de mayo. Con su visita, puso el sello a los programas que Scholas sigue impulsando a nivel internacional. Esta vez dialogó con Barranquilla (Colombia), Maputo (Mozambique), Buenos Aires (Argentina), Ciudad de México (México) y Miami (Estados Unidos).

“No se duerman, no pierdan la capacidad de soñar despiertos, de soñar dormidos somos capaces todos. Miren más allá, no se dejen robar la esperanza, porque la esperanza no defrauda y los va a llevar adelante. ¡Anímense!”, exclamó en uno de sus breves discursos, que fueron varios: algunos en español, otros en italiano.

Desde cada ciudad le transmitieron al Papa colorido, alegría y emoción. Diversos jóvenes dieron sus testimonios y contaron su experiencia al participar de las actividades de la fundación. Algunos detalles interesantes tuvieron lugar durante el enlace con Buenos Aires. Junto Francisco, en Roma, se sentó Victoria Morales Gorleri, directora nacional de Responsabilidad Social por el Desarrollo Sustentable, del Ministerio de Desarrollo Social.

La ex legisladora del oficialista PRO es una vieja conocida de Jorge Mario Bergoglio y del presidente mundial de Scholas, José María del Corral. Ella colaboró en la Vicaría de Educación del Arzobispado de Buenos Aires de 1997 al 2007. Es, además, una activa opositora a la despenalización del aborto, debate de enorme actualidad en Argentina.

Del otro lado de la pantalla, participaron de la comunicación el jefe y el vicejefe del Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli respectivamente. Con ellos, los ex futbolistas Fernando Cavenaghi y Alberto “Beto” Acosta. Además se anunció la firma de un convenio entre la fundación y la flamante Súper Liga del Fútbol Argentino, aunque no se dieron detalles del mismo.

“Quería venir a saludar y a agradecer al santo padre Francisco, acompañarlos en este día tan emocionante para todos”, dijo Rodríguez Larreta. Recordó a Carlos Mugica, el cura del Tercer Mundo que lo bautizó y casó a sus padres. Y recordó que el barrio 31 lleva su nombre. Justo allí Scholas inauguró su oficina en la capital argentina.

“Soñamos que Buenos Aires sea una ciudad integrada, que los vecinos tengan todos, vivan donde vivan, los mismos derechos, las mismas oportunidades y para esto el hecho que Scholas nos acompañe, y que haya tomado una decisión tan importante que la sede sea acá en el Barrio 31, venir y ver esto es un sueño que se está haciendo realidad”, añadió. Palabras significativas, justo cuando la relación institucional entre el gobierno argentino y la Santa Sede se advierte más bien fría, distante.

Tocó el turno, también, a las conexiones con Mozambique y Colombia. En esos lugares también se inauguraron sedes de la fundación. Al término de estas conexiones, el Papa quiso bendecir no sólo los edificios sino -sobre todo- “los esfuerzos e ilusiones”. Después se refirió, casi como al pasar, a “las dificultades”, a los “muros” y “puentes” que debió afrontar Scholas para llevar adelante todo. Y apuntó: “Que el Señor bendiga este trabajo, esta voluntad y bendiga a los que se oponen a este proyecto, para que entiendan que es un proyecto de bien”.

Otros momentos lacrimosos tuvieron lugar durante el acto. Francisco escuchó el testimonio de tres muchachas que asistieron, junto a otros 100 jóvenes de todo el mundo, a una semana de capacitación en Roma. A su llegada al céntrico barrio de Trastevere, había saludado a ese grupo.

Desde México, el histórico campeón de boxeo, Julio César Chávez, le agradeció su apoyo a ese deporte “que aleja a los jóvenes de las adicciones” y luego, disparó: “Quiero que nos de la bendición, por favor para que se nos salga a todos el chamuco”. Palabra coloquial mexicana que se usa para referirse al demonio.

El comentario sacó la carcajada al pontífice, quien replicó: “Que Dios los bendiga y los acompañe en este proyecto, en este camino, les haga siempre mirar el horizonte, sin espejismos, tal cual es, los ayude también a mirar la tierra porque allí tendrán el sustento y la calidez para caminar”. Autoridades del Consejo Mundial de Boxeo le regalaron un pequeño ring, un cinturón miniatura adornado por indígenas Huicholes y un guante blanco estampado con el logo de Scholas, emblema del apoyo mexicano a una Escuela de Deportes y Valores que tendrá lugar en Mozambique.

Al momento de la comunicación con Estados Unidos, una niña le preguntó a Francisco qué equipo pensaba que ganará el Mundial de Rusia 2018 y por cuál iba a rezar. Sobre el triunfador decidió guardar silencio, ni siquiera quiso elegir a los finalistas. Pero terminó todo con un chiste: “¡Menos mal que no me preguntó en contra de quién voy a rezar!”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *