El Cardenal Zen dice que se retirará si el Papa consagra más obispos ‘patrióticos’

Carlos Esteban / InfoVaticana

 

“No puede luchar con el Papa”, ha declarado el cardenal Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, anunciando que se retirará a un monasterio si Su Santidad consagra a los seis obispos de la hasta hace poco cismática Iglesia Patriótica China, controlada por el gobierno, como está previsto.

Zen se rinde. “No puedo combatir al Papa”, ha anunciado, según informa kath.net. “Pero si legitima a los seis obispos de la Iglesia Patriótica China, me retiraré a un monasterio a rezar. Y no volveré a hablar con ningún periodista. Permaneceré en silencio”.

El cardinal Joseph Zen, arzobispo emérito de Hong Kong, ha sido hasta ahora la voz más autorizada en oponerse ferozmente a los acuerdos del Vaticano con el gobierno chino por el que Roma levantaría la excomunión y consagraría a los prelados nombrados por las autoridades comunistas.

En su día, cuando las negociaciones con las autoridades comunistas no habían concluido aún en el acuerdo ‘provisional’ firmado recientemente, Zen entregó en persona al Papa una carta de seis páginas advirtiéndole de las terribles consecuencias que podría traer este acuerdo y de la traición que supondría para la Iglesia clandestina china, que lleva sufriendo persecución y marginación oficiales desde la llegada de los comunistas de Mao Zedong al poder.

En tal ocasión, Zen quiso viajar personalmente a Roma, convencido de que la actitud del Papa se debía simplemente a un desconocimiento de la realidad de la Iglesia china, quizá promovido por algunos de sus íntimos colaboradores. En declaraciones a La Croix, Zen explicó posteriormente que el acuerdo provisional alcanzado podría destruir la fe de la Iglesia clandestina, que se ha mantenido fiel durante todas estas décadas mientras sus hermanos cismáticos de la Iglesia Patriótica, creada por el propio Partido Comunista y condenada por Roma, gozaban de libertad y del favor de las autoridades.

Tras el acuerdo secreto, Francisco reconoció la validez de ocho obispos leales al gobierno que habían sido ordenados sin el consentimiento de Roma, creado nuevas diócesis y ordenando a obispos fieles a Roma que abdicaran en favor de estos.

Los medios de habla alemana llegaron a dar la noticia, tras el anuncio del acuerdo alcanzado, de que Zen se había recluido de hecho en un monasterio, pero esto, como denuncia el periodista Maike Hickson, es solo un anuncio condicional por parte del cardenal chino.

Al conocerse el acuerdo, Zen, en una entrevista concedida a la agencia Reuters, llegó a pedir al Secretario de Estado vaticano, cardenal Pietro Parolin, que renunciase, dudando, además, de que su colega en el cardenalato mantuviera la fe. “No creo que tenga fe”, aseguró Zen de Parolin. “Es solo un buen diplomático en un sentido muy secular y mundano”. Y sentenció: “Están entregando el rebaño en boca de los lobos. Es una traición increíble”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *