El cardenal electo Roche arremete contra los que quieren celebrar la misa tridentina

Kath.net / Infocatólica

22/06/22
El arzobispo y cardenal electo Arthur Roche, Prefecto del Dicasterio de Culto Divino, ha vuelto a comentar la supuesta oposición en algunos sectores de la Iglesia a las reformas litúrgicas posteriores al Concilio Vaticano II. Lo cierto es que el prelado pretende una uniformidad litúrgica que es literalmente contraria a las enseñanzas de dicho concilio.

Las polémicas y «luchas» sobre este tema son una «tragedia», lamentó roche en una reciente entrevista con Radio Vaticano; «porque la Eucaristía es por su propia naturaleza el sacramento que une a toda la Iglesia».

Hay «una» ley litúrgica que ayuda a transmitir la enseñanza de la Iglesia, dijo Roche. «Así que la reforma de la liturgia es un asunto muy importante y además no es algo que deba considerarse opcional».

El individualismo y el relativismo en la línea de «yo prefiero esto» es uno de los retos de hoy, añadió el prefecto. Sin embargo, dijo, la celebración de la misa no es una cuestión de elección personal. «Celebramos como comunidad, como toda la Iglesia, y la Iglesia a lo largo de los siglos siempre ha regulado la forma de liturgia que consideraba más apropiada para un momento determinado».

El trasfondo de las declaraciones es el actual debate sobre la llamada «Misa Antigua». El papa Francisco, en oposición a Benedicto XVI, ha establecido la «forma ordinaria» de la misa establecida en la reforma litúrgica posterior al Vaticano II, el conocido como Novus Ordo, como «única expresión» del rito romano de la misa. Lo hizo hace un año con el decreto «Traditionis custodes». Por tanto, la «forma extraordinaria» de 1962, permitida en mayor medida en el pontificado de Benedicto XVI en 2007 sólo puede celebrarse en condiciones especiales.

En la historia de la Iglesia también hubo puntos de discordia en el pasado, por ejemplo en la cuestión de la comunión en las dos especies, recordó Roche, «pero nunca ha habido una controversia sobre la liturgia en la forma en que la vivimos hoy. En parte porque nunca antes hubo dos versiones del Misal Romano».

En la entrevista, Roche también se refirió al jesuita de Innsbruck, liturgista y asesor del Concilio, Josef Andreas Jungmann (1889-1975). En sus estudios, Jungmann había mostrado cómo la misa se había modificado a lo largo de los siglos para satisfacer las necesidades de la época.

«Así que todo lo que se está llevando a cabo es la regulación de la antigua liturgia del Misal de 1962, deteniendo la promoción de esta liturgia», sostuvo Roche sobre el decreto del Papa sobre la «Misa antigua»:

«Porque estaba claro que el Concilio, los obispos del Concilio, bajo la inspiración del Espíritu Santo, propusieron una nueva liturgia para la vida vital de la Iglesia. Y eso es realmente muy importante. Oponerse a eso es algo realmente muy serio».

Lo que de verdad dice el Concilio Vaticano II

La realidad es que, a diferencia de lo que indica el prefecto de Culto Divino, el Concilio Vaticano II, en la Constitución Sacrosanctum concilium sobre la sagrada liturgia, decretó lo siguiente:

«Por último, el sacrosanto Concilio, ateniéndose fielmente a la tradición, declara que la Santa Madre Iglesia atribuye igual derecho y honor a todos los ritos legítimamente reconocidos y quiere que en el futuro se conserven y fomenten por todos los medios. Desea, además, que, si fuere necesario, sean íntegramente revisados con prudencia, de acuerdo con la sana tradición, y reciban nuevo vigor, teniendo en cuenta las circunstancias y necesidades de hoy».

Es evidente que «los obispos del Concilio, bajo la inspiración del Espíritu Santo» no pretendieron la uniformidad litúrgica que el prefecto de Culto Divino quiere imponer a toda la Iglesia. Y es claro que el Concilio quiso que se conservaran todos los ritos. Tanto más el tridentino, que fue el usado durante el propio concilio. Sin duda, «oponerse a eso es algo realmente muy serio»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *