El arzobispo de Managua agradeció la oración y el apoyo de los fieles

El arzobispo de Managua, Nicaragua, cardenal Leopoldo Brenes, agradeció a los miles de fieles católicos y de otras Iglesias hermanas que peregrinaron en la mañana del 28 de julio para expresar su apoyo a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

“Quiero agradecer de manera personal y en nombre de monseñor Silvio (Báez, obispo auxiliar de Managua) la peregrinación que ayer realizaron los laicos. Agradecer a los laicos de nuestra Iglesia católica, a nuestros fieles, como también a muchos miembros de otras iglesias hermanas que se unieron a esa peregrinación, asimismo a otros organismos, hombres y mujeres de buena voluntad que se unieron para apoyar la gestión de servicio que la Conferencia Episcopal está realizando”, expresó.

“Sin duda alguna todos los obispos de Nicaragua hemos asumido esta solicitud de la Presidencia de participar como mediadores y testigos; y lo hacemos con una actitud de servicio. Damos un servicio pero no buscamos ser reyes, ni presidentes, ni ministros, ni cosa por el estilo, sino sólo somos servidores”, destacó.

A todos los hermanos que se manifestaron en Managua y en otras diócesis “nuestro agradecimiento pero de manera especial les pedimos sus oraciones ya que es lo que nos fortalece”, aseguró el cardenal.

De igual modo, el purpurado agradeció a los más de 500 obispos y fieles de diversas partes del mundo por sus oraciones por Nicaragua.

“Quiero en nombre de todo el pueblo católico de Nicaragua agradecer a mis hermanos obispos de América Latina y el Caribe, de igual forma a mis hermanos obispos de Estados Unidos, Canadá, Europa y muchas diócesis del mundo que el domingo pasado y durante esta semana han ofrecido las Eucaristías por nosotros, por Nicaragua. Un gesto muy hermoso de su parte, miles de obispos y sacerdotes y millones de laicos orando por nuestra patria”, manifestó.

Hoy martes 31 de julio es la fiesta de Santo Domingo de Guzmán, patrono de Managua. Es la bajada de la imagen y se realizan dos peregrinaciones: una el 1º y la otra el 10 de agosto, además de otras actividades durante esos días.

Desde la semana pasada, el cardenal Leopoldo Brenes pidió que estas fiestas tengan solamente un sentido religioso, a diferencia de otros años, prevaleciendo el ambiente de oración y de recogimiento, de manera que sea una ofrenda para todas las familias nicaragüenses que están pasando este momento difícil de la crisis. El lema de este año será “Con Santo Domingo de Guzmán peregrinamos con esperanza”.

El purpurado considera la piedad popular una fuerza. Por tanto, pidió que no se venda licor y que la gente asista con su rosario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *