Conferencia Episcopal de Puerto Rico envía carta de apoyo a los obispos de Nicaragua

La Conferencia Episcopal Puertorriqueña, en mensaje dirigido a los obispos nicaragüenses de fecha del 9 de agosto de 2018, ha manifestado su apoyo a toda la labor mediadora y de denuncia que realizan los obispos de Nicaragua en el difícil conflicto que vive ese país.

“La Iglesia Católica en Nicaragua proféticamente ha denunciado la represión, la persecución, la violencia y las muertes de la que han sido objeto manifestantes civiles en contra de las medidas tomadas por el gobierno aumentando los aportes económicos de los trabajadores, empleados y jubilados al seguro social”, expresan.

“Los obispos nicaragüenses valientemente han participado como mediadores y testigos del Comité de Diálogo convocado por el Presidente Ortega. Lo han hecho con la esperanza de que cese la violencia, terminen las matanzas de civiles, resurja la paz y se conviva en una verdadera democracia”, afirman los prelados puertorriqueños.

Entretanto, la labor ministerial y profética de la Iglesia en Nicaragua ha sido respondida con “agresión, amenazas, acoso”; la Iglesia nicaragüense ha sido objeto de “intimidación y daños a la propiedad eclesiástica por parte de grupos paramilitares afines del gobierno, sin que éste actúe suficientemente para cesar todo tipo de ataque contra la Iglesia y sus pastores”.

Por todo ello, los obispos puertorriqueños quieren hacer conocer a la Iglesia de Nicaragua que cuentan con sus oraciones, con su “apoyo a su gestión por la paz, el diálogo y la unidad encabezada por el Cardenal Leopoldo Brenes”.

Al tiempo que invitan a los fieles puertorriqueños a orar por los obispos de Nicaragua, la Conferencia Episcopal da gracias a Dios por la “valentía evangélica y profética” demostrada por la Iglesia en Nicaragua, agradece al Señor por “su firmeza espiritual y moral en defender y proponer los principios de la doctrina social católica y por su testimonio digno de emular al acompañar al pueblo en la oración y la esperanza en todo momento, aún en riesgo de la vida propia”.

“Los obispos tienen un pueblo que los respalda totalmente. Nadie, jamás va a creer que los obispos son golpistas, nadie. Nuestros pastores hacen el mejor esfuerzo en ese diálogo para que en Nicaragua haya una solución a la crisis de violencia que se vive”, afirmó Julio Conrado, de la Pastoral de Laicos de la Arquidiócesis de Managua. Ese apoyo del laicado fue palpable en las múltiples marchas que el fin de semana se realizó en toda Nicaragua.

Un apoyo de alto nivel a la labor de la Iglesia en Nicaragua vino también del vicepresidente norteamericano Mike Pence, quien “reconoció el liderazgo de la Iglesia Católica y los llamamientos del Papa para la mediación y el proceso de diálogo nacional realizado a principios de este año”, haciendo especial énfasis en “el sacrificio personal” del clero en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *