×

Comisión Vaticana lanza consulta mundial para reforzar lucha contra los abusos

Comisión Vaticana lanza consulta mundial para reforzar lucha contra los abusos

ElCatolicismo

26 de junio 2023

La iniciativa de la Comisión Pontificia para la Protección de los Menores plantea un periodo de consulta pública entre las Iglesias locales, víctimas y fieles.

“La función de estos principios es promover la protección contra los abusos en la Iglesia de acuerdo con las buenas prácticas existentes en materia de salvaguardia, centrándose en la asistencia a las personas afectadas por abusos y en la importancia de tratar adecuadamente los casos de abuso”, se lee en la nota de prensa difundida por la Comisión.

También se explica que se trata de una encuesta en cuatro idiomas, difundida a través de la página web de la Comisión, acompañada de una serie de preguntas frecuentes. Hay dos niveles, explicó a los medios vaticanos Stefano Mattei, experto en las políticas desde que se creó el organismo en 2014: uno en el que participan las conferencias episcopales y las órdenes religiosas para que puedan «ofrecer una contribución sobre cuáles son los principios que definen las políticas y los procedimientos globales que luego se declinarán a nivel local»; el segundo, «un cuestionario abierto a todos para que expertos y no expertos puedan ofrecer su sabiduría y su visión de este desafío».

Escuchar todos los puntos de vista

«La Comisión desea que estas directrices se apliquen en todas partes… No es necesario ser un experto; la Comisión desea escuchar todos los puntos de vista», reza de hecho una de las preguntas frecuentes distribuidas junto con la encuesta: «Cada país y contexto tiene sus propias características culturales, lingüísticas y otras particularidades, lo que significa que la presencia de la Iglesia en ese país debe reflejar la cultura local para ser realmente eficaz y significativa para las personas».

Las respuestas serán revisadas, cotejadas e incorporadas a un marco final para su evaluación y aprobación por la Comisión a finales de 2023.

El mandato del Papa

Toda la iniciativa responde a un mandato preciso del Papa a la Comisión para «ayudar a todas las Iglesias del mundo en sus políticas de protección», explica Mattei. Por primera vez, en 2011, se emprendió un proceso para elaborar directrices para la prevención de abusos en toda la Iglesia, dirigido por la entonces Congregación para la Doctrina de la Fe.

En cambio, con la constitución apostólica Praedicate Evangelium, la competencia dentro de la Curia Romana para supervisar las directrices de salvaguardia pasó a la Comisión, ampliando el trabajo realizado desde la carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Por ejemplo, aclara Mattei, «el concepto de auditoría no estaba presente antes en las directrices, pero ahora resulta esencial para una Iglesia que realmente rinda cuentas…»

«El Papa ha pedido a la Comisión que ofrezca una visión más proactiva en la integridad de esta misión: prevenir y no sólo reaccionar». En palabras del Papa: <<Este deber de cuidado y protección recae sobre toda la Iglesia>>».

Un marco universal

La Tutela Minorum desarrolló entonces un marco universal, aprobado por todos los miembros en la Plenaria de mayo del año pasado, como un «proyecto de normas de salvaguardia para poner en práctica en todas las Iglesias locales del mundo». Basándose en un análisis del trabajo realizado no sólo en la Iglesia sino también en la sociedad civil durante la última década, se identificó un conjunto de principios básicos diseñados para apoyar las políticas de salvaguardia en cada Iglesia local.

La asistencia a las personas perjudicadas por los abusos y la importancia de tratar adecuadamente las denuncias y los informes sustentan estos principios. Se pide a las iglesias locales que desarrollen sistemas para recibir y tratar las denuncias de abusos y apoyar a los afectados, de acuerdo con los requisitos del Motu proprio Vos estis lux mundi. Otros requisitos son: acompañamiento de las víctimas, los supervivientes y las comunidades afectadas; competencia cultural para garantizar entornos seguros en toda la Iglesia; procedimientos accesibles al público; mecanismos de rendición de cuentas para los dirigentes de la Iglesia; medidas de prevención de riesgo.

Ayudar financieramente a las Iglesias locales

Además de guiar el proceso de actualización, la Comisión también ayudará a todas las iglesias locales que no dispongan de los recursos financieros o humanos necesarios para aplicar las directrices en la práctica. Por ello, con la ayuda de donantes -ya se anunció al final de la Asamblea Plenaria y se reitera hoy en una nota-, la Comisión ha puesto en marcha un programa de desarrollo denominado «Memorare», según la oración dirigida a María para que «nadie se quede sin ayuda».

Consulta pública

«El estudio para este tipo de instrumento ha llevado años», explicó Stefano Mattei. Ahora todo se amplía con la «consulta pública», que pretende ser una oferta y, al mismo tiempo, una petición de ayuda de la Comisión a las Iglesias locales para comprender qué se necesita realmente en cada país para combatir y prevenir este mal. La idea, subraya el experto, uno de los impulsores de la iniciativa, es «recibir reacciones durante el verano-otoño. A continuación, la Comisión incorporará todas las reflexiones, las debatirá para ver si hay elementos de mejora y, a finales de año, formulará el marco definitivo que se transmitirá a las Iglesias locales para que adapten los códigos de conducta y la formación a estas normas compartidas».

No excluir a nadie y minimizar el riesgo de abusos

El objetivo, al fin y al cabo, es el de siempre: «Revigorizar los esfuerzos globales contra el abuso de menores y personas vulnerables» y «asegurar procedimientos compartidos por todos, que no dejen a nadie excluido y minimicen el riesgo de abuso».

«Es fundamental», afirmó Mattei, «en un área tan importante para la misión de la Iglesia y tan central para el Magisterio del Papa, que haya una contribución de toda la Iglesia y también de otras personas respecto a cuál es el trabajo que llevamos a cabo y que encaja también con la llamada al servicio de las Iglesias locales».

Colaboración con las autoridades civiles

En este proceso está prevista la colaboración con las autoridades civiles de cada Estado: «Estamos abiertos a cualquier tipo de aportación», aclara el experto, «esperamos claramente un diálogo específico entre las Iglesias locales y las autoridades estatales para desarrollar después la mejor manera de articular este trabajo, que debe ser tratado con sensibilidad y sabiduría teniendo en cuenta la capilaridad de la Iglesia».

Informe anual

Todos los progresos se presentarán finalmente en el Informe Anual solicitado por el Papa en su audiencia a los miembros de la Comisión Pontificia en abril de 2022. Un borrador del Informe se publicará en octubre de 2023, mientras que el Informe Anual definitivo, que contendrá «datos en tiempo real» de toda la Iglesia, se dará a conocer en octubre de 2024.

Misión común

El deseo que Stefano Mattei expresó en nombre de toda la Comisión para esta nueva fase de trabajo es que «sea un verdadero momento de vida común para todos, que nos ayude a reconstruir la confianza en la misión común bajo la guía del Santo Padre». También, añade, «que sea un momento de franqueza, una demostración de transparencia y la difusión de la conciencia de que todos debemos ser partícipes de este esfuerzo común que pasa por compartir conocimientos y competencias».

Publicar comentario