¿Coccopalmerio preparando las penas de Viganó?

Según un rumor no confirmado que viaja por la ciudad eterna, el Papa habría consultado al Cardenal Francesco Coccopalmerio y a otros canonistas para proceder a sanciones canónicas contra el arzobispo Carlo María Viganò, autor de un comprometedor informe, que podrían empezar con su reducción al estado laical.

 

El silencio del Papa ante la publicación del informe ‘bomba’ en el que el arzobispo Carlo María Viganò, ex nuncio en Estados Unidos, acusaba al Papa y a buena parte de la Curia de conocer e ignorar las andanzas homosexuales del ex cardenal americano Theodore McCarrick, parece no excluir reacciones más contundentes, si es cierto lo que publica Corrispondenza Romana.

 

En un sorprendente artículo, el profesor Roberto di Mattei se hace eco de rumores que ya habían llegado a Infovaticana pero que no habíamos publicado por no haber sido capaces de confirmar, según los cuales Su Santidad habría recurrido al Cardenal Francesco Coccopalmerio y a otro canonista, en concreto el hermano del cardenal, para iniciar un proceso canónico contra el ex nuncio.

 

En un sentido, la medida sería no solo lógica, sino conveniente e incluso necesaria, ya que Viganò violò, al hacer público su informe, el juramento de secreto de oficio. Si, además, las acusaciones que levanta contra el Santo Padre fueran falsas, la sanción es obligada porque omitirlas podría leerse como una confesión de culpabilidad. No es cuestión de que el Papa, en su calidad de cristiano corriente, quiera o no sufrir en silencio las acusaciones; es que, como Sumo Pontífice, debe castigar las ofensas contra la Cátedra de San Pedro.

 

Coccopalmerio es ciertamente una autoridad, habiendo sido hasta el pasado abril prefecto para los Textos Legislativos del Vaticano, pero su elección para juzgar este caso está lleno de ironías que no han escapado a Di Mattei. Un mes antes de su ochenta cumpleaños, el Papa Francisco aceptó la renuncia a su cargo del Cardenal después de que la policía diera parte de una orgía organizada por su secretario personal, Monseñor Luigi Capozzi, con prostitutos y abundancia de drogas.

 

Por su parte, el texto objeto de estudio para un juicio contra Viganò incide precisamente en la infiltración de redes homosexuales en la propia Curia vaticana, una ‘mafia’ que controlaría en buena medida los resortes del poder eclesial. Eso, sin contar con que el propio Coccopalmerio aparece citado en el testimonio de Viganò como pieza clave entre los prelados curiales que más han favorecido el desarrollo de estas redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *