China impone a las parroquias 5 nuevas normas asfixiantes

Eglises d’Asia ha difundido las 5 nuevas normas que las autoridades chinas están imponiendo a las parroquias católicas en la región de Henan, un de las zonas con más católicos del país. China pretende un control cada vez más cercano y exhaustivo de la vida parroquial, quiere dificultar la actividad religiosa de los niños y procurar que las iglesias sean cada vez menos visibles, ocultando sus emblemas externos.

En las primeras fases las autoridades locales piden listados, informaciones y “que se registren” datos; en la segunda fase, con toda esa información, será más fácil censurar, ocultar y controlar la parroquia.

En el caso de Henan se están concentrando ahora en estas condiciones:

1- Antes de cada celebración se deberá cantar el himno nacional; la bandera ha de estar bien visible.

2- Los párrocos recogerán datos sobre los fieles… y los revelarán a las autoridades civiles.

3- Los sacerdotes informarán sobre las actividades con menores de edad dentro del templo (que en muchos sitios ya están prohibidas).

4- Cada parroquia tendrá una lista de clérigos adscritos, y se expondrá la lista en una pared parroquial.

5- La parroquia informará a las autoridades sobre sus luces de neón o anuncios luminosos; las luces en el exterior pueden ser retiradas.

Un sacerdote de la diócesis de Zhengzhou, que ha recibido la orden de registrar y declarar el número de fieles y especificar la situación socio-económica de cada familia denuncia que puede ser especialmente peligroso para las familias más pobres.

Un sacerdote de la misma provincia explica el sentido de esos registros: “Esta maniobra encierra la intención –no declarada- de prohibir el acceso a subsidios públicos a aquellas personas de bajos ingresos que practiquen el catolicismo”.

“Ahora sólo nos queda esperar la inspección. Veremos qué nos dicen, antes de decidir qué hacer”, agrega el sacerdote de la diócesis de Luoyang. Las autoridades han visitado su iglesia el 1º de julio pasado, y le han entregado una circular titulada “Aviso especial de emergencia” con los 5 puntos que comentamos.

Las carteleras y pendones a la entrada de las iglesias, a menudo con frases bíblicas, están prohibidos en la región de Henan.

En Henan hay un departamento dedicado a este “proyecto especial” de control de la religión, que puede efectuar visitas sin previo aviso a las iglesias de la provincia todas las veces que consideren necesario, a fin de garantizar el respeto de las nuevas normas.

Desde el Año Nuevo chino, a mediados de febrero, a los católicos se les ha señalado a prohibición de publicar poesías en el umbral de las casas (estos versos, que se escriben en colores negro y dorado sobre papel rojo, son exhibidos en las puertas de las casas con ocasión del nuevo año, y los católicos suelen usar versículos del Evangelio). Además, se procedió a cerrar hogares, asilos e iglesias.

El 24 de abril, las autoridades de la ciudad de Diandian, en el condado de Shangcai, enviaron a dos oficiales para sellar el ingreso de la iglesia católica de Gadazhang, en la diócesis de Zhumadian. Una fuente ha informado que la clausura forma parte de una nueva medida del Partido Comunista.

Tras aprobarse las nuevas normativas referidas a asuntos religiosos el 1º de febrero pasado, a los menores de edad se les ha prohibido el acceso a los lugares de culto. Desde entonces, cada domingo, agentes policiales custodian la entrada de las iglesias. Las autoridades de Henan también han destruido la lápida de la tumba del obispo Li Hongye, nombrado por el Vaticano y no reconocido por el gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *