Candace Cameron Bure cambia Hallmark por la gran familia americana.

LifeSiteNews / InfoCatólica

20/11/22
Candace Cameron Bure recibe fuertes críticas de diferentes celebridades tras hablar sobre su intención de mantener a la familia tradicional como centro en sus películas.

Después de rodar veinte películas con el canal Hallmark, la actriz Candace Cameron Bure se ha unido recientemente a la Gran Familia Americana como directora creativa, una red de televisión por cable especializada en lo que llama entretenimiento orientado a la familia.

Como prácticamente cualquier otra empresa de entretenimiento estadounidense, Hallmark Channel ha dado recientemente el salto a los contenidos LGBT, presentando un «personaje queer» en su película de temporada de 2020 La casa de Navidad (una pareja, Brandon y Jake, que habla de adoptar un niño), y el 11 de diciembre estrenará The Holiday Sitter, un «romance gay» en el que un soltero que cuida a su sobrina se enamora del vecino.

Este movimiento no sorprende a nadie que siga nuestro cambio cultural: una vez que se redefinió el término «familia», estaba claro que «familiar» también significaría algo muy diferente muy rápidamente. Lo que ha seguido, también, ha sido predecible: la ridiculización pública de cualquiera que cuestione esta nueva versión de «familiar» y la llegada de películas navideñas queer.

Candace Cameron Bure lo descubrió por las malas cuando, en una reciente entrevista en el Wall Street Journal, declaró que la Gran Familia Americana evitaría esos argumentos: «Creo que la Gran Familia Americana mantendrá el matrimonio tradicional en el centro», dijo. La reacción fue inmediata.

La actriz Jojo Siwa declaró que centrarse en la «familia tradicional» era una discriminación activa. «Honestamente, no puedo creer… ella no sólo crearía una película con la intención de excluir a los LGBTQIA+, sino que también hablaría de ello en la prensa», escribió en Instagram. «Esto es grosero e hiriente para toda una comunidad de personas».

El post se llenó rápidamente de comentarios positivos y de afirmación. La estrella de Hallmark Holly Robinson Peete respondió: «Ve a hacer el contenido que quieras hacer, pero ¿por qué insistir en castigar a los demás? Es el juicio para mí. Como madre orgullosa de una persona LGBTQIA, la cita del matrimonio tradicional me dolió. Orgullosa de estar en el canal Hallmark que entiende la importancia de la diversidad y la inclusión de TODOS».

Ninguno explicó cómo afirmar que mantener el «matrimonio tradicional en el centro» era «castigar a la gente» o ser «grosero e hiriente».

Asimismo, la estrella de Hallmark Hilarie Burton Morgan, sin embargo, se opuso a la idea de que los argumentos queer no fueran… tradicionales. «No hay nada poco tradicional en las parejas del mismo sexo», tuiteó. La presidenta de GLAAD, Sarah Kate Ellis, coincidió: «Es irresponsable e hiriente que Candace Cameron Bure utilice la tradición como excusa para la exclusión. Me encantaría tener una conversación con Bure sobre mi esposa, nuestros hijos y las tradiciones de nuestra familia».

La estrella de Fire Island, Matt Rodgers, adoptó una postura aún más dura: «He llegado a esperar muy poco de Candace Cameron Bure, así que lo que estoy haciendo con Candace Cameron Bure y con muchas otras grandes estrellas del pasado es pagarles el maldito polvo. Creo que mientras esta gente esté ahí fuera, y siga defendiendo sus mismas tonterías, simplemente ignóralos, porque odiarán eso más que cualquier otra cosa».

Bure, que evidentemente no preveía la reacción de la gente, hizo un llamamiento a la comprensión. «Todos los que me conocéis, sabéis sin lugar a duda que siento un gran amor y afecto por todas las personas. Me rompe absolutamente el corazón que alguien pueda pensar que intencionadamente quiero ofender y herir a alguien», respondió.

«Soy una cristiana devota. Lo que significa que creo que todo ser humano es portador de la imagen de Dios. Por ello, estoy llamada a amar a todas las personas, y lo hago. … Mi corazón anhela construir puentes y acercar a la gente un paso más a Dios, amar bien a los demás, y simplemente ser un reflejo del enorme amor de Dios por todos nosotros».

«A los miembros de los medios de comunicación responsables de utilizar esta oportunidad para avivar las llamas del conflicto y el odio, tengo un mensaje sencillo: Os quiero de todos modos», continuó. «A aquellos que odian lo que valoro y que me atacan en Internet: Os quiero. A los que han tratado de asesinar mi carácter: Os quiero. A todos los que leen esto, de cualquier raza, credo, sexualidad o partido político, incluidos los que han intentado intimidarme con insultos, os quiero».

Nada de eso, por supuesto, servirá de nada. A los detractores de Bure no les interesa saber por qué cree lo que cree. Lo que les interesa es obligarla a cambiar de opinión. Sarah Kate Ellis, de GLAAD, observó que Bure «no está en sintonía con una creciente mayoría de personas de fe, incluidas las personas de fe LGBTQ, que saben que las parejas y las familias LGBTQ merecen amor y visibilidad… Si el plan de GAF es excluir intencionadamente las historias sobre parejas LGBTQ, entonces los actores, los anunciantes, las plataformas de cable y de streaming, y las compañías de producción deberían tomar nota y considerar seriamente si quieren estar asociados con una red que mantiene la exclusión como uno de sus valores».

Y así comienza. La Gran Familia Americana, como cualquier otra empresa que quiera producir historias para el consumo público, se verá obligada a tomar una decisión. Si se niegan a participar en la normalización de estilos de vida que creen que violan los principios del cristianismo, el movimiento LGBT convocará a los dioses del mercado para hacerles pagar. La mayoría de las empresas han decidido doblar la rodilla. Veremos si la Gran Familia Americana sigue su ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.