Benedicto XVI escribe al cardenal Rouco y recuerda con agrado la JMJ de Madrid 2011

SIC / InfoCatólica

El cardenal Antonio María Rouco Varela ha recibido una carta de agradecimiento en respuesta a la atención que tuvo con Benedicto XVI al recordarle su ordenación sacerdotal, que tuvo lugar en la catedral de Freising el 29 de junio de 1951. En ese día, el joven Jospeh Raztinger se ordenaba sacerdote a la edad de 24 años.

«¡Gracias de corazón por tus buenos deseos con motivo de los setenta años de mi ordenación sacerdotal!» Esta es la frase con la que Benedicto XVI agradece al cardenal Antonio María Rouco la felicitación que le ha dirigido al evocar el aniversario sacerdotal del papa emérito.

Una Iglesia sin miedo al futuro
En su escrito al cardenal, Benedicto XVI recuerda la JMJ 2011 que tuvo lugar en Madrid durante el mes de agosto. El texto de la carta es el siguiente:

Eminencia, querido hermano:

¡Gracias de corazón por tus buenos deseos con motivo de los setenta años de mi ordenación sacerdotal! Con tu carta me ha llegado también una colección de videos en los que se puede ver todo el desarrollo de la Jornada Mundial de la Juventud de 2011 en Madrid. Cada domingo vemos uno de ellos, entusiasmados por el arte fotográfico con el que recogen todos los detalles de aquellos días, que de este modo pueden convertirse en una experiencia duradera.

Una Iglesia en la que tantos jóvenes se reúnen alegres en torno al Señor no tiene nada que temer respecto a su futuro, aun cuando sobrevenga un chaparrón que intente disgregarlo todo.

Cordiales saludos.

Benedicto XVI

Vídeos de la JMJ 2011
Con la felicitación a Benedicto XVI, el arzobispo emérito de Madrid también le envió hasta la residencia Mater Ecclesiae en la Ciudad del Vaticano una colección de videos sobre la Jornada Mundial de la Juventud de 2011, que tuvo lugar en la capital de España.

«Cada domingo vemos uno de ellos», anota el papa emérito en su carta de agradecimiento, que describe como las imágenes consiguen convertir en «una experiencia duradera» aquellos días de agosto de 2011. Y añade a continuación en su escrito como «una Iglesia en la que tantos jóvenes se reúnen alegres en torno al Señor no tiene nada que temer respecto a su futuro». Por último, Benedicto XVI muestra su convencimiento de que «aun cuando sobrevenga un chaparrón que intente disgregarlo todo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *