Avanza el proceso de beatificación del Padre Jacques Hamel

Aica.org

 

Durante una ceremonia, celebrada el pasado 9 de marzo, la arquidiócesis de Rouen en Francia clausuró la fase diocesana del proceso de beatificación del padre Jacques Hamel, un anciano sacerdote que en julio de 2016 fue degollado por dos terroristas del Estado Islámico, mientras celebraba misa en su parroquia.
Durante el acto se presentó el expediente y dos copias del mismo que será llevado a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, donde proseguirá el proceso.

Según informó la arquidiócesis de Rouen, en esta primera fase del proceso se realizaron 66 audiencias en las que participaron 5 testigos de los hechos del 26 de julio de 2016 y 51 testigos presentados por el postulador, entre los cuales estaban familiares del padre Hamel, amigos y parroquianos de varias de las iglesias donde sirvió.

Dos teólogos examinaron algunos escritos y alrededor de 650 homilías del sacerdote de quien también se investigó “su modo de vivir las virtudes cristianas” así como “su reputación de santidad y las gracias atribuidas a su intercesión”.

Si bien esto hace parte de la fase diocesana del proceso de beatificación, para que llegue a los altares, en el caso del padre Hamel “no se trata tanto de su vida y sus virtudes cristianas sino de su muerte en martirio el 26 de julio”.

El expediente tiene 12500 páginas con los testimonios de los testigos, sus homilías que han sido transcritas en 5 mil folios, la documentación sobre su reputación de mártir, entre otros.

El arzobispo de Rouen, monseñor Dominique Lebrun, dijo que el asesinato del anciano sacerdote “es para nosotros un signo de que efectivamente ocurren cosas terribles y violentas en el mundo. Sin embargo eso se puede convertir en algo que abra caminos de concordia, diálogo y paz”.

El asesinato del Padre Hamel

El 26 de julio de 2016 dos jóvenes terroristas del Estado Islámico irrumpieron en la iglesia de Saint Etienne du Rouvray, en Rouen, Francia, y asesinaron de forma despiadada al padre Jacques Hamel mientras celebraba misa.

Al grito de “Allahu akbar”, (“Dios es grande”, en árabe), los dos yihadistas accedieron al interior de la iglesia y comenzaron a destruir imágenes religiosas.

El sacerdote intentó impedirlo pero sus ruegos no sirvieron de nada. Los terroristas quisieron obligar al sacerdote a ponerse de rodillas, pero él se negó.

Ante la resistencia mostrada por el sacerdote de 86 años, uno de los yihadistas lo apuñaló. Mortalmente herido, el padre Hamel gritó: “¡Apártate, Satanás!”. Fueron sus últimas palabras pues, inmediatamente después fue degollado.

Este asesinato, ocurrido cuando en Cracovia se celebraba la Jornada Mundial de la Juventud, causó un gran impacto entre los cristianos.

El 20 de mayo de 2017 se inició oficialmente el proceso de beatificación, cuyo postulador es el padre Paul Vigoroux.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *